Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Siete años después, la guerra en Yemen no ha alcanzado sus objetivos

Niños yemeníes en centros de salud en Saná, Yemen, el 20 de diciembre de 2021 [Mohammed Hamoud/Anadolu Agency].

La guerra en Yemen cumplirá esta semana su séptimo año y no se vislumbra el final, a pesar de los continuos llamamientos para poner fin al conflicto. Las organizaciones internacionales contra la guerra intensifican sus llamamientos al alto el fuego, conscientes de que se trata de una "guerra inútil" que probablemente no se resuelva por medios militares. La coalición saudí-UAE ha sido incapaz de asestar un golpe mortal al ejército yemení y a los comités populares, mientras que estos últimos han sido incapaces de derrotar a la coalición de forma decisiva.

El conflicto es una guerra de desgaste agotadora para ambas partes, sin resultados tangibles para ninguna de ellas. A pesar de los llamamientos para poner fin a los combates, la influencia política y económica de las principales partes ha bloqueado una resolución obligatoria del Consejo de Seguridad de la ONU en este sentido. Esto se considera un fracaso catastrófico de la acción internacional conjunta.

Está claro que la guerra estalló por razones políticas relacionadas con la lucha por la influencia en Oriente Medio. El crecimiento de la influencia del grupo Ansar Allah liderado por los hutíes en Yemen fue visto como una expansión de la influencia iraní, aunque este grupo era históricamente cercano a Arabia Saudí. ¿Era esto suficiente para lanzar una guerra a gran escala con el pretexto de que la influencia del grupo amenazaba la seguridad nacional saudí? ¿Qué pasa con los EAU, que no tienen frontera común con Yemen y están geográficamente más cerca de Irán que del vecino saudí? ¿Por qué no entró en la guerra el Sultanato de Omán, aunque tiene una larga frontera con Yemen?

LEA: Estados Unidos envía misiles Patriot a Arabia Saudí en medio de las tensiones

Además, ¿cuál fue la justificación lógica y moral que impulsó a Estados Unidos y a Gran Bretaña a participar en la guerra? Si se utiliza la lógica que se presentó como justificación para lanzar la guerra en Ucrania, entonces la objeción a la invasión rusa es nula. Rusia ve el posible ingreso de Ucrania en la OTAN como una amenaza para su seguridad, al llevar la influencia y las tropas occidentales hasta la frontera rusa. Debemos preguntarnos por qué la OTAN se opone a Rusia en Ucrania mientras ignora lo que algunos de sus principales miembros están haciendo en Yemen.

Estados Unidos descubrió muy pronto que la guerra de Yemen era un fracaso y que los partidos yemeníes dirigidos por Ansar Allah no podían ser derrotados. Por ello, Washington puso fin a su papel en febrero del año pasado, lo que enfureció a Arabia Saudí. Los Emiratos Árabes Unidos redujeron su participación militar hace tres años, después de que aumentara el número de bajas y de que los yemeníes amenazaran con golpear sus intereses económicos y militares.

Después de siete años, la guerra persigue a quienes la han librado, por lo que la decisión de continuarla o detenerla ya no es suya. Cada opción tiene consecuencias políticas, legales y morales. Yemen se ha convertido en una fuerte potencia regional con combatientes experimentados en sus filas. Esto ejerce presión sobre Abu Dhabi y Riad. En lugar de una ventaja cualitativa abrumadora para los dos aliados, los yemeníes han recuperado la iniciativa y han creado una nueva ecuación basada en el "equilibrio del terror". También son más dependientes de los misiles y los drones, lo que no estaba entre los cálculos de quienes planificaron la guerra. Por eso, en cuanto los sitios yemeníes son blanco de la coalición, la respuesta es rápida y dañina. Las instalaciones económicas de Riad, Dammam y Abu Dhabi han sido atacadas, al igual que las instalaciones militares. Los saudíes y los emiratíes han perdido la ventaja.

Además, las imágenes de niños yemeníes hambrientos han empañado la imagen de la coalición. Nadie con conciencia puede dejar de conmoverse ante las imágenes de bebés y niños esqueléticos. A pesar del intento de imponer un apagón mediático en Yemen, las organizaciones de derechos humanos y los periodistas han podido revelar a una audiencia mundial los efectos de la guerra en la población de Yemen, especialmente el asedio de aeropuertos y puertos.

Además, EAU ha ayudado a establecer grupos armados en el sur de Yemen y en Hadhramout, que amenazan cualquier tipo de paz y el futuro de Yemen. También ha apoyado a los separatistas de Yemen para controlar el puerto de Adén, que ha sido puesto bajo la gestión de la enorme compañía de Emiratos, DP World. Los habitantes del sur de Yemen comprenden ahora las ambiciones expansionistas de los participantes en la guerra. Los EAU controlan muchos puertos africanos en la zona de Bab Al-Mandab y han convertido la estratégica isla de Socotra, en Yemen, en una base militar junto a su expansión militar en varios países de la región. Se han levantado sospechas sobre la presencia de tropas israelíes en Socotra y las consecuencias militares y estratégicas si las preocupaciones están justificadas. Por su parte, las fuerzas de la coalición saudí-emiratí buscan el control total del puerto de Hodeidah, por el que entran alimentos y materiales de construcción en Yemen. De ahí que, a pesar de la reducción de la presencia militar directa de EAU, la población de Yemen la vea con recelo.

Niños yemeníes afectados por la guerra de la coalición saudí - Caricatura [Sabaaneh/MiddleEastMonitor].

Las fuerzas de la coalición han perdido la iniciativa tanto para la guerra como para la paz en Yemen. No pueden intensificar los combates, pero no quieren ponerles fin sin conseguir antes victorias reales que les proporcionen una ventaja efectiva en las negociaciones.

Está claro que el único resultado de la guerra hasta ahora es el caos, la fragmentación y la destrucción, lo que no contribuye a la seguridad y la estabilidad de la región. Por ejemplo, ¿qué ganará el Sultanato de Omán con el caos en sus fronteras del sur? ¿Qué aspecto tendrá la seguridad nacional de Arabia Saudí si su vecino del sur es inestable? Los partidarios de la guerra en Washington y Londres saben desde hace tiempo que los príncipes herederos de Riad y Abu Dhabi son incapaces de gestionar una guerra integral como la de Yemen, donde la feroz resistencia local la ha contenido desde el principio y ha dado la vuelta a la ecuación, imponiendo un nuevo equilibrio que nadie esperaba. Por ello, ahora hay un movimiento internacional para detener la guerra gracias a la presión de las organizaciones de derechos humanos y de ayuda, y a un creciente movimiento internacional contra la guerra.

LEER: La coalición liderada por Arabia Saudí destruye un barco cargado de explosivos de los hutíes, según un canal de televisión saudí

Los yemeníes no están en condiciones de obligar a la coalición a aceptar un alto el fuego bajo ninguna condición, sino que dictan sus propias condiciones y exigen que las negociaciones se celebren en un país neutral; Omán ha encajado hasta ahora. Sean cuales sean las expectativas de cada una de las partes del conflicto, es evidente que, tras siete años de guerra, salir de ella será más difícil que entrar. Los reveses para Arabia Saudí y los EAU se reflejarán a nivel regional, ya sea en el seno del Consejo de Cooperación del Golfo, fracturado como consecuencia de los desacuerdos sobre la guerra; en cuanto a las relaciones con Irak e Irán; o en lo que respecta a las tensiones locales en Bahréin y Arabia Saudí.

Si las ejecuciones masivas llevadas a cabo por Arabia Saudí recientemente fueron un mensaje para los opositores a sus políticas a nivel local y regional, es un mensaje débil a la luz de los reveses militares en Yemen. No obstante, muchos están de acuerdo en que acelerar el final de la guerra es mejor que retrasarla, especialmente para la coalición saudí-UEE. Poner fin a la guerra salvará la cara y proporcionará una salida menos embarazosa. Los sueños de una victoria completa en Yemen se han evaporado, y los debates se han centrado en salir con el menor coste político posible. Después de siete años, no hay manera de salir de la guerra, excepto sobre la base de una suma cero, donde hay ganadores y perdedores. Siete años después, la guerra en Yemen no ha logrado sus objetivos. Este fracaso es, a los ojos del mundo, una derrota para la parte que lanzó y sostuvo la guerra.

Traducido de Al Quds Al Arabi, 20 de marzo de 2022, y editado para MEMO.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónEmiratos Árabes UnidosSmall SlidesYemen

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines