Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Por qué Occidente condena algunos actos de terrorismo, pero los aprueba en otras ocasiones?

Una protesta contra los ataques rusos a Ucrania en Londres, Reino Unido, el 12 de marzo de 2022 [Raşid Necati Aslım/Anadolu Agency].

Las noticias de que grupos terroristas sirios como Tahrir Al-Sham, el antiguo grupo Jabhat Al-Nusra, han entrado en Ucrania para luchar contra el ejército ruso en nombre del ejército ucraniano neonazi, son muy confusas. Se nos ha hecho creer durante años que las potencias occidentales, encabezadas por Estados Unidos, están luchando contra el terrorismo en todo el mundo y, sin embargo, aquí tenemos un grupo de conocidos terroristas que básicamente se unen a Occidente en el lado de Ucrania contra Rusia.

Los grupos demonizados por EE.UU., como Daesh y Al-Qaeda, son los grupos terroristas más odiados y peligrosos del mundo; el entendimiento común es que el "mundo libre" debe combatirlos y destruirlos. Tras los atentados del 11 de septiembre, el entonces presidente de Estados Unidos, George W. Bush, declaró al mundo que "o estáis con nosotros o con los terroristas"; una cosa o la otra; no hay término medio. Los grupos terroristas designados se convirtieron en el enemigo público número uno de la noche a la mañana.

Ahora vemos que Estados Unidos y sus aliados occidentales dan vía libre a los terroristas designados para que vayan a Ucrania a luchar contra los rusos. ¿Por qué no se detiene a estos combatientes y se les lleva a la Corte Penal Internacional? Hipocresía no es una palabra demasiado dura para describir lo que está sucediendo, que desacredita todo el mantra de la "guerra contra el terrorismo" que Occidente ha estado cantando durante dos décadas.

Desafía la lógica luchar contra los terroristas cuando te conviene y utilizarlos cuando te conviene. Grupos como Daesh y Jabhat Al-Nusra son bien conocidos por su crueldad en Siria, hasta el punto de que los musulmanes dudan de su pretensión de ser representantes de la fe del Islam. Han sido repudiados por casi todos los líderes musulmanes, independientemente de la rama del Islam a la que pertenezcan. Deben ser detenidos y llevados ante la CPI en La Haya; no hay razón ni excusa para que esto no ocurra. Y sin embargo... ahí están en Ucrania, luchando en el mismo bando que Occidente.

OPINIÓN: Ninguna voz es más fuerte que la del racismo

Esto refuerza el argumento esgrimido por muchos académicos musulmanes de que Estados Unidos y Occidente crearon a Al-Qaeda y Daesh para hacer su trabajo sucio en el mundo musulmán. Ver a Jabhat Al-Nusra en Ucrania da crédito a esta hipótesis, y a la creencia de que el grupo tiene poco, o nada, que ver con el Islam. Esta opinión también ha recibido cierta credibilidad por los informes de que, cuando uno de sus campamentos fue invadido, se encontraron alcohol, drogas y otros materiales subversivos, todos los cuales son "haram" - prohibidos - en el Islam.

Un día se sabrá la verdad y el mundo se dará cuenta de que nos han engañado todo el tiempo haciéndonos creer que estas organizaciones terroristas son "islámicas". Ese será el día en que el proyecto de islamofobia internacional patrocinado por el Estado se desmorone y quede expuesto como lo que realmente es.

¿Por qué luchan los terroristas de Jabhat Al-Nusra en Ucrania? ¿Prevén crear un califato junto a los neonazis? Todo parece indicar que quienes crearon estos grupos, que se han utilizado ampliamente en Libia, Irak y Siria para efectuar cambios de régimen, se están quedando sin ideas y ya no saben qué hacer con sus vástagos terroristas. La predicción más probable es que estos combatientes acaben instalándose en el corazón de Europa y se conviertan en una espina clavada en el costado de los mismos gobiernos europeos que estuvieron detrás de su creación en primer lugar. Las gallinas habrán vuelto a casa para desovar.

Como se ha argumentado ampliamente desde que los rusos entraron en Ucrania, la hipocresía occidental ha quedado expuesta en Europa del Este. Los palestinos que se resisten a la brutal ocupación militar de Israel son calificados habitualmente de "terroristas" por los mismos países que alaban la resistencia de los ciudadanos ucranianos contra las fuerzas rusas. De hecho, los Estados occidentales están incluso animando a sus propios ciudadanos a ir a Ucrania para apoyar la resistencia. La retórica racista y anti-islámica es ahora la corriente principal, sin vergüenza.

Ahora tenemos grupos terroristas a los que los países que deberían detenerlos les conceden un salvoconducto. Esto desprecia el derecho internacional y la justicia. ¿Cómo se puede esperar que haya justicia en el escenario mundial cuando Occidente maneja los hilos y cambia los objetivos cuando y donde le conviene hacerlo? Cuando las designaciones de "terrorista" se utilizan de forma arbitraria, y se califica de individuo o grupo "terrorista" a todo aquel que no le gusta a este gobierno o a aquel régimen, la palabra pierde su significado y su impacto. Cuando todos son terroristas, nadie lo es.

OPINIÓN: Israel no puede abandonar su racismo inherente, ni siquiera en tiempos de crisis

El mundo está conmocionado por la incapacidad de Occidente para distinguir entre lo correcto y lo incorrecto; lo bueno y lo malo. La confianza en el sistema de justicia internacional se ha visto dañada, tal vez sin remedio. Fíjense en la rapidez con la que se han impuesto sanciones a Rusia y a personas rusas, cuya aplicación es cuestión de días, y sin embargo, siete décadas después de la limpieza étnica de Palestina y de los continuos crímenes de guerra y contra la humanidad de Israel, las sanciones contra el Estado del apartheid ni siquiera han figurado en el orden del día, ni siquiera se han impuesto.

La condena occidental del terrorismo ya no tiene ningún significado real; es pura vanidad para tranquilizar a unos ciudadanos cada vez más crédulos. A luta continua; la lucha sigue.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónOriente MedioPalestinaUcrania

Investigador senior/Jefe de la Oficina para África de la Red de Examen de los Medios de Comunicación en Johannesburgo (Sudáfrica).

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines