Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Rusia se atreve a destruir el actual orden mundial, como Daesh y otros antes

Bomberos intentan extinguir un incendio en un edificio residencial dañado en la calle Koshytsa, un suburbio de la capital ucraniana, Kiev, a primera hora del viernes, el segundo día de la intervención militar rusa el 25 de febrero de 2022 [Ministerio de Emergencia de Ucrania - Agencia Anadolu].

A los quince días de la invasión rusa de Ucrania, el avance de la "operación especial" no está siendo tan rápido ni fácil como el Kremlin pensaba. Mientras las fuerzas rusas -cuyas bajas superan ya las 11.000- siguen intentando desesperadamente tomar la capital, Kiev, y recurren a medios cada vez más brutales, más de 400 civiles han muerto y más de dos millones han huido del país. Esto es en el momento de escribir este artículo.

Lo que perdurará a lo largo de la historia son las consecuencias de esta guerra, la más sísmica de las cuales es que el presidente ruso Vladimir Putin se ha atrevido esencialmente a destruir el actual orden mundial.

Muchos miembros de la Generación Z imaginan que el sistema moderno de estados-nación es el orden natural del mundo, con fronteras claramente establecidas que determinan lo que hace que uno sea ciudadano y otro extranjero, o lo que define una vulneración de la soberanía nacional y lo que no.

Muchos otros han llegado a considerarlo como un sistema fraudulento impuesto por Occidente, y no sólo los militantes sostienen esa opinión, sino incluso los miembros de la intelectualidad occidental. Noam Chomsky, por ejemplo, predijo hace décadas que "lo que sería necesario en última instancia sería una ruptura del sistema del Estado-nación, porque creo que no es un sistema viable. No es necesariamente la forma natural de organización humana; de hecho, es un invento europeo en gran medida".

Ese orden internacional -derivado del famoso Tratado de Westfalia de 1648, que intentó poner fin a las largas y amargas guerras internas que habían asolado la Europa continental- parece sobre el papel un acuerdo justo: cada nación posee sus propias fronteras, que son reconocidas por otras naciones, lo que permite que su soberanía y autodeterminación sean respetadas por la "comunidad internacional".

Esto, por supuesto, no impidió la extensión de la era colonial, y en realidad sólo se aplicó a las naciones europeas, hasta que triunfaron los diversos movimientos independentistas en África y Asia a mediados y finales del siglo XX.

Dejando a un lado los conceptos de la extensión de la democracia liberal o el asentimiento a las instituciones internacionales, que son conceptos comunes en el orden internacional, el núcleo del orden es el concepto de Estado-nación y la inviolabilidad de las fronteras soberanas. Esa es la regla de oro que no debe ser transgredida.

La guerra de Ucrania nos ha enseñado la verdad sobre los "valores universales" de Occidente

Sin embargo, fuera del papel, los numerosos defectos del sistema del Estado-nación han quedado al descubierto a lo largo de las décadas, especialmente al preservar y exacerbar las tensiones entre etnias y sectas rivales en gran parte del mundo en desarrollo. Puede que la era de los imperios se haya desvanecido en la historia, pero el Estado-nación basado en un modelo europeo parece, en muchos casos, manejar las divisiones sectarias mucho peor de lo que lo hicieron algunos imperios.

A pesar de los numerosos defectos de este tipo de sistema, se ha regulado y defendido enérgicamente a lo largo de las décadas mediante una serie de métodos, empezando por las conversaciones y las negociaciones, para pasar después a las sanciones contra una nación invasora. En los casos más extremos, cualquier líder o cualquier Estado que intentara vulnerar este orden internacional tan cuidadosamente vigilado y frágil, intentando ampliar directamente sus fronteras o disolver las de otros, solía recibir una respuesta agresiva.

El retroceso de los militares iraquíes de Kuwait en 1991, bajo el gobierno del ex dictador Saddam Hussein, es un excelente ejemplo de ello. Después de que las fuerzas iraquíes invadieran y ocuparan la pequeña nación del Golfo el año anterior, Hussein declaró oficialmente que Kuwait era la decimonovena provincia de Irak, intentando borrar de hecho el país y sus fronteras del mapa mundial e incorporarlo al de Irak.

Ese fue su error más grave, y desde entonces se considera el acto que preparó la desaparición de la soberanía iraquí y selló el destino de la eventual destrucción del gobierno de Saddam Hussein, doce años después.

Esto fue posible, no por ninguna consecuencia moral o "karma", sino por el hecho de que el ejército iraquí fue diezmado desde arriba por las fuerzas de la coalición tras su retirada de Kuwait, dejando una escena apocalíptica en la que decenas de miles de soldados iraquíes murieron en el largo camino que llegó a conocerse como la "autopista de la muerte".

Una respuesta similar se produjo más recientemente, en 2014, cuando el grupo terrorista Daesh arrasó el montículo fronterizo que separa Siria de Irak en una muestra flagrante de desprecio por las líneas trazadas en el Acuerdo Sykes-Picot. Tras ese acto, los responsables políticos y los analistas reconocieron la visión internacionalista del mundo que conformaba la visión del grupo para trascender el orden internacional basado en el Estado.

A diferencia de otras milicias y movimientos "yihadistas" que pretendían construir sus emiratos o gobiernos islámicos dentro de las fronteras de sus respectivos países, Daesh -al igual que Al Qaeda- pretendía destruir el orden internacional y el concepto de Estado-nación en aras de un pseudo "califato". Lo que siguió, como sabemos, fue la unión de la comunidad internacional en una coalición militar para eliminar al grupo.

Ese abrumador poderío militar occidental llevado a cabo contra el ejército de Saddam Hussein y Daesh, por lo tanto, fue la respuesta directa a cualquier amenaza seria al orden internacional actual.

LEER: Si Ucrania puede tener una brigada internacional, ¿por qué no pueden Palestina y Siria?

Llegados a este punto, muchos argumentarán que las numerosas intervenciones militares, los ataques con aviones no tripulados y las campañas de bombardeo llevadas a cabo por las naciones occidentales, como Estados Unidos, a lo largo de las décadas, también vulneraron ese orden, pero no del todo. Aunque infringieron la soberanía de esas naciones y, en ocasiones, trabajaron directamente para derrocar a sus gobiernos, EE.UU. y sus aliados no las absorbieron en sus fronteras.

Afganistán e Irak, por ejemplo, no se convirtieron en provincias o estados de EEUU. Ni siquiera se modificaron sus fronteras. En lugar de ello, Washington trabajó para establecer gobiernos amigos allí, mientras mantenía su presencia militar supuestamente por razones de seguridad, manteniendo así -al menos en apariencia- la soberanía de los países intacta y manteniendo el orden internacional.

Sin entrar en las complejidades del derecho internacional, académicos y analistas han señalado que "la ocupación temporal del territorio de otro Estado invade su integridad territorial, pero no supone una revisión de sus fronteras".

Esta puede ser una de las principales razones por las que Israel tampoco ha rendido cuentas suficientes sobre su ocupación de territorio palestino. Aunque Tel Aviv sigue anexionando tierras en Cisjordania, lo hace de forma gradual, mediante la expansión de asentamientos judíos y la destrucción de viviendas palestinas, en lugar de una anexión militar oficial. Dado que no existe un Estado palestino, las fronteras de los territorios de Cisjordania bajo la Autoridad Palestina (AP) tampoco son aplicables ni reconocidas.

Tanto si se está a favor como si se está en contra de las políticas intervencionistas occidentales, Estados Unidos e Israel han jugado su mano de forma inteligente, ya que sólo han participado en una especie de colonialismo indirecto.

No puede decirse lo mismo de la Rusia de Putin, que ahora ha declarado que su objetivo es tomar la totalidad de Ucrania. Existe la preocupación real de que, si tiene éxito, podría poner sus ojos en otros países vecinos como Polonia o Moldavia. Por el momento, está por ver si Putin absorberá totalmente a Ucrania en la Federación Rusa o si se limitará a instalar un gobierno vasallo.

Si opta por lo primero -y sobre todo si se adentra más en Europa-, podríamos estar asistiendo al intento de Moscú de crear su propio nuevo orden mundial. ¿Habrá un momento de "autopista de la muerte" para ello? ¿O se permitirá la reanudación de la ruptura de este orden internacional, y posiblemente conducirá a su reconstrucción?

LEER: El Foro Social Mundial y la Agenda de la Paz

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaOriente MedioRegiónRusiaUcrania

Muhammad Hussein actualmente lee política en una universidad en Londres Muhammad Hussein actualmente lee política en una universidad en Londres Muhammad Hussein actualmente estudia política en una universidad de Londres. Tiene un gran interés en la poliítica de Oriente Medio e internacional.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines