Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Omar Barghouti: en la campaña para acabar con el apartheid israelí, "se acerca nuestro momento sudafricano"

El fundador del Movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS), Omar Al-Barghouti, el 3 de junio de 2014 [Rob Stothard/Getty Images].

La histórica campaña para poner fin a la ocupación israelí de Palestina se acerca a su "momento sudafricano", según Omar Barghouti. El activista palestino habló sobre la campaña que cofundó en 2005, el movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS), con Democracia para el Mundo Árabe Ahora (DAWN), a la luz de la respuesta occidental a la invasión rusa de Ucrania, que incluye duras sanciones contra Moscú.

"Estos actos han echado por tierra todas las excusas contra el BDS propagadas por Israel y sus apologistas antipalestinos en Occidente durante los últimos 17 años para tratar de frustrar nuestros llamamientos a la rendición de cuentas y la justicia", dijo Barghouti denunciando lo que él llama "la flagrante hipocresía de Occidente".

Barghouti explicó que, además de la flagrante hipocresía de Occidente, la rapidez con la que todas las organizaciones culturales, académicas y políticas, así como los deportes, las empresas y los parlamentos, han impuesto boicots generales y amplias sanciones contra Rusia e incluso contra los rusos de a pie, sólo unos días después de la invasión de Ucrania, envía un mensaje muy claro y racista a los palestinos, yemeníes, iraquíes, afganos, latinoamericanos, africanos... a muchos, muchos pueblos de todo el Sur Global, de que nuestras vidas y nuestros derechos como personas de color no cuentan a los ojos del Occidente imperial.

"Es un mensaje claramente racista", algo que, según Barghouti, no ocurre con el BDS. Los rusos han sido atacados por su identidad y su discurso político, afirma este hombre de 58 años, y no por su complicidad real en ningún crimen. "Son completamente antitéticos al principio ético del movimiento BDS, que es que el BDS apunta a la complicidad, no a la identidad. Y este es un punto muy importante que hay que mencionar", dijo Barghouti. "Sólo hemos pedido boicots contra instituciones, no contra individuos. Y cuando se ataca a un individuo porque representa a una institución cómplice -una institución que forma parte del sistema de apartheid de Israel- nunca se basa en la identidad".

Al comentar la reacción de Occidente contra el BDS, Barghouti habló extensamente de lo que llamó "medidas macartistas" para sofocar y criminalizar un movimiento pacífico para acabar con el apartheid que tuvo un gran éxito en la caída del régimen del apartheid en Sudáfrica. La hipocresía es evidente, explicó Barghouti, señalando las docenas de leyes estatales y otras medidas en Estados Unidos y en todo Occidente, en general, que apuntan al boicot a Israel.

LEER: Emiratos Árabes, Bahréin y Marruecos solicitan la compra del sistema de defensa antimisiles Iron Dome de Israel

A pesar de los esfuerzos por suprimir el BDS, el resultado sobre el terreno ha sido el contrario, dice Barghouti señalando la oleada de apoyo a la causa palestina y la corriente de informes de destacados grupos de derechos humanos que concluyen que Israel practica el apartheid. "La escritura en la pared", dijo, "nuestro momento sudafricano se acerca".

Para Barghouti, la designación de apartheid por parte de Amnistía, Human Rights Watch y otros destacados grupos de derechos es extremadamente importante, porque dice que "a diferencia del colonialismo, a diferencia de la ocupación, es un crimen contra la humanidad muy claramente definido en el derecho internacional. Y tenemos la experiencia sudafricana como patrón de oro de cómo debe tratarse el apartheid". Tal designación, dice, "aterroriza" a Israel, razón por la cual el Estado ocupante ha reaccionado agresivamente para socavar el trabajo de destacados grupos de derecha.

"Blanquear el apartheid israelí y sus brutalidades diarias contra los palestinos se está convirtiendo en un verdadero desafío, incluso para los muy bien engrasados grupos de presión de Israel, no sólo en Australia y Sudáfrica, sino también en Estados Unidos, Europa, Asia del Sur, América Latina", señaló Barghouti.

"Desde el lavado rosa, pasando por el lavado verde, hasta el lavado del arte y el apartheid del deporte, Israel necesita un gran lavado. Y ha gastado enormes sumas de dinero y ha asignado enormes recursos humanos para encubrir, desviar la atención y normalizar los horrores cotidianos de Israel contra los palestinos. Pero no está funcionando".

Categorías
IsraelNoticiasPalestinaSudáfrica

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines