Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La ocupación israelí provoca religiosamente a los palestinos antes del Ramadán

Las fuerzas israelíes intervienen a los palestinos mientras se reunían para marcar Lailat al Miraj cerca del recinto de Masjid al-Aqsa en Jerusalén el 28 de febrero de 2022. [Mostafa Alkharouf - Agencia Anadolu]

A la luz de la escalada de ataques contra palestinos y de los actos de agresión israelíes en la Jerusalén ocupada, los foros de inteligencia israelíes predicen que esto provocará una ola de tensiones de seguridad antes del Ramadán.

Los foros de inteligencia israelíes supervisaron lo que consideran una serie de operaciones palestinas en Jerusalén Este, especialmente en la zona de Bab Al-Amud, sobre todo tras los ataques con arma blanca contra soldados y colonos. Estos incidentes se produjeron junto con acontecimientos religiosos, como el Israʾ y el Miʿraj, y próximamente, el mes de Ramadán. Esto confirma que las fuerzas de ocupación no aprendieron las lecciones necesarias de la guerra de 2021.

El análisis de los acontecimientos sobre el terreno en Jerusalén indica que la mezquita de Al-Aqsa constituye un punto de conflicto permanente entre las dos partes, lo que exige que el ejército de ocupación encuentre una forma adecuada de neutralizar o desmantelar estos puntos, incluidos los barrios de Sheikh Jarrah, Silwan y la Ciudad Vieja. Este es especialmente el caso con las próximas ocasiones nacionales palestinas que conmemoran la Nakba y la masacre de Deir Yassin, con un enfoque en el Ramadán y el Eid Al-Fitr.

El ritmo acelerado de la escalada en Jerusalén Este también indica que es probable un estallido. Sin embargo, los funcionarios de seguridad israelíes no toman ninguna medida para evitar que se complique aún más la tensión existente. En consecuencia, puede repetirse lo ocurrido el año pasado.

Además de las tensiones de seguridad en torno a la mezquita de Al-Aqsa, los jerosolimitanos se quejan del racismo contra ellos por parte de las autoridades israelíes, que les hacen la vida imposible, en preparación de su expulsión de Jerusalén en el marco de la limpieza étnica israelí.

LEER: La fachada humanitaria selectiva de Israel

Las comunidades de seguridad israelíes están preocupadas por la campaña "Gran Amanecer", en la que los jerosolimitanos, los habitantes de Cisjordania y los palestinos de 1948 fueron convocados a través de las redes sociales para asistir a un acto semanal cada viernes en la mezquita de Al-Aqsa.

La ocupación sabe muy bien que el objetivo de estas campañas es reforzar la presencia palestina en la mezquita de Al-Aqsa, por un lado, y desafiar a la ocupación israelí que reclama su soberanía sobre ella, por otro. Por lo tanto, esto estaba en la vanguardia de las cuestiones políticas relativas a los palestinos y se consideraba una plataforma de incitación contra la ocupación, que es muy consciente de que cualquier escalada de seguridad en la mezquita de Al-Aqsa puede desencadenar una nueva Intifada en todos los territorios de Cisjordania, Jerusalén y la Franja de Gaza.

La conclusión israelí es que la opinión pública palestina aún recuerda los acontecimientos del Ramadán de 2021, que desembocaron en la guerra de Gaza, y los considera una gran victoria sobre la ocupación israelí. Aunque la ocupación no está interesada en la escalada, por el momento, no podrá permanecer en silencio durante mucho tiempo si los acontecimientos religiosos se desarrollan en la mezquita de Al-Aqsa antes del Ramadán.

Al mismo tiempo, Bab Al-Amud, en la Jerusalén ocupada, sigue representando un elemento de tensión para la seguridad. Ante las continuas violaciones israelíes, los crímenes de los colonos y los intentos de los "Movimientos del Templo" de judaizar los distintos lugares emblemáticos de la Ciudad Santa, el ejército de ocupación no duda en utilizar medios agresivos contra los palestinos.

Mientras los musulmanes de todo el mundo celebraban el Israʾ y el Miʿraj, los palestinos se dirigieron a Jerusalén Oriental desde todas las partes de la Palestina ocupada para conmemorar la ocasión. Sin embargo, Bab Al-Amud se convirtió en un campo de batalla debido a los ataques de la ocupación contra los palestinos en un intento de estropear sus celebraciones religiosas.

La policía de ocupación y los guardias fronterizos se desplegaron ampliamente en Bab Al-Amud frente a decenas de miles de palestinos que celebraban la ocasión religiosa, mientras los soldados israelíes utilizaban porras y bombas de sonido. Un vídeo de una niña de once años que resultó herida fue ampliamente difundido por los activistas en las plataformas de las redes sociales.

A pesar de todos los acontecimientos políticos importantes que han vivido los israelíes en los últimos meses, no es fácil olvidar la violencia de la policía contra los palestinos en Bab Al-Amud y la Ciudad Vieja. El resultado es que pueden abrir los ojos demasiado tarde cuando una nueva guerra ya se ha acercado y está a punto de estallar.

LEER: Los palestinos de la diáspora tienen un papel fundamental y no deben ser marginados

Bab Al-Amud tiene una alta posibilidad de estallar debido a las medidas arbitrarias israelíes que está experimentando. Por ello, durante los primeros momentos que precedieron al estallido de la última guerra de Gaza, muchas organizaciones civiles y de derechos humanos advirtieron de las consecuencias de tales medidas, especialmente en un lugar considerado un punto central de reunión para la juventud palestina.

Sin embargo, las fuerzas de ocupación hicieron caso omiso de estos llamamientos y provocaron un efecto dominó que desembocó en la guerra de Gaza. Hoy, más de diez meses después de su estallido, lo que está ocurriendo en Bab Al-Amud y Jerusalén Este revela un aumento de la intensidad de la violencia policial de ocupación. Concretamente, muestra la concentración de la ocupación en esta zona, donde las provocaciones tienen una dimensión más grave por coincidir con las celebraciones religiosas musulmanas.

No estamos ante nuevas prácticas represivas israelíes en Bab Al-Amud en particular, pero está claro que la policía de ocupación, los guardias fronterizos y el ejército están decididos a usar la fuerza contra los palestinos esta vez. Esto debería preocupar a Israel porque puede pagar el precio de esta política arbitraria. Dará lugar a otra escalada debido a la persistencia israelí en practicar más violencia y opresión contra los palestinos con el pretexto de imponer la supuesta "soberanía" israelí en la Ciudad Santa.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines