Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Seguirá el Golfo apoyando a Egipto para salir de su crisis económica?

Un hombre cuenta libras egipcias en una tienda de cambio de moneda en el centro de El Cairo el 3 de noviembre de 2016 [KHALED DESOUKI/AFP/Getty Images].

Hace una semana, Abdel Fattah Al-Sisi viajó a Arabia Saudí, donde se reunió con el rey Salman Bin Abdel Aziz y su hijo, el príncipe heredero de facto Mohammed Bin Salman. La visita no programada se produjo en un momento crítico, con Egipto sumido en una crisis económica, precios inflacionistas y una grave escasez de reservas de divisas.

La invasión rusa de Ucrania y la respuesta occidental de imponer sanciones a Moscú hicieron que el precio del petróleo se acercara al récord histórico de 150 dólares por barril. Como importador neto de petróleo, las importaciones de petróleo y derivados de Egipto en 2021 alcanzaron los 5.300 millones de dólares por 8,6 millones de toneladas, mientras el precio del crudo Brent oscilaba entre los 30 y los 85 dólares por barril.

El golpe a Egipto se agravó con otros dos golpes. En primer lugar, Egipto es el mayor importador de grano del mundo, ya que el 88% de sus importaciones de trigo proceden de los dos países en guerra, Rusia y Ucrania. El otro golpe fue que los mismos dos países ocupan el primer y segundo lugar en la lista de países que más turistas envían a Egipto. En efecto, por lo tanto, estas estrechas relaciones económicas hacen que Egipto se encuentre entre los más afectados, económicamente hablando, por la guerra.

En los últimos años, Egipto, con problemas de liquidez, ha dependido de las letras del Tesoro para financiar su presupuesto, manteniendo un tipo de cambio casi constante de unas 15,7 libras egipcias por dólar. Sin embargo, una vez declarada la guerra, los inversores se vieron obligados a vender letras por valor de unos 1.200 millones de dólares. Simultáneamente, J P Morgan esperaba que Egipto bajara el tipo de cambio de la libra a 17 por dólar.

En el Golfo, mientras tanto, se viven días felices debido al aumento de los precios del gas y el petróleo y porque la guerra ha frenado el inminente acuerdo nuclear entre Occidente e Irán. Las condiciones darían a Irán, el principal adversario del mayor Estado del Golfo, Arabia Saudí, un avance económico y mejorarían su imagen internacional como país pacífico. Ahora, los Estados del Golfo disfrutarán de prosperidad financiera y mantendrán a su adversario bajo el duro yugo de las sanciones.

VIDEO: Ahora que podemos hablar de Ucrania, podemos hablar de Palestina", declara el campeón de squash egipcio

Históricamente, el Golfo ha sido uno de los principales donantes que ha ayudado a Egipto a recuperarse de sus problemas financieros. Sin embargo, este apoyo siempre ha tenido un precio. Egipto ha tenido que estar pendiente de las políticas regionales del Golfo a cambio de la ayuda financiera. Pero mientras que Arabia Saudí solía ser un actor conservador en la región, con unas relaciones mínimas con los Estados regionales fuertes y que, por tanto, ayudaba a mantener un grado de estabilidad política relativa, Riad es ahora un actor violento. Los saudíes están en guerra en Yemen en un esfuerzo por evitar que los hutíes patrocinados por Irán se apoderen del vecino del sur de Riad. Un enfoque igualmente duro se ha visto en el Líbano, del que Arabia Saudí retiró el apoyo financiero debido al dominio del Estado por el aliado de Irán, Hezbolá. Esta política violenta no es exclusiva de Arabia Saudí; los Emiratos Árabes Unidos también son mucho más agresivos en términos de política regional e internacional. Ha prestado apoyo a grupos militarizados en Libia y Yemen para extender su influencia regional.

Egipto ha experimentado una economía vulnerable a largo plazo y años de aislamiento desde que firmó un tratado de paz con Israel en 1979, que despojó a El Cairo de su papel de liderazgo regional. Aunque cuenta con un amplio ejército, Egipto tiene una experiencia mínima en el patrocinio o la participación en guerras asimétricas. El arraigado Estado prefiere una política exterior más conservadora que la de Arabia Saudí y los EAU.

Este nuevo panorama político se puede apreciar en la reciente tensión entre El Cairo y Abu Dhabi. El Cairo sintió los efectos del desprecio de EAU por los intereses nacionales de Egipto después de que el Estado del Golfo apoyara al primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, en la disputa por la explotación de la presa del Gran Renacimiento Etíope. La tensión se agravó con la prisa de EAU por normalizar las relaciones con Israel, que incluye la construcción de un oleoducto entre el Golfo e Israel para evitar el Canal de Suez de Egipto.

Las preguntas que están ahora en boca de todos son sencillas: ¿seguirán los Estados del Golfo dando a Egipto su apoyo financiero incondicional? ¿O es probable que no se preste más apoyo a un aliado ahora marginalmente valioso?

LEER: La cuenta atrás de Egipto para un nuevo motín del pan

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónCCGEgipto

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines