Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Una bebé palestina de 19 meses muere tras retrasar Israel su tratamiento médico

Fátima Al-Masri, de 19 meses, murió en Gaza tras esperar cinco meses a que Israel le concediera permiso para salir del enclave bloqueado para recibir tratamiento [@solhaberportali/Twitter].

Una bebé palestina de 19 meses murió en Gaza la semana pasada, tras esperar cinco meses a que Israel le concediera permiso para salir del enclave bloqueado para recibir tratamiento.

Fátima Al-Masri, a quien se le diagnosticó el año pasado un agujero en el corazón, no acudió a dos citas para recibir tratamiento en el Hospital Al-Makassed de Jerusalén, en diciembre y febrero, mientras se informaba repetidamente a su familia de que su caso estaba "en revisión" por parte de la Administración de Coordinación y Enlace de Israel.

"La quería desde lo más profundo de mi corazón. Me gustaría haber muerto tanto como ella", dijo Jalal Al-Masri, padre de Fátima. "No paraban de decir que la solicitud estaba 'en revisión, en revisión' y luego ella murió.

"Sentí que yo también había muerto, sin Fátima en mi vida. Nada rompe más a una persona que perder a su hijo".

LEER:

"Estamos bajo un bloqueo. No entiendo cómo Israel puede enviarme este mensaje de que su caso está en revisión. Si Israel quiere enviarla sola para que reciba tratamiento, que la envíe", añadió Masri.

La muerte de Fátima ha sido condenada por varios grupos de derechos humanos, entre ellos el Centro Al-Mezan para los Derechos Humanos.

"Al-Mezan lamenta profundamente la muerte de Fátima y condena enérgicamente el actual cierre de la Franja de Gaza por parte de Israel y las restricciones asociadas a la circulación de los palestinos, que incluyen la denegación del acceso de los pacientes a los hospitales de Cisjordania, Jerusalén Oriental, Israel y el extranjero", señaló la ONG en un comunicado.

Muchos palestinos han perdido la vida desde 2006, ya que Israel se niega a conceder permisos médicos a quienes viven en la Franja de Gaza. Además, aunque los niños afectados por el cáncer obtienen permisos médicos para ser tratados en los hospitales de Jerusalén, no se permite que sus padres los acompañen. Se les deja solos en los hospitales o sólo se permite que los atienda uno de los abuelos mayores.

El relator especial de la ONU para Palestina, Michael Lynk, en un informe de la semana pasada en el que calificaba de "apartheid" el control que ejerce Israel sobre los territorios palestinos, afirmaba que el sistema sanitario de Gaza "está desbordado, con una grave escasez de profesionales sanitarios, equipos de tratamiento inadecuados y escaso suministro de fármacos y medicamentos".

Mahmoud Shalabi, director de programas en Gaza de la organización benéfica Medical Aid Palestine, afirmó que el bloqueo había "asfixiado" al sistema sanitario, dejando a los hospitales sin medicamentos ni equipos, y que las condiciones habían empeorado durante la pandemia.

Categorías
IsraelNoticiasOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines