Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Ninguna voz es más fuerte que la del racismo

Ucranianos protestan por los continuos ataques de Rusia a Ucrania frente a la estatua de Ataturk en la plaza de Ulus en Ankara, Turquía, el 12 de marzo de 2022 [Esra Hacioğlu/Anadolu Agency].

"Ninguna voz es más fuerte que la voz de la batalla", dijo el régimen de Gamal Abdel Nasser tras la derrota de junio de 1967 ante Israel. Se dijo para desviar la atención de la reprobable derrota y silenciar las voces que pedían libertad y democracia.

Hoy esta cita se sustituye durante la guerra entre Rusia y Ucrania por: "Ninguna voz es más fuerte que la del racismo". Occidente, que deslumbraba al mundo con su imagen civilizada y su defensa de la libertad y los derechos humanos, se ha despojado de su máscara y ha aparecido como su yo odioso y racista tras arrastrar la religión, la raza y la etnia a su guerra. Pocos hablan de democracia, de libertad o de cualquier otro derecho humano; hoy es el racismo el que se impone.

La religión fue invocada y utilizada como pretexto para la invasión de Ucrania por el criminal de guerra Vladimir Putin. En un discurso pronunciado tres días antes de la invasión, el presidente ruso dijo que uno de sus objetivos era salvar a los feligreses ortodoxos de Rusia a los que Ucrania persigue.

Los mismos peligros y la amenaza existencial a la que se enfrentan fueron mencionados por el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, en una entrevista con RT. Lavrov afirmó que la ortodoxia en el mundo occidental está siendo saboteada por Europa Occidental y América, no sólo en Ucrania sino también en los países balcánicos y mediterráneos, en referencia a Siria y Líbano.

LEER: Los beneficios de Israel en la guerra de Rusia

Esto es similar a lo que el Patriarca Kirill, el decimosexto patrón de la Iglesia Ortodoxa Rusa, dijo en 2019. "Ucrania no está en la periferia de nuestra iglesia. Llamamos a Kiev 'la madre de todas las ciudades rusas'. Para nosotros Kiev es lo que Jerusalén es para muchos. La ortodoxia rusa comenzó allí, así que bajo ninguna circunstancia podemos abandonar esta relación histórica y espiritual."

La guerra ruso-ucraniana ha dejado al descubierto la verdadera cara de Occidente y su naturaleza racista. La retórica de los derechos humanos y la igualdad suena a hueco. El segundo en la línea de sucesión al trono británico, el príncipe Guillermo, duque de Cambridge, dio a entender la inferioridad de africanos y asiáticos cuando dijo: "Es extraño ver la guerra en Europa". ¿De verdad? ¿Qué hay de Albania? ¿Kosovo? ¿Bosnia? ¿Chipre? ¿Irlanda? ¿El País Vasco? ¿Grecia? ¿Los Estados Bálticos? ¿La Segunda Guerra Mundial? ¿La guerra civil española? ¿Austria? ¿Hungría? ¿Rusia? ¿La Primera Guerra Mundial? Y eso son sólo algunas de las guerras y conflictos armados en Europa en el siglo XX.

Guillermo también parece haber olvidado el papel de su país en las ocupaciones y guerras en Asia y África durante siglos. El legado de destrucción, ruina y tragedia permanece en el antiguo imperio sobre el que "nunca se puso el sol".

¿Acaso el Duque de Cambridge nunca ha oído hablar de las guerras de religión en Europa entre católicos y protestantes? ¿No sabe nada de los orígenes europeos de las dos guerras mundiales que destruyeron el continente y engulleron países colonizados por estados europeos? ¿Seguro que sus asesores le han informado sobre las guerras que se libran en Oriente Medio con los hilos que mueven Europa y sus aliados?

La cobertura de la crisis de los refugiados en Ucrania es "racista": caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Puede consolarse con su ignorancia, pero eso no lo excusa. Se habla de la invasión rusa de Ucrania como si fuera algo único; el primer gran conflicto en Europa desde la Segunda Guerra Mundial, pero esa visión delata el trasfondo racista. ¿Qué pasa con Bosnia? ¿O no cuenta, porque las principales víctimas eran "sólo" musulmanas?

Hoy en día, Europa está recibiendo una muestra de lo que ha fomentado en Oriente Medio durante décadas. El trono que algún día heredará Guillermo se ha sentado en silencio mientras sus primeros ministros han apoyado la causa sionista desde la infame Declaración Balfour de 1917. Hoy el gobierno británico condena la invasión y ocupación rusa de Ucrania, pero apoya abiertamente la ocupación militar israelí de Palestina. Westminster no impone sanciones a Israel. Ni mucho menos. En cambio, da condiciones comerciales preferentes al Estado del apartheid y proporciona cobertura diplomática a sus crímenes contra la humanidad.

LEER: Cegados por la cultura blanca y el privilegio

Gran Bretaña finge estar horrorizada por lo que Rusia está haciendo en Ucrania, y sin embargo permanece impasible ante las numerosas masacres y atrocidades cometidas por los israelíes en la Palestina ocupada. La razón es obvia; casi tan obvia como el racismo que hay detrás.

El gobierno de Boris Johnson sigue apoyando al Reino de Arabia Saudí, que lleva siete años bombardeando Yemen con armamento suministrado por Gran Bretaña. Estados Unidos, por su parte, sigue una política exterior igualmente hipócrita contra Rusia mientras ignora los crímenes de Israel y, de hecho, sus propios crímenes en Oriente Medio. ¿Recuerdan la invasión y ocupación de Irak dirigida por Estados Unidos en 2003? ¿Y la masacre estadounidense de iraquíes en Faluya, por ejemplo? No se han derramado lágrimas de cocodrilo por ellos, porque no son europeos de pelo rubio y ojos azules.

El criminal de guerra Putin no está libre de culpa en todo esto. Ha utilizado en Siria armas prohibidas internacionalmente, con impunidad. Hoy, su ejército admite haber utilizado una bomba de vacío en Ucrania, provocando el pánico de Occidente y calificándolo de crimen contra la humanidad. Se ha condenado el aparente uso de bombas de racimo por parte de las tropas rusas y, sin embargo, Occidente pasa por alto el uso de esas municiones por parte de los saudíes en Yemen y la fabricación y exportación de esas armas por parte de Israel. ¿Por qué? Miren quiénes son las víctimas. Eso lo dice todo.

Hoy, Occidente está pagando el precio de su silencio y complicidad en los crímenes de Putin contra el pueblo sirio y los crímenes de Israel contra los palestinos. Eso no significa que lo que está ocurriendo en Ucrania deba ser ignorado o minimizado. La humanidad es universal y necesita un enfoque universal. Eso es lo que Occidente ha estado predicando al mundo durante décadas, pero parece haber olvidado lo que significa.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaIsraelOriente MedioPalestinaRegiónRusiaSmall SlidesUcrania

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines