Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Turquía no abandonó a los palestinos para reparar los lazos con Israel

Las banderas de Turquía e Israel se ven en el aeropuerto de Esenboga antes de la llegada del presidente israelí Isaac Herzog, en Ankara, Turquía, el 9 de marzo de 2022. [Evrim Aydın - Agencia Anadolu]

El presidente israelí Isaac Herzog visitó el miércoles Turquía y se reunió con el presidente Recep Tayyip Erdogan. La visita de Herzog a Turquía se produjo en medio de una tensa relación entre ambos países, que redujeron sus relaciones diplomáticas hace varios años.

"La relación con Turquía ha tenido sus altibajos en los últimos años", dijo Herzog en un comunicado emitido por su oficina antes de viajar. "No estaremos de acuerdo en todo, pero intentaremos reiniciar las relaciones", que calificó de "importantes para Israel, importantes para Turquía e importantes para toda la región".

En declaraciones a los medios de comunicación, Erdogan calificó de "histórica" la visita de Herzog, afirmando que "será un punto de inflexión en las relaciones entre Turkiye e Israel". También dijo que "el fortalecimiento de las relaciones con el Estado de Israel tiene un gran valor para nuestro país", y añadió que creía que "el próximo período traerá nuevas oportunidades para la cooperación regional y bilateral".

Turquía e Israel han estado enfrentados durante años, y las naciones palestinas, árabes y musulmanas han aclamado a Erdogan por su condena de Israel y sus dirigentes, así como por su incomparable apoyo a los palestinos, sus derechos y su resistencia. Sin embargo, la mayoría de los seguidores de Erdogan se mostraron sorprendidos por la visita de Herzog y la cálida bienvenida que recibió.

Cientos de turcos protestaron en Estambul con pancartas que decían: "No queremos a Herzog en nuestro país". Al mismo tiempo, el hashtag #KatilHerzogDefol (El asesino Herzog abandona nuestro país) fue el número uno de los trending hashtag en Turkiye durante la visita del presidente.

LEER: Turquía preocupada por la cooperación de Israel con el PKK kurdo

Decenas de escritores e intelectuales árabes y musulmanes y facciones palestinas criticaron a Erdogan y calificaron la visita de Herzog a Turkiye como un "regalo" al presidente del Estado que vulnera a los palestinos cada día y cada noche. También recordaron a Erdogan sus críticas a los Estados árabes que normalizan sus vínculos con el Estado de ocupación.

Pero hay un ángulo desde el que la visita tiene pleno sentido. Se enmarca en la necesidad de mantener las relaciones políticas y económicas, que deben lograrse a pesar de las diferencias de opinión. Erdogan, que fue presionado para dar este paso, no lo hizo a costa de los palestinos, sus derechos y su resistencia.

Tras su reunión con el presidente israelí, Erdogan declaró: "Subrayé la importancia que concedemos al estatus histórico de Jerusalén y a la preservación de la identidad religiosa y la santidad de Masjid Al-Aqsa". Erdogan destacó las cuestiones importantes, que los líderes árabes que firmaron acuerdos de normalización con Israel no hicieron.

También destacó la continua ayuda que las ONG turcas prestan a los palestinos, buscando su reconocimiento. "En cuanto a los programas de ayuda humanitaria llevados a cabo por Tika y la Media Luna Roja turca para los palestinos, reiteramos que deben continuar en Palestina", dijo. "Estamos esperando que Israel responda a esta petición", añadió.

Según el escritor israelí Nadav Shragai, Erdogan "quiere restaurar el imperio [otomano] de antaño y se considera responsable de Jerusalén desde la perspectiva islámica".

"Desde el punto de vista de Erdogan, "Jerusalén está bajo ocupación", es de suma importancia después de La Meca y Medina, y debe formar parte de la "Umrah"".

Al reconstruir los lazos con Israel, Turkiye no inició una guerra contra los palestinos. No los persiguió, detuvo o expulsó de su suelo como han hecho los Estados árabes. Ankara no trató de lavar el cerebro a sus residentes sobre el conflicto israelí-palestino. A diferencia de los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí y Bahréin, Turquía no dejó de decirle a su pueblo que los palestinos son sus hermanos e Israel el enemigo.

Turkish President Recep Tayyip Erdogan and Israeli President Isaac Herzog hold a joint press conference at the Presidential Complex in Ankara, Turkiye on 9 March 2022. [Halil Sağırkaya – Anadolu Agency]

Los EAU, Arabia Saudí y otros Estados árabes han sustituido la imagen negativa de la ocupación israelí en sus programas escolares por una positiva y han hecho lo contrario con los palestinos. Israel se convirtió en un vecino y los ocupantes israelíes en amigos, mientras que los palestinos se convirtieron en enemigos. Ayudar a los palestinos bajo la ocupación y enviarles ayuda se convirtió en un delito en los países que habían normalizado sus lazos con Israel, mientras que en Turquía, el gobierno toma la delantera y fomenta todas las formas de apoyo a los palestinos.

LEER: La Knesset se niega a que el presidente ucraniano hable con los diputados

En Turquía, la resistencia palestina no está clasificada como entidad terrorista y sigue gozando de un gran apoyo oficial y popular, mientras que los países que han normalizado sus relaciones con Israel han incluido en sus listas negras a cualquiera que exprese su apoyo a los palestinos o a su resistencia, o que critique a Israel.

Una y otra vez, Erdogan ha demostrado que no hace concesiones en cuanto a los derechos de los palestinos en favor de los intereses de su país, y no se calla cuando la ocupación israelí ataca a los palestinos.

En 2005, siendo primer ministro, Erdogan abandonó airadamente un debate del Foro Económico Mundial tras un enfrentamiento con el presidente israelí por la guerra de Israel contra Gaza -denominada Operación Plomo Fundido-, en la que murieron al menos 1.300 palestinos.

Erdogan retiró al embajador turco en Israel en 2010 después de que las fuerzas navales de ocupación asaltaran la Flotilla de la Libertad, que llevaba ayuda humanitaria a la asediada Franja de Gaza. El ataque israelí se saldó con la muerte de diez activistas turcos. Las relaciones se repararon más tarde, pero cuando Estados Unidos trasladó su embajada a Jerusalén en 2018, volvieron a romperse y el embajador turco fue retirado y aún no ha sido nombrado de nuevo.

Las acciones de Erdogan demuestran que sus planes para reconstruir los lazos con Israel son diferentes y no se harán a costa de los palestinos.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall SlidesTurquía

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines