Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los fabricantes de los letales drones israelíes siguen eludiendo a la justicia británica

Activistas de Acción Palestina ocupan el balcón de las oficinas de la empresa armamentística israelí Elbit Systems en Inglaterra, Reino Unido, el 6 de agosto de 2021 [Guy Smallman/Getty Images].

Es imposible elegir un solo acto de brutalidad cometido por las fuerzas de ocupación israelíes por encima de otro, porque ha habido muchos en ocho décadas de lucha palestina por la supervivencia. Cada atrocidad lleva el sello de un crimen contra la humanidad: Deir Yassin en 1948: al menos 107 palestinos masacrados por terroristas sionistas; Qibya, 1953: al menos 69 palestinos asesinados por soldados israelíes dirigidos por Ariel Sharon; Kafr Qasim, 1956: 48 palestinos asesinados por la policía israelí; la escuela primaria de Bahr El-Baqar, 1970: 46 niños egipcios asesinados; Sabra y Shatila, 1982: hasta 3.500 refugiados palestinos asesinados por los aliados de Israel, aunque la propia investigación israelí culpó a Ariel Sharon -sí, otra vez él- y a las Fuerzas de Defensa de Israel; y Wehda Street, Gaza, 2021: calle residencial bombardeada por Israel, 44 palestinos muertos. Todos estos son ejemplos y una lista nada completa de las masacres de civiles inocentes por parte de Israel.

Una de ellas que me llama la atención es la matanza de cuatro escolares de diez y once años mientras jugaban al fútbol en la playa de Gaza en 2014. El crimen de guerra -¿cómo se puede llamar a un ataque con misiles contra niños que juegan en la arena? - se desarrolló ante los representantes de los medios de comunicación del mundo que presenciaron el asesinato de los primos de la familia Bakr.

Ahora sabemos que los niños fueron asesinados por misiles lanzados desde un dron armado; posiblemente incluso un dron que contenía piezas fabricadas en Gran Bretaña. Esta es sólo una de las razones por las que los activistas pertenecientes a Palestine Action tienen como objetivo las fábricas de drones en Gran Bretaña que son propiedad de Elbit, el mayor fabricante y proveedor privado de armas de Israel.

LEER: Un alto mando de seguridad israelí realiza una visita secreta a El Cairo

También puede ser la razón por la que ni un solo activista del grupo ha sido condenado por un delito a pesar de haber sido detenido y acusado por la policía. Es posible que los fabricantes de armas no quieran testificar ante un tribunal británico que expondría para que todos vean cómo venden a sabiendas sus productos mortales a los ejércitos que despliegan y utilizan sus armas contra los civiles, especialmente los civiles palestinos.

El eficaz activismo directo de Palestine Action se vio recompensado a principios de este año cuando se conoció la noticia del cierre de las instalaciones de Elbit Ferranti en Oldham, Greater Manchester. Elbit vendió las tecnologías de Ferranti, porque sus operaciones en Oldham se volvieron inviables. A lo largo de 18 meses, los activistas ocuparon, bloquearon, destrozaron, interrumpieron y protestaron con regularidad en las instalaciones, y consiguieron poner fin a la producción de Elbit de tecnologías militares especializadas para la flota de drones de combate de Israel.

No contentos con dormirse en los laureles, los activistas volvieron el lunes por la mañana al emplazamiento de la fábrica de drones UAV Tactical Systems de Elbit System, a las afueras de Leicester. Se comprometieron a no marcharse hasta que Elbit cierre definitivamente.

Los activistas irrumpieron en el lugar al amanecer y detuvieron las operaciones utilizando una furgoneta para bloquear las puertas de la fábrica. Su táctica de acción directa detuvo la fabricación de los aviones no tripulados Hermes/Watchkeeper de Elbit, que se venden al ejército israelí y a otros países tras ser "probados en combate" contra civiles palestinos. La acción de hoy marca otra escalada en la campaña para #ShutElbitDown, renovando las ocupaciones de fábricas de drones para forzar el cierre de más sitios operados por Elbit. Palestine Action afirma que continuará esta acción directa hasta que la empresa haya cesado todas sus operaciones en el Reino Unido.

LEER: Dos mil académicos se adhieren a la resolución del BDS

Aunque la policía de Leicestershire tenía el deber de hacer algo respecto a los manifestantes, y los detuvo debidamente, sería alentador que una fuerza policial británica -la Policía Metropolitana de Londres, por ejemplo- investigara las acusaciones de crímenes de guerra y de crímenes contra la humanidad que se le imputan a Israel; y que luego detuviera a las personas de este país que ayudan a cometer esos crímenes. Gran Bretaña tiene una ley de jurisdicción universal, pero nunca se utiliza para procesar a los israelíes. De hecho, el gobierno conservador cambió la ley para facilitar la entrada de políticos israelíes en Gran Bretaña sin la amenaza de ser procesados. Pero, ¿qué pasa con los fabricantes de armas, como Elbit, utilizados en crímenes de guerra y contra la humanidad? ¿Por qué no se hace nada con ellos?

La gente que infringe la ley para evitar que se cometa un crimen mayor debería ser aplaudida y no detenida. Alguien en Israel todavía tiene que rendir cuentas por el asesinato de los escolares de Gaza y los miles de otras víctimas civiles de la brutal ocupación militar de Israel. Los aliados de Israel, incluidos los de Gran Bretaña, también siguen eludiendo la justicia. Es hora de que los agentes de policía los investiguen a ellos y no a los activistas implicados en actos de vandalismo y daños materiales relativamente insignificantes.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelPalestinaReino Unido

La periodista y autora británica Yvonne Ridley ofrece análisis políticos sobre asuntos relacionados con el Oriente Medio, Asia y la Guerra Mundial contra el Terrorismo. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo, de Oriente a Occidente, desde títulos tan diversos como The Washington Post hasta el Tehran Times y el Tripoli Post, obteniendo reconocimientos y premios en los Estados Unidos y el Reino Unido. Diez años trabajando para grandes títulos en Fleet Street amplió su ámbito de actuación a los medios electrónicos y de radiodifusión produciendo una serie de películas documentales sobre temas palestinos e internacionales desde Guantánamo a Libia y la Primavera Árabe.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines