Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La crisis del trigo en el mundo árabe se demuestra en Egipto

Un obrero trabaja en un molino de trigo el 21 de marzo de 2022 [SAID KHATIB/AFP via Getty Images].

Las repercusiones económicas de la guerra de Rusia contra Ucrania se hacen más evidentes a medida que continúan los bombardeos. Los dos países son los mayores proveedores del mundo de una serie de productos básicos, como el trigo y el aceite de girasol.

Los países árabes están entre los más afectados por esta guerra. La preocupación por la escasez de alimentos ha aumentado desde que Rusia y Ucrania anunciaron oficialmente que suspendían las exportaciones de trigo. Las drásticas subidas de los precios del trigo se han sumado a los problemas de los países que ya sufrían la subida de los precios de los productos básicos y el elevado desempleo.

Rusia y Ucrania producen aproximadamente una cuarta parte del trigo mundial, del que dependen especialmente los países árabes. Egipto es el primer importador de trigo del mundo, y casi el 70% de su trigo provino de Rusia y Ucrania en 2019. Está muy preocupado por las consecuencias de la guerra y la posible escasez de trigo.

Las autoridades egipcias afirman que hay suficiente trigo almacenado para cinco meses, pero se han impuesto restricciones y se han introducido leyes para hacer frente a esta cuestión, lo que sugiere que puede no ser realmente el caso. Pero, ¿por qué se enfrenta Egipto a esta crisis?

LEER: Egipto aumenta las tasas de tránsito del Canal de Suez a un 14%

El ex ministro egipcio de Agricultura, Ahmed El-Leithy, declaró a Al-Masry Al-Youm que "en 40 años, la siembra de trigo nunca ha sido una prioridad para el gobierno egipcio". Explicó que sólo dos ministros de agricultura han pensado en trabajar para ser autosuficientes en trigo, pero los gobiernos no les dieron las oportunidades para hacerlo.

El-Leithy dijo que Egipto tiene suficiente tierra agrícola y suficiente agua para cultivar su propio trigo, pero la producción anual ha caído "debido a los obstáculos en el camino de la autosuficiencia". Señaló, por ejemplo, que el gobierno paga más por el trigo importado que por el cultivado en casa, lo que hace que los agricultores egipcios se sientan frustrados por no poder ganar lo suficiente para vivir.

El mes pasado, las autoridades egipcias decidieron aplicar la compra obligatoria de trigo a los agricultores locales a 5.900 libras egipcias (318,36 dólares) por tonelada; el precio internacional era de 390,50 dólares por tonelada. Desde entonces, Al Jazeera ha informado de que el primer ministro egipcio dijo que el precio internacional registró una espectacular subida hasta los 479 dólares por tonelada, pero que el gobierno no modificó el precio local, a pesar de que el aumento general de los precios ha afectado a casi todos los productos y equipos utilizados para la agricultura. Los costes relacionados con la siembra y el cultivo del trigo han aumentado, pero el precio que el gobierno paga por el producto final no refleja este hecho.

Según los medios de comunicación egipcios, varios diputados han acusado al gobierno de apoyar a los agricultores internacionales a costa de los egipcios. Los diputados advirtieron que, ante una realidad tan sombría, los agricultores egipcios podrían no plantar trigo el próximo año. Las estadísticas del Ministerio de Agricultura muestran que la superficie de las explotaciones agrícolas dedicadas al cultivo de trigo ya ha disminuido constantemente desde la década de 1950. Esto podría agravar el declive.

Además de dar la espalda a los agricultores locales, que producen trigo de mejor calidad que el importado, el gobierno egipcio también importa trigo que ni siquiera es adecuado para la alimentación animal. El ingeniero agrónomo Jalal Al-Bashouti es el director de una de las principales empresas molineras de Egipto. Dijo a Al-Masry Al-Youm que un funcionario egipcio se negó a aceptar un cargamento de trigo podrido procedente de Ucrania en 2009, pero el gobierno sustituyó al funcionario por otro que aceptó el envío, que no era apto para el consumo humano. Esa, al parecer, ha sido la mentalidad de los sucesivos gobiernos, y quizás refleje la naturaleza de la relación contractual entre El Cairo y Kiev.

VIDEO: Oriente Medio se seca cada vez más al agravarse la crisis del agua

Los expertos locales creen que Egipto puede hacer frente a los problemas que dificultan la producción de suficiente trigo en el país, ya que dichos problemas no están relacionados con los agricultores egipcios, las semillas egipcias, la experiencia egipcia y el clima y los recursos egipcios. Se deben a la falta de voluntad política. Desde la época del presidente Gamal Abdel Nasser, Egipto ha estado gobernado por regímenes autoritarios que obedecen los dictados de sus amos, que quieren que el mayor país árabe dependa de ellos para su alimentación.

"¿Es razonable que tengamos la península del Sinaí y el canal Al-Salam, que desvía suficiente agua del río Nilo, y sin embargo no sembremos más de 60.000 hectáreas?", se pregunta Ali Sayyid Abul Majd, profesor de Ingeniería Agrícola de la Universidad de Al-Mansoura. "¿Por qué desarrollamos pueblos turísticos y descuidamos la plantación de trigo?".

Cuando el Parlamento egipcio pidió en 2009 al ministro de Agricultura de Hosni Mubarak, Amin Abaza, que comprara trigo a los agricultores egipcios, éste dijo: "No tenemos suficiente dinero para comprarlo y no tenemos fondos para construir silos para almacenarlo." De nuevo, esto sugiere que los dictadores egipcios sirven más a sus amos extranjeros que a su propio pueblo. La autosuficiencia nunca ha estado en la agenda de El Cairo.

Abdul Tawwab Barakat, asesor de un antiguo ministro de suministros, dijo hace unos días a Al Jazeera Net que Egipto importa 12,5 millones de toneladas de trigo y que se espera que esta cifra aumente a 14 millones el próximo año. "Importar un producto tan estratégico del extranjero significa que su voluntad política está en deuda con los países proveedores", explicó. "La seguridad alimentaria en Egipto está en peligro porque el país que no es dueño de sus alimentos no es dueño de sus decisiones".

La invasión rusa de Ucrania podría provocar escasez de pan en algunas partes del mundo árabe - Caricatura [Sabaaneh/Middle East Monitor].

El experto en agricultura egipcio Jamal Siyam culpó al gobierno de la disminución de la producción de trigo porque dejó de apoyar a los agricultores locales y a los centros de investigación agrícola. Los agricultores, señaló, se han dedicado a cultivar alimentos para el ganado en lugar de alimentos para las personas. El difunto economista egipcio Hamdy Abdul Azim declaró a Al-Masry Al-Youm en 2009 que los sucesivos gobiernos egipcios no prestaron atención al peligro de depender del trigo importado. "Desde la firma [del tratado de paz de Camp David con Israel] y de acuerdo con la Ley Pública [estadounidense] 480, que regula la distribución de la ayuda estadounidense al trigo a los países amigos, los gobiernos egipcios nunca han pensado en plantar trigo a pesar de tener todo lo necesario para hacerlo... No plantamos trigo porque no estamos dispuestos a resistir la presión estadounidense".

Un documento publicado por el Proyecto de Investigación e Información sobre Oriente Medio en 1987 decía: "El esfuerzo por utilizar los alimentos como arma se acentuó a partir de 1969, ya que "los programas de ayuda alimentaria fueron llamativamente reformulados para servir a los objetivos militares y de seguridad de Estados Unidos, primero en el sudeste asiático y luego en Oriente Medio"... Tras la derrota de Estados Unidos en Indochina, los envíos de alimentos fueron desviados a Oriente Medio, y Egipto se convirtió en el mayor receptor de las asignaciones del PL 480, recibiendo cinco veces más que cualquier otro país."

VIDEO: Los líderes de Egipto, Emiratos Árabes e Israel se reúnen en Sharm El-Sheikh

Egipto debe contar con las asignaciones de trigo de EEUU, por lo que ha estado ignorando la necesidad de que sus propios agricultores cultiven trigo. Cuando la población aumentó y el trigo estadounidense no pudo satisfacer las necesidades de Egipto, el gobierno no alentó a los agricultores locales a intervenir y llenar el vacío. En su lugar, recurrió a mercados internacionales como Ucrania, Rusia y Rumanía para importar trigo.

Es probable que su plan para ser autosuficiente tanto en alimentos como en armas fuera una de las razones por las que el difunto presidente egipcio Mohamed Morsi fue derrocado. "Queremos apoyar a nuestros agricultores, construir silos, comprar sus productos de trigo y fabricar nuestros propios alimentos y armas", dijo a los periodistas durante una conferencia de prensa celebrada deliberadamente en una granja de trigo.

Morsi pensaba con antelación en cómo hacer frente al tipo de crisis internacional a la que se enfrenta ahora, y planeaba liberar a Egipto de las manos de las potencias coloniales. El Estado profundo, sin embargo, quería mantener la prioridad otorgada a sus amos en la Casa Blanca y en Occidente. Egipto no está solo en Oriente Medio en este sentido; es un ejemplo de lo que ocurre en toda la región.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEgiptoOriente MedioSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines