Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Senegal dice no a los perfiles raciales y al neocolonialismo

El presidente de la República de Senegal, Macky Sall, se dirige a la 76ª sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas en la ONU [JOHN ANGELILLO/POOL/AFP via Getty Images].

La semana pasada, Senegal se abstuvo en una votación del Consejo de Seguridad de la ONU para poner fin inmediatamente a la intervención militar de Rusia en Ucrania.

La decisión se produjo a pesar de las intensas presiones de su antigua potencia colonial, Francia, que quería que la nación de África Occidental la respaldara y votara a favor de una resolución que exigía a Rusia detener el uso de la fuerza y retirarse de Ucrania.

Varios senegaleses han celebrado la posición de su gobierno. En primer lugar, fue un reproche a los esfuerzos de Francia por reafirmar el control en la región, que han sido continuos y alcanzaron su punto álgido en 2014 con el lanzamiento de la Operación Barkhane en el Sahel.

En segundo lugar, su apoyo a la votación de la ONU fue una reacción contra el perfil racial de los guardias fronterizos ucranianos contra los africanos que intentaban salir del país.

La semana pasada, mientras miles de personas intentaban escapar de los combates en Ucrania, las historias de horror de los estudiantes africanos en la frontera cuentan cómo fueron apartados para que los ucranianos tuvieran prioridad y tuvieron que esperar durante días para cruzar sin comida ni mantas.

Una joven de Sierra Leona recuerda cómo los guardias fronterizos ucranianos subieron al autobús en el que viajaba y le pidieron a ella y a los demás pasajeros negros que se bajaran.

Un día después de la votación de la ONU, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Senegal convocó al embajador ucraniano después de que la embajada escribiera un post en Facebook en el que pedía a los ciudadanos senegaleses que se alistaran en la lucha contra Rusia, lo que provocó una nueva protesta. Así que los negros sirven para luchar y morir en la guerra, pero no para salir del país en las mismas condiciones que los demás.

LEER: Aumenta la influencia de Turquía en África

Este conflicto ha puesto de manifiesto la división racial global. El 24 de febrero, cuando Rusia invadió por primera vez Ucrania, los informes pintaban a los guardias fronterizos polacos como héroes que acogían a los refugiados ucranianos.

Sin embargo, no hace mucho estos mismos guardias fronterizos polacos empujaban a grupos de refugiados, principalmente de Oriente Medio, a través de la frontera bielorrusa, y al menos 19 de ellos murieron congelados. Para asegurarse de que nadie más venga, Varsovia ha comenzado a construir un muro de 400 millones de dólares a lo largo de la frontera con Bielorrusia.

La situación en la frontera entre Polonia y Bielorrusia - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

A finales de febrero, el exministro del Interior italiano Matteo Salvini anunció que "Italia tiene el deber de abrir las puertas a los que huyen", refiriéndose a los ucranianos que huyen del país mientras se intensifican los ataques rusos contra la población civil.

Sin embargo, el año pasado Salvini fue juzgado en Sicilia tras impedir que un barco de los guardacostas italianos con más de 100 refugiados, algunos de ellos procedentes de África, atracara en Lampedusa durante tres semanas. "No daré ningún permiso para que desembarquen hasta que Europa se comprometa a aceptar a todos los inmigrantes a bordo", dijo entonces Salvini.

Durante el fin de semana, Angelina Jolie llegó a Yemen para comparar la crisis humanitaria en ese país con la devastación en Ucrania y asegurar a los refugiados en el país que seguía apoyándolos.

"Esta semana un millón de personas se han visto obligadas a huir de la horrible guerra en Ucrania", dijo la actriz de Hollywood. "Si aprendemos algo de esta impactante situación, es que no podemos ser selectivos sobre quién merece apoyo y qué derechos defendemos. Todos merecen la misma compasión".

Los afganos, eritreos, iraquíes, iraníes y otros miles de refugiados que siguen haciendo el viaje hacia la seguridad esperan, como los yemeníes, que sus historias no se pierdan en medio de la atención total a Ucrania. Mientras tanto, en Siria, los sirios se preguntan dónde estarían hoy con sólo una décima parte de las armas que Europa envió a Ucrania a los pocos días de iniciarse el conflicto, cuando recibieron poco más que declaraciones de solidaridad durante seis meses.

Señalar el doble rasero de Occidente no debe restar compasión y solidaridad con el pueblo de Ucrania mientras las bombas golpean escuelas, hospitales y corredores humanitarios. Pero ahora es la oportunidad de un debate urgente sobre el doble rasero occidental en un mundo que no puede seguir como está.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónRegiónSenegal

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines