Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Kais Saied está llevando a Túnez a un gobierno unipersonal

Una foto tomada de la pantalla de la televisión nacional de Túnez muestra al presidente Kais Saied anunciando la formación de un nuevo gobierno en el Palacio de Cartago el 11 de octubre de 2021 en las afueras de la capital, Túnez [AFP vía Getty Images].

El presidente de Túnez, Kais Saied, anunció la semana pasada la disolución del Parlamento de su país, ocho meses después de congelar la institución, cuando "apuñaló por la espalda a la Revolución de los Jazmines" y se hizo con el poder de la mayoría de las instituciones del Estado.

"Hoy, en este momento histórico", dijo Saied el pasado miércoles, "anuncio la disolución de la Asamblea de Representantes del Pueblo [parlamento], para preservar el Estado y sus instituciones".

Tomó esta medida horas después de que el parlamento celebrara una sesión plenaria en línea y aprobara un proyecto de ley para abolir las "medidas excepcionales" del presidente. Saied denunció a los diputados por intentar un "golpe" y dijo que los responsables habían "traicionado" a la nación.

"Esta [reunión] del parlamento se celebró, y nadie sabe cómo se celebró mientras estaba congelada", dijo al Consejo de Seguridad Nacional en Túnez. "Le digo al pueblo tunecino: siéntanse seguros y tengan la certeza de que las instituciones del Estado están activas y hay una nación dispuesta a protegerlos de quienes trabajan como grupo, no como Estado".

La ministra de Justicia, Leila Jeffal, pidió a la fiscalía que abriera una investigación sobre la reunión de los diputados en medio de acusaciones de "conspiración contra la seguridad del Estado". El presidente del Parlamento, Rached Ghannouchi, fue citado por la policía antiterrorista el viernes. Decenas de otros diputados se enfrentaron a la misma humillación.

Este ridículo drama en Túnez comenzó el 25 de julio de 2021, cuando Saied destituyó al primer ministro y al gobierno, congeló el parlamento y despojó a los diputados de su inmunidad parlamentaria. Dos meses después, declaró que gobernaría por decreto e ignoró dos capítulos de la Constitución de 2014, en preparación para "cambiar" el sistema político.

El 29 de septiembre, pidió a Najla Bouden, profesora de geofísica, que formara gobierno. El analista tunecino Salah Ad-din Al-Jourshi dijo que fue elegida por Saied porque no tenía experiencia política previa y se distanció así de su principal rival, el Movimiento Ennahda, que tiene mayoría parlamentaria.

LEER: La destrucción es el fin de una nación que come lo que no siembra

Diez días después, Saied abolió la Constitución acordada democráticamente, afirmando que carecía de legitimidad y era inválida. Convocó un referéndum constitucional para julio de este año y dijo que nombraría un grupo de expertos para redactar una nueva constitución basada en un proceso de consulta pública en línea. El nuevo documento, afirmó, estará listo para junio. Las elecciones parlamentarias deberían celebrarse a finales de 2022.

En febrero, disolvió el Consejo Judicial Supremo por considerar que había retrasado las sentencias sobre corrupción y terrorismo. Saied dijo en repetidas ocasiones que no permitiría que los jueces actuaran como si fueran un Estado, en lugar de ser una institución funcional del Estado. El Consejo Judicial Supremo es en realidad una institución independiente y constitucional, formada en 2016 con el poder de garantizar la independencia del poder judicial, disciplinar a los jueces y concederles promociones profesionales.

Al comentar la medida de cerrar el Consejo, el presidente dijo: "Los cargos y los nombramientos se venden según las lealtades. Su lugar no es el que ocupan ahora, sino el que ocupan los acusados".

Este es el contexto en el que los diputados celebraron su reunión en línea la semana pasada. Saied ha sido criticado por sus oponentes políticos, así como por los tunecinos de a pie. Estados Unidos, varios países occidentales, la ONU y grupos internacionales de defensa de los derechos le han pedido en repetidas ocasiones que devuelva al país a la senda democrática, pero él insiste en que está redimiendo a Túnez de los "corruptos" y los "terroristas" que lo han "destruido". Para preservar la democracia, parece que primero tiene que destruirla.

Entre el derrocamiento de la dictadura de Zine El Abidine Ben Ali en 2011 y la congelación del Parlamento en 2021, Ennahda ocupó la mayoría de los escaños parlamentarios y formó varios gobiernos. Sin embargo, debido a las presiones internas y externas destinadas a apartarla del proceso político, no pudo resolver los problemas económicos y sociales de Túnez. Es evidente que Saied está llevando a Túnez de nuevo a un gobierno unipersonal.

"Todas sus medidas han concentrado el poder ejecutivo en sus manos", explicó Izzuddin Abdul Mawla, del Centro de Estudios Al Jazeera. "Congelar el parlamento, despojar a los diputados de su inmunidad, tomar las instituciones ejecutivas del Estado y gobernar el país a través de un gobierno cuyo jefe nombró son pruebas suficientes de que está llevando al país de vuelta a la edad oscura".

Los sindicatos y las facciones políticas tunecinas están en contra de las medidas de Saied, pero se resisten a enfrentarse a él porque no hay nadie esperando para sustituirle, aparte de los islamistas. De hecho, son los más populares entre el pueblo tunecino y los más organizados con menos errores políticos.

El presidente de Túnez, Kais Saied, disuelve la cúpula del Consejo de la Magistratura - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

La jefa del Partido Constitucional Libre, Abeer Moussa, fue diputada en el parlamento disuelto y no escatimó esfuerzos para intentar estropear todas las sesiones parlamentarias debido a su hostilidad hacia Ennahda, cuyo líder era el Presidente. Desde que criticó con cierta timidez la disolución del parlamento, ha vuelto a hibernar.

La Unión General Tunecina del Trabajo (UGTT), el mayor sindicato de Túnez, criticó las medidas de Saied, pero también dio lo que puede considerarse su consentimiento. Acabó con la hipocresía y expuso su verdadera postura cuando el secretario general, Noureddine Taboubi, pidió a Saied que disolviera el parlamento y luego le aclamó cuando lo hizo.

Con Saied al frente, los medios de comunicación están siendo atacados, el poder judicial está siendo atacado, las libertades están siendo atacadas, la pobreza está aumentando, la economía está fallando, el sistema de salud se está desmoronando, el parlamento ha sido disuelto, las instituciones del Estado están siendo destruidas y el tejido social de Túnez está dañado, tal vez de forma irreparable. Y sin embargo, Saied afirma que introdujo sus medidas para "preservar" el país y sus instituciones.

El diputado Issam Bargougi declaró a Al Jazeera que las medidas de Saied son un golpe contra el Estado de Derecho. Antes de la disolución del Parlamento, un tribunal militar condenó a Bargougi en ausencia por su oposición a las medidas del presidente. "El Parlamento", insistió, "es el principal órgano legislativo y tiene autoridad sobre el presidente, que ha abolido la Constitución".

LEER: Mientras Occidente se preocupa por los pronunciamientos y la "cancelacion", los poderes se desplazan hacia el este

Ghannouchi calificó las medidas de Saied como "un golpe contra la Constitución y la revolución, así como contra las libertades públicas y privadas del país". El veterano político reiteró la posición de su movimiento respecto al cambio político y la preservación del Estado, señalando el poder del pueblo. "El pueblo tunecino no volverá a aceptar un gobierno individual, por mucho que lo intente, y no aceptará la vuelta a la tiranía".

Abdul Mawla dijo que Saied no tiene un programa político. Un mes antes de la disolución del Parlamento, el ex presidente tunecino Moncef Marzouki dijo que Saied no formaba parte de la revolución, por lo que no está interesado en preservarla ni en sus logros. Si no es de la revolución, ¿cómo y por qué los revolucionarios ayudaron a elegirlo?

Según Abdul Mawla, Saied venía de un "lugar ambiguo". Dijo a Al Jazeera el mes pasado que el hermano de Saied, el jefe de su campaña electoral y las personas que dirigen los grupos de medios sociales que lo promovieron están todos conectados con Francia y otras potencias extranjeras. "Algunos de ellos viven en Francia, en los Emiratos Árabes Unidos y en países asiáticos", señaló. Estas personas pudieron engañar a los tunecinos e incluso a Ennahda cuando pidió a sus partidarios que le votaran en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales que llevaron a Saied al poder.

Puede que haya sido profesor de derecho constitucional, pero Saied miente a los tunecinos al afirmar que el capítulo 80 de la Constitución le da el poder de disolver el Parlamento. Según Abdul Mawla, no le da ningún poder para destituir al gobierno, congelar o disolver el parlamento o destituir al Consejo Judicial Supremo. Con menos del 10% de la población participando en su proceso de "consulta" en línea, e ignorando todas las instituciones del Estado para concentrar el poder en sus propias manos, Kais Saied está llevando claramente a Túnez de vuelta a la era del gobierno unipersonal. Se avecina una nueva dictadura.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónRegiónSmall SlidesTúnez

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines