Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La Dama de Hierro aún no se rinde con Libia

La primera ministra libia, Abdul Hamid Dbeibeh, se reúne con la enviada especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para Libia, Stephanie Williams, en Trípoli, Libia, el 13 de febrero de 2022. [OFICINA DE PRENSA DEL PRIMER MINISTERIO LIBIO - Agencia Anadolu]

Durante las dos últimas semanas, la asesora especial de las Naciones Unidas para Libia, Stephanie Williams, ha sido objeto de continuos ataques en las redes sociales. Williams, que regresó a Libia el pasado mes de diciembre, no está impresionada ni responde.

El actual estancamiento es, como de costumbre, el resultado de los desacuerdos entre la Cámara de Representantes (HoR) y el Consejo Superior de Estado (HCS) de Libia, que condujeron al aplazamiento indefinido de las elecciones del 24 de diciembre. Ambas instituciones intentan mantenerse en el poder, a pesar de su fracaso.

De repente, y de forma sorprendente, ambas cámaras se pusieron de acuerdo y lanzaron una nueva hoja de ruta que preveía la formación de un nuevo gobierno y la organización de elecciones en un plazo máximo de 14 meses, es decir, sin elecciones en 2022.

Aunque esto sonaba prometedor, Williams sabía que sólo eran falsas esperanzas y que ambas instituciones recurrirían a sus viejas tácticas de obstrucción y retraso. Con años de experiencia a sus espaldas, entiende cada maniobra política de la élite corrupta de Libia por lo que realmente significa.

Cree que los libios están de su lado, basándose en el hecho de que tres millones de ciudadanos se han registrado para votar y 2,8 millones ya han recogido sus tarjetas de voto, listos para votar a pesar de los obstáculos que se interponen en su camino. Sigue contando con el apoyo de grandes potencias como Estados Unidos, Francia, Italia y el Reino Unido, además de la plena confianza de su jefe, Antonio Guterres. Sin embargo, la invasión rusa de Ucrania significa que es poco probable que el Consejo de Seguridad de la ONU acuerde algo sustancial sobre Libia, a pesar de haber prometido su plena cooperación cuando visitó Moscú el pasado enero.

La Sra. Williams -o la Dama de Hierro, como la llaman algunos políticos- dijo a MEMO que temía que se produjera un "impasse" entre la HoR y el HCS. Esto es lo que ocurrió cuando la HCS anunció que no estaba de acuerdo con la elección de Fathi Bashaga como nuevo Primer Ministro, en sustitución del primer ministro interino, Abdul Hamid Dbeibeh. No sólo eso, sino que la hoja de ruta adoptada por ambas cámaras entra en conflicto con la hoja de ruta adoptada el año pasado y aprobada por la ONU. La cuestión es que el plan de la ONU preveía la celebración de elecciones para junio de este año, a más tardar, mientras que el nuevo documento acordado implica que no habrá elecciones antes de que finalice el periodo de 14 meses.

LEER: El asediado jefe del GNU libio insta a aumentar la producción de la OPEP

La Cámara de Representantes y el HCS han acordado trabajar juntos en una base constitucional, pero aún no está claro cómo lo harán y, sobre todo, cuándo. La base constitucional ha sido durante mucho tiempo un tema conflictivo entre ambas partes. El asunto no se resolvió en conversaciones anteriores y no se había resuelto ni siquiera en Ginebra, cuando Stephanie dirigió las conversaciones el año pasado.

El 4 de marzo, la Sra. Williams pidió a ambas cámaras que nombraran a seis miembros cada una, para que trabajaran juntos bajo su supervisión para desarrollar la base constitucional requerida, pero, hasta ahora, el comité no ha empezado a trabajar, si es que alguna vez lo hará. Dijo a MEMO que la situación ideal es que dicho comité establezca una "base constitucional sólida" que permita la celebración de elecciones lo antes posible. Pero, de nuevo, no hay garantías de que esto vaya a ocurrir pronto. Williams quería que el comité finalizara su trabajo antes de abril para poder organizar las elecciones en junio, pero esto parece cada vez más irreal, gracias a las interminables discusiones entre la HoR y la HCS.

La Sra. Williams tampoco tiene claro cómo manejar el hecho de que la Cámara de Representantes ya ha jurado un nuevo gabinete dirigido por Fathi Bashaga, mientras que el Primer Ministro saliente sigue negándose a ceder el poder. Cuando se le preguntó por qué no acorta el debate constitucional convocando simplemente un referéndum sobre el proyecto de Constitución, aún pendiente desde 2017, dijo que eso no dependía de "la ONU", sino de una decisión libia que debían tomar las "instituciones pertinentes", que rara vez se ponen de acuerdo en algo.

A pesar de todo esto, y de las acusaciones contra ella -de que está retrasando y dilatando deliberadamente-, la Sra. Williams sigue pensando que los libios, y no la ONU, deben "poseer y liderar" el proceso político y que su papel, y el de la ONU, es sólo el de ayudar a facilitar las conversaciones a través de "buenos oficios" cuando las partes llegan a un punto muerto.

Preguntada por la posibilidad de reactivar el Grupo de Diálogo Político Libio (LPDF) para que continúe su labor, dijo que se están celebrando "consultas" con el grupo de 74 miembros, pero se negó a confirmar si se reunirá. Algunos miembros del LPDF consideran que el grupo es ahora irrelevante y que necesita ser reconstruido para ganar nuevo impulso y legitimidad. Stephanie Williams formó el LPDF para que actuara como un miniparlamento, hace casi dos años, con el fin de eludir los habituales desacuerdos entre la Cámara de Representantes y el HCS. Consiguió elegir al Primer Ministro Debeibeh, formar un nuevo consejo presidencial y encaminar al país hacia las elecciones del 24 de diciembre. Sin embargo, el LPDF no logró acordar una base constitucional para las elecciones.

El LPDF también se vio empañado por las acusaciones de soborno que ayudaron al Primer Ministro saliente a acceder al poder. A pesar de haber sido investigado por el Grupo de Expertos de la ONU, el asunto sigue pendiente.

Muchos piensan que la ONU no fue transparente en la gestión de estas graves acusaciones y esto condujo al actual estancamiento, pero Williams no está de acuerdo. Insiste en que se tomó el asunto "en serio" remitiéndolo al Grupo de Expertos y al Fiscal General de Libia. Parece culpar a los miembros del LPDF por no haber dado sus testimonios al Fiscal General de Libia para que investigara y, al menos, un miembro del LPDF, Zahra Langhi, lo ha confirmado.

Está claro que Williams se encuentra con un obstáculo, sobre todo en relación con el nuevo gobierno. MEMO le preguntó si la ONU reconoce al gobierno de Bashaga. Ella dijo que la ONU no está en el negocio de "reconocer o respaldar gobiernos" porque este es un "asunto soberano" para los libios.

LEER: ¿Por qué el gobierno entrante de Libia sólo tiene dos ministras?

Para Salem Belgassem, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Bengasi, se trata de una "forma diplomática" de decir que la ONU no reconoce al nuevo gobierno que aún no ha llegado a la capital, Trípoli.

Las principales potencias, entre las que se encuentran Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Alemania e Italia, han adoptado la misma vaga posición. En su declaración conjunta, publicada en el portal web de la embajada de Estados Unidos en Libia, expresaron su "preocupación" por la amenaza de violencia, al tiempo que advertían de la posibilidad de que se produjera y amenazaban con sancionar a los autores. Reiteraron su apoyo a la ONU y a Williams, pero no mencionaron al nuevo gobierno.

Después de reunirse con Bashaga, el 12 de marzo en Túnez, el embajador de Estados Unidos en Libia, Richard Norland, tuiteó, ordenando "al PM designado por la HoR, Fathi Bashagha", al tiempo que señalaba su interés en llevar a cabo "negociaciones urgentes facilitadas por la ONU" con Dbeibeh para facilitar su salida del cargo. El tuit pedía un enfoque pacífico de las diferencias, pero no se ponía del lado de Bashaga.

A pesar de todos los contratiempos y las deficiencias, Stephanie Williams no se da por vencida con respecto a Libia. Se siente responsable de ayudar al pueblo libio a decidir su futuro.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen a la autora y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónLibiaSmall Slides

Mustafa Fetouri es un académico y periodista libio. Ha recibido el premio de la UE a la Libertad de Prensa. Su próximo libro saldrá a la luz en septiembre. Puede ser contactado en la siguiente dirección: [email protected]

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines