Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Cegados por la cultura blanca y el privilegio

Un mural de apoyo a Ucrania y Palestina

La portada de un periódico nacional de Escocia dice mucho sobre la diferencia entre la forma en que los medios de comunicación cubren la guerra en Ucrania y los más de 70 años de guerra no declarada que se está infligiendo al pueblo de Palestina, desde la Cisjordania ocupada por Israel hasta la Franja de Gaza asediada por Israel y los campos de refugiados en los países vecinos.

Muchos analistas de los medios de comunicación y observadores liberales lo descartarán como si se tratara de un racismo desnudo, pero en realidad tiene su origen en algo mucho más corrosivo y profundamente arraigado en Europa; algo mucho más insidioso que "simplemente" estar influenciado por el color de la piel de alguien. Se llama Cultura Blanca, y abarca todo el poder, el privilegio y el acceso que conlleva para unos pocos elegidos.

La cultura blanca es el lugar donde el establishment -incluida la realeza- acecha y prospera en gran medida sin ser visto. A las figuras que poseen medios de comunicación globales, megacorporaciones y gigantes industriales se les insta a seguir líneas específicas del establishment. En términos mediáticos, esto se manifiesta, por ejemplo, en el hecho de que un civil ucraniano que se coloca frente a un tanque ruso con un lanzador de granadas propulsadas por cohetes o un cóctel molotov es aclamado como un héroe, mientras que un niño de piel aceitunada como Faris Odeh, que fue abatido por las tropas israelíes por lanzar piedras a un tanque de las Fuerzas de Defensa de Israel en 2000, es etiquetado como terrorista.

Hay miles de niños palestinos como Faris Odeh en los cementerios de los territorios palestinos ocupados, pero no esperen que los gobernantes de Occidente derramen lágrimas. Muchos de los privilegiados por la cultura blanca son sionistas y no tienen nada que ver con el judaísmo, sino con la promoción del Estado canalla de Israel. Para la furia de Tel Aviv, las organizaciones de derechos humanos -Amnistía Internacional, Human Rights Watch y B'Tselem- han confirmado que Israel es un Estado de apartheid, para lo cual existen abundantes pruebas y evidencias convincentes, si es que aún se necesitan pruebas. Ucrania ha puesto de manifiesto la hipocresía de los sionistas de Occidente, a quienes les importan un bledo los derechos humanos si afectan a sus intereses.

LEER: El racismo occidental en su máxima expresión

Las políticas racistas de Israel no tienen nada que ver con el color de la piel y sí con la cultura blanca. Para entenderlo bien, basta con ver el origen racial de los políticos que rodean al primer ministro británico Boris Johnson para darse cuenta de que la cultura blanca no tiene nada que ver con el color de la piel o la raza. Es un estado de ánimo.

Alguien que cayó en las reglas del "club" es la baronesa Sayeeda Warsi, que rompió filas políticas durante la ofensiva militar israelí de 2014 contra los palestinos en Gaza y dimitió por principios. Sin embargo, en el mundo de la cultura blanca no hay lugar para los principios o el honor, así que la ex copresidenta del Partido Conservador fue expulsada al desierto político. Cualquier oportunidad que pudiera haber tenido de regresar pronto o de rehabilitarse fue aplastada cuando expuso la islamofobia dentro de su propio partido.

Un vistazo casual a los bancos delanteros de Boris Johnson en la Cámara de los Comunes británica muestra a personas de color, pero no están allí para promover la diversidad. Personas como el canciller Rishi Sunak, la ministra de Interior Priti Patel, el ministro de Sanidad Sajid Javid, el secretario de Estado de Economía Kwasi Kwarteng, el ministro de Cambio Climático Alok Sharma y el secretario de Educación Nadhim Zahawi son simplemente los facilitadores de la cultura blanca. Lo hacen tan bien que han sido impulsados a través de las filas del Partido Conservador y se les permite sentarse en la mesa principal. La habilidad está muy abajo en la lista de calificaciones para tal estatus.

Una historia similar se desarrolla en los bancos de la oposición, donde el líder laborista, Sir Keir Starmer, quiere hacer creer que él también promueve la diversidad étnica y religiosa señalando el número de diputados negros, morenos y de piel aceitunada que le rodean. De nuevo, no se trata de diversidad: acceso no es lo mismo que aceptación; no es lo mismo que igualdad de oportunidades; no es lo mismo que integración en igualdad de condiciones.

LEER: El afloramiento de la discriminación

Las voces socialistas quieren hacer creer que esto es realmente un caso de "nosotros y ellos", pero es mucho más complejo que eso. ¿De verdad creen que gente como Johnson y Jacob Rees-Mogg miran a Robert Grady, el matón escocés de la portada del Daily Record, y se identifican con él simplemente porque también es blanco?

Grady, de Edimburgo, se encuentra ahora en Ucrania empuñando un rifle de asalto y participando en un vídeo de reclutamiento con sus nuevos camaradas en el que insta a otros voluntarios a alistarse para luchar contra los rusos. En sus mensajes de Facebook se jacta de que pretende matar a todos los rusos que pueda. Conocido por sus amigos como Rab, este aficionado del Hibernian Football Club ha recibido una orden de prohibición de jugar al fútbol por violencia tras una final de copa en 2014.

Este matón es ahora uno de los buenos según la nueva narrativa mediática. Si Grady hubiera decidido ofrecerse como voluntario para ayudar a los palestinos a luchar contra los israelíes, no habría llegado al mostrador de facturación del aeropuerto; en su lugar, se enfrentaría a todo el peso de las draconianas leyes antiterroristas. En su retorcida visión del mundo, Grady podría pensar que es un supremacista blanco que lucha contra la Rusia de Putin, pero en realidad es carne de cañón para la máquina de propaganda que ha surgido para promover a Occidente y demonizar todo lo ruso.

El ataque a la Rusia de Vladimir Putin no tiene precedentes, con boicots mundiales instantáneos, congelación de cuentas y prohibiciones comerciales que afectan a todos los aspectos de la vida rusa, desde los deportes a la industria e incluso a los oligarcas, antes intocables. Imagínense si se hubiera dado el mismo nivel de sanciones y apoyo a favor de los palestinos en cualquier momento de su lucha de 74 años por la libertad y la democracia; Palestina sería ahora un próspero estado independiente.

Los palestinos seguirán sin duda desesperados por la injusticia de todo esto, pero al menos ahora saben que la discriminación que sufren a manos de los grandes y buenos de la comunidad internacional no tiene nada que ver con el color de su piel. Se debe a personas cegadas por la cultura blanca que abusan de los privilegios que ésta les otorga.

LEER: Orientalismo, Ucrania y la enfermedad social de la solidaridad selectiva

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEscociaEuropa y RusiaIsraelOriente MedioPalestinaRegiónRusiaUcrania

La periodista y autora británica Yvonne Ridley ofrece análisis políticos sobre asuntos relacionados con el Oriente Medio, Asia y la Guerra Mundial contra el Terrorismo. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo, de Oriente a Occidente, desde títulos tan diversos como The Washington Post hasta el Tehran Times y el Tripoli Post, obteniendo reconocimientos y premios en los Estados Unidos y el Reino Unido. Diez años trabajando para grandes títulos en Fleet Street amplió su ámbito de actuación a los medios electrónicos y de radiodifusión produciendo una serie de películas documentales sobre temas palestinos e internacionales desde Guantánamo a Libia y la Primavera Árabe.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines