Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

EE.UU. podría haber hecho más para evitar víctimas civiles en Raqqa

El humo ondea en Raqqa, Siria, el 4 de septiembre de 2017 [DELIL SOULEIMAN/AFP/Getty Images].

Un informe recién publicado por la Corporación RAND afirma que Estados Unidos podría haber hecho más para eliminar las posibilidades de matar a civiles en la campaña para capturar la ciudad de Raqqa, en el norte de Siria, hace tres años.

Publicado este jueves, el informe reconoce el impacto del asalto de la coalición liderada por Estados Unidos para arrebatar la ciudad al grupo terrorista Daesh en 2017, "Raqqa soportó el mayor daño estructural por densidad de cualquier ciudad en Siria."

Ese daño estructural consistió en la destrucción o el deterioro de 11.000 edificios entre febrero y octubre de 2017, incluyendo más de 40 escuelas, 29 mezquitas, ocho hospitales, cinco universidades y el sistema de riego de Raqqa.

El informe de RAND también citaba estadísticas de Amnistía Internacional, del sitio Airwars y de la propia coalición que mostraban el importante número de víctimas civiles que se produjeron como consecuencia de la campaña. Entre el 6 de junio y el 30 de octubre de 2017, los civiles muertos pasaron de aproximadamente 744 a 1.600.

Al final de la batalla para tomar la ciudad, según el informe, "entre el 60% y el 80%" de la misma era "inhabitable." También existía un importante resentimiento de la población hacia Washington y sus aliados kurdos locales, ya que los enormes daños estructurales y las víctimas civiles habían "socavado... los intereses estadounidenses a largo plazo" en la región.

Sin embargo, el informe concluyó que Estados Unidos no cometió crímenes de guerra, argumentando que los militares intentaron respetar las leyes internacionales relativas a la protección de los civiles en tiempos de guerra. Sin embargo, había "margen de mejora", y el informe recomendaba que los militares estadounidenses -en el futuro- estuvieran preparados para enviar más tropas o fuerzas terrestres sobre el terreno con el fin de obtener un mejor conocimiento de la situación y un mayor compromiso, en lugar de limitarse a realizar ataques aéreos con las inevitables lagunas de inteligencia.

El informe de la RAND Corporation y su conclusión de que no se cometieron directamente crímenes de guerra se produce meses después de que el Pentágono anunciara que iniciaba una investigación sobre un ataque aéreo y un bombardeo contra la ciudad siria de Baghuz en 2019, la última gran batalla para expulsar a Daesh de sus bastiones en el país. Ese periódico, el New York Times, informó que los resultados de ese ataque, en el que murieron al menos 80 civiles, fueron minimizados por los militares estadounidenses en un intento de ocultar los crímenes de guerra.

LEER: Las armas de los medios de comunicación para el engaño masivo

Categorías
EEUUNoticiasOriente MedioRegiónSiria

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines