Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los denunciantes en Palestina se enfrentan a la persecución, el aislamiento y el ostracismo

Marwa Farah [Red ARIJ/YouTube]

Han pasado dos años desde que la vida de Marwa Farah dio un vuelco por haber denunciado. En febrero de 2021, fue despedida de su trabajo en el Tribunal Constitucional Supremo a pesar de la orden de protección que obtuvo en enero de 2020. Según Marwa: "La orden de protección arruinó mi reputación profesional y personal; me despidieron del trabajo y sigo sin empleo. La aplicación de la orden me transformó de una persona que hablaba contra la corrupción a una sospechosa que tiene un expediente de seguridad!"

El 7 de octubre de 2019, la Autoridad Palestina (AP) ratificó el reglamento sobre la protección de denunciantes, testigos, informantes y expertos en casos de corrupción, así como de sus familiares y personas asociadas. Este reglamento se basa en las disposiciones de la Ley Básica de 2003 y de la Ley Anticorrupción nº 1 de 2005.

La información sobre la nueva normativa de protección de los denunciantes en Palestina es escasa y difícil de obtener. Además, el tema es delicado y muchos denunciantes son reacios a hablar de su situación. En los últimos tres meses, el investigador se comunicó con ocho personas sobre sus casos y realizó un seguimiento de cuatro de ellos. En todos los casos se vulneró el derecho de protección de los denunciantes.

El denunciante se convierte en el acusado

El 26 de diciembre de 2019, Marwa denunció un supuesto caso de corrupción en el Tribunal Constitucional Supremo ante la Comisión Anticorrupción de Palestina. Solicitó protección profesional y personal, ya que temía ser trasladada de su lugar de trabajo. También quería asegurarse de que nadie manipulara los papeles y archivos que confirman la validez de su denuncia. Marwa era la directora de la oficina del secretario general del tribunal, y en esta oficina suele estar gran parte del material archivado que utilizó en su denuncia.

En la mañana del 29 de diciembre de 2019, Marwa volvió a la Comisión Anticorrupción para confirmar su informe y luego se dirigió a su despacho. Dice: "El Tribunal Constitucional era un caos a mi llegada. Un empleado del departamento de tecnología estaba manipulando mi ordenador. Al final de ese día, el jefe del Tribunal Constitucional emitió la decisión de relevarme de mis funciones como directora de la oficina del secretario general".

Al día siguiente, el presidente del Tribunal Constitucional emitió una orden para trasladar a Marwa a un nuevo puesto en la oficina de registro del tribunal, sin asignarle ninguna tarea. También convocó una comisión de investigación que acusó a Marwa de vulnerar los códigos de conducta profesional y la ética de ocupar un cargo público al filtrar documentos a partes externas.

LEER: La fe y la etnia dictan abiertamente la aplicación selectiva del derecho internacional

Bilal Al-Barghouti es el asesor jurídico de E'tilaf, o la Coalición por la Responsabilidad y la Integridad en Aman, y miembro de Transparencia Internacional. Explica que la formación de comités de investigación para tratar a un empleado sospechoso de malas prácticas dentro de la organización es ilegal, ya que equivale a perseguir a la persona que denuncia el delito.

Más tarde, Marwa obtuvo una orden de protección y, al intentar seguir trabajando con normalidad, descubrió que no se le asignaba ninguna tarea. "Me sentaba en el juzgado, rechazada por otros empleados, y nadie se comunicaba conmigo", relata.

Esta investigación ha revisado todos los informes anuales y trimestrales emitidos por la Comisión Anticorrupción desde 2017 hasta el segundo trimestre de 2021. Señala que se concedieron 23 órdenes de protección de las 66 presentadas desde que se refrendó esta normativa en noviembre de 2019, hasta el segundo trimestre de 2021.

Nota: Las denuncias y los informes de cada año se calculan independientemente de los que se transfieren del año anterior.

Distribución de quejas y denuncias por tipos de corrupción

2017

2018

2019

2020

El primer trimestre de 2021

El segundo trimestre de 2021

La denuncia:

Soborno

Malversación de fondos

Falsificación

Aprovechamiento de un puesto de funcionario

Incumplimiento de la confianza

Negligencia en el cumplimiento de los deberes del cargo

Blanqueo de dinero

Aprovechamiento ilegal

Comercio de divisas

Abuso de autoridad

Nepotismo y favoritismo

No revelar los conflictos de intereses

Obstrucción de la justicia

Malversación de fondos públicos

Incompetencia

Negativa a aplicar una decisión judicial

Al-Barghouti explica que la Convención de las Naciones Unidas (ONU) es el acuerdo internacional más importante contra la corrupción que Palestina adoptó formalmente en 2014. Añade que la convención subraya la importancia de proteger a los denunciantes, los testigos y los expertos. También proporciona los medios y las herramientas que los Estados miembros deben conceder. Además, alienta a los denunciantes e insta a que sean recompensados.

El asesor regional para Oriente Medio y el Norte de África de Transparencia Internacional, Hattar, confirma que la mayoría de los países árabes, incluida Palestina, han ratificado la Convención de la ONU. Esto significa que el Estado debe tomar las medidas adecuadas para modificar su legislación nacional.

El portador del silbato sólo tiene que soplar

Mientras Marwa luchaba a lo largo de su propio viaje de denuncia, Amira Shihadeh experimentaba un destino similar. Su historia comenzó el 7 de septiembre de 2020, cuando decidió testificar sobre la corrupción financiera y administrativa en el consejo del pueblo de Urif, en Nablus, que depende del Ministerio de Administración Local. Llevaba nueve años trabajando allí como contable.

Como ciudadana del pueblo, presentó una denuncia a la Comisión Anticorrupción sobre las vulneraciones cometidas en una licitación para un proyecto de recogida de residuos. La comisión pidió a Amira que testificara en el caso. Efectivamente, dio su testimonio. Amira dice: "Hubo sospechas de manipulación en el procedimiento de licitación, ya que el concurso se adjudicó a un pariente del presidente del consejo por un precio más alto". Amira se opuso a esta licitación desde el principio. El papel de Amira fue simplemente testificar, ya que la Comisión Anticorrupción se enteró del asunto a través de una denuncia anónima.

El testimonio de Amira fue confidencial, y aportó pruebas que demostraban la validez de su testimonio. Poco después, empezó a notar que un coche la seguía hasta su casa y comenzó a recibir llamadas amenazantes.

Amira se preguntó cómo sabía el consejo del pueblo su testimonio, ya que la reunión era confidencial: "Llamé a la Comisión Anticorrupción y les conté lo que estaba pasando. Me aconsejaron que solicitara una orden de protección para poner fin a la presión que estaba sufriendo".

LEER: El derecho a la autodefensa: entre Ucrania y Palestina

Amira obtuvo la orden de protección dos semanas después de presentar su solicitud. Siguió comprometida con su trabajo a pesar de la presión a la que se enfrentaba. A continuación, le sorprendió la decisión de impedirle realizar trabajos de contabilidad en el consejo, y se le pidió que compareciera ante una comisión de investigación interna.

El jefe de la unidad de protección de testigos, denunciantes y expertos de la comisión, Wala'a Abdullah, explica: "La comisión debe considerar que existe una gran posibilidad de que la protección sea necesaria. Si se cumplen las condiciones vinculantes para la decisión de protección, la persona que presenta el caso debe firmar un compromiso que le obliga a ciertas obligaciones, que varían según el caso".

El investigador en derecho constitucional, Muhammad Khader, cree que las condiciones firmadas por los denunciantes para garantizar su protección suelen ser improvisadas. Esta normativa pretende tranquilizar y proteger a los denunciantes, pero las condiciones conducen en cambio a intimidarlos y aterrorizarlos.

Según Al-Barghouti: "Al portador del silbato sólo se le exige que lo haga sonar; de lo contrario, se convierte en una carga para el denunciante. Estas condiciones aterrorizan al denunciante y lo presionan". Al-Barghouti insiste en la necesidad de fomentar la lucha contra la corrupción y la provisión de protección en lugar de imponer condiciones o compromisos a los denunciantes.

En tan solo un año, Amira se convirtió en víctima de la escasa aplicación de los regímenes de protección personal y profesional y fue despedida de su puesto en 2021, el mismo día en que declaró contra el consejo en 2020. Amira comparte su opinión: "Perdí mi trabajo porque dije la verdad, y fui castigada por ello. Nunca más volveré a confiar en las agencias y organizaciones gubernamentales; si me hubiera protegido personalmente, no estaría ahora en este estado."

Negligencia e indiferencia

Yassir Khatatbeh se esfuerza por superar el impacto de su decisión de denunciar hace cuatro años. Yassir, empresario del pueblo de Beit Furik, en Nablus, vive con su familia y se gana la vida a duras penas. Es conocido por decir la verdad. En julio de 2017, Yassir decidió denunciar cuando sospechó que había corrupción en el consejo local de Beit Furik en relación con los acuerdos de suministro de agua al pueblo.

Yassir insistió en presentar la denuncia ante la Comisión Anticorrupción y realizó un seguimiento continuo. También llevó su denuncia a la Oficina de Supervisión Financiera y Administrativa, al Ministerio de Administración Local y a la Secretaría General del Consejo de Ministros. Dice: "Con el tiempo, sentí que la denuncia no les importaba y que no estaban interesados en tomar ninguna medida para detenerla. Dejaron de responder a mis llamadas, y cada vez posponían o cancelaban mis visitas".

No se tomó ninguna medida en relación con la denuncia de Yassir hasta principios de 2018, comenzando con una serie de procedimientos judiciales presentados contra él. Esto ha repercutido en su vida laboral y social, e incluso continúa tras la publicación de esta investigación.

LEER: El Foro Social Mundial y la Agenda de Paz

Yassir no conocía el reglamento de protección de denunciantes y testigos porque su denuncia se presentó antes de que se ratificara este reglamento en 2019. Se presentaron casos de difamación, calumnia e injuria contra Yassir, y fue encarcelado varias veces en relación con los casos. Dice: "Todavía estoy esperando que me informen sobre el reglamento de protección del que no tenía conocimiento". Yassir decidió solicitar protección. Sin embargo, hasta la fecha no ha recibido respuesta y sigue compareciendo ante los tribunales y el sistema judicial. "La no activación de la ley de protección para mí, como ciudadano que denunció incidentes de corrupción, ha causado un sinfín de problemas. La gente tiene miedo de hablar conmigo, y mi trabajo y mis negocios se han visto afectados", expresa.

El jefe de la unidad de protección de testigos, denunciantes y expertos de la comisión, Abdullah, señala que la comisión no puede ofrecer ayuda en casos de difamación y calumnia porque la ley debe seguir su curso. Dado que el expediente de Yassir se remitió al sistema judicial, no se proporcionó protección. El artículo 11 de la Ley de Protección de Denunciantes Nº 7 de 2019 estipula: "La comisión ofrece protección legal a quienes la solicitan frente a la persecución penal como resultado de la denuncia de un delito de corrupción o debido a la testificación en tales casos." Esto demuestra que la comisión tiene la autoridad para evitar la persecución penal de los denunciantes.

El asesor regional de Transparencia Internacional Hattar aclara que la mayoría de los países árabes han ratificado la Convención de la ONU contra la Corrupción. Su aplicación, sin embargo, depende de la capacidad institucional de cada Estado y del principio de separación de poderes y de la independencia del poder judicial. También depende de la existencia de un órgano de control legislativo que supervise la actuación del poder ejecutivo. Esto se suma a la presencia de instituciones independientes dentro del Estado, como los organismos de lucha contra la corrupción o los órganos de vigilancia que pueden trabajar eficazmente sin interferencias políticas. La eficacia de estos organismos suele garantizar la protección de los denunciantes.

Protección condicionada

Yassir no fue el único que tuvo que comparecer ante el sistema judicial por casos de difamación y calumnia; Muhammad Dweikat libró la misma batalla. Muhammad afirma que fue despedido del ayuntamiento de la ciudad de Nablus porque se opuso a las malas prácticas y vulneraciones administrativas y financieras en 2019.

Muhammad se percató de prácticas "poco razonables" durante el año que pasó como miembro electo del consejo municipal. Se enfrentó a sus compañeros por sus errores, pero nada cambió. Presentó quejas a varias entidades hasta que fue despedido del consejo.

"Decidieron despedirme a pesar de haber sido elegido por el pueblo"

Muhammad llevó el asunto a la Comisión Anticorrupción y presentó una denuncia. Cuando se le notificó la primera denuncia presentada por un miembro del consejo contra él por difamación y calumnia, solicitó protección legal.

El 10 de agosto de 2021, se le notificó a Muhammad que se le había denegado la protección. La comisión justificó su decisión afirmando que, al examinar la solicitud, se: "Se comprobó que no se cumplían los criterios para solicitar protección".

Para conceder la protección, deben cumplirse varias condiciones: una de ellas es que el denunciante demuestre "buena fe", y que el proceso de solicitud no se haga para "aprovecharse de cualquier disputa o problema que el solicitante (ya) tenga". También debe haber una: "Causalidad entre el peligro, la protección que se pide de él y el informe que se presentó a la comisión". Abdullah dice: "Deben cumplirse ciertos criterios, entre ellos la presunción de buena fe y la causalidad. La protección se deniega cuando no se cumplen estas condiciones".

Según el investigador en derecho constitucional, Khader: "El denunciante no es un detective y no está obligado a aportar pruebas. Esto no significa que haya que aportar pruebas para denunciar una sospecha de corrupción. Si fuera así, no tendríamos denuncias anónimas en algunos casos".

Hattar afirma que la protección de los denunciantes es responsabilidad del Estado, y que no deben cumplirse condiciones antes de proporcionar la protección necesaria: "Ofrecer protección incentiva a la gente a denunciar la corrupción. En todos los casos, la protección personal es responsabilidad del Estado".

 

Nota: Aunque todas las solicitudes del segundo trimestre de 2021 fueron rechazadas, la comisión concedió protección cautelar a una solicitud.

Muhammad fue arrestado, detenido e interrogado en agosto de 2021. Fue puesto en libertad, pero todavía hay una serie de causas judiciales pendientes contra él. Dice que está pagando el precio por denunciar la corrupción.

El asesor jurídico Al-Barghouti dice que el reglamento de protección emitido en 2019 era un requisito primordial para la coalición Aman, pero lamentablemente: "Hasta la fecha, no ha habido una aplicación real o seria del reglamento". Khader explica que el reglamento debe activarse en lugar de modificarse. Además, las autoridades competentes deben asumir sus responsabilidades y obligaciones para hacer cumplir las órdenes de protección.

Abdullah afirma que el reglamento sobre la protección de denunciantes y testigos es una novedad aprobada en el marco de la Ley Anticorrupción. Esto significa que deben publicarse instrucciones que apoyen la aplicación del reglamento. Desgraciadamente, hasta la fecha no se han dictado instrucciones ni leyes que regulen el reglamento de protección ni el trabajo de la unidad de protección de denunciantes y testigos.

Hace dos años, el presidente palestino Mahmoud Abbas pronunció un discurso durante la ceremonia de apertura de la primera conferencia internacional organizada por la Comisión Anticorrupción. Un vídeo de su discurso circuló por las redes sociales. Las instrucciones eran claras: "Hemos decidido seriamente luchar contra la corrupción. Recibir cualquier mensaje de cualquier persona sobre la corrupción debe ser suficiente para hacer un seguimiento de la A a la Z. No dejéis que el miedo al reproche de la gente os distraiga de cumplir con vuestro deber hacia Dios: la investigación del caso debe seguir su curso y llegar al fiscal y más tarde a los tribunales. Pase lo que pase: Aquí no queremos corrupción".

Marwa Farah

 

 

La orden de protección

"El 29 de diciembre de 2019, tuve el fuerte impulso de denunciar mi sospecha sobre algunas prácticas corruptas. Acudí a la Comisión Anticorrupción y presenté la denuncia y solicité protección al mismo tiempo. Incluí una declaración en la que decía que necesitaba urgentemente protección porque la situación era peligrosa debido a mi delicado puesto de trabajo que ocupo en el Tribunal Constitucional. Me desempeñaba como director de la oficina del secretario general del tribunal. Mi identidad fue revelada mientras presentaba el informe de corrupción, y cuando llegué al Tribunal Constitucional, me di cuenta de que mi identidad había sido revelada y de que había un gran caos en el tribunal. Ese mismo día, el presidente del tribunal emitió una orden para relevarme de mis funciones en la secretaría general. Al día siguiente, es decir, el 30 de diciembre de 2019, se formó una comisión de investigación. Iba a trabajar todos los días sin que se me asignara ninguna tarea porque el jefe del tribunal así lo había decidido. Hasta cierto punto, fui rechazado por los empleados: Nadie me hablaba ni se comunicaba conmigo. Estuve mucho tiempo en el departamento de secretaría hasta que se tomó la decisión de despedirme en torno a junio de 2020."

La decisión de despido"¿Cómo se aplicó la orden de protección? La orden de protección hizo que me despidieran de mi puesto, y ahora no puedo encontrar trabajo porque me convertí en un sospechoso que tiene un expediente con un historial de violaciones de seguridad. Por lo tanto, muchas instituciones se niegan a contratarme. La gran ironía es que durante los dieciséis años que trabajé en el sector público, fui uno de los empleados más competentes y distinguidos cuya integridad era ejemplar. Desempeñaba mis funciones en uno de los puestos más confidenciales y delicados debido a mi competencia, honestidad e integridad. Me despidieron de mi puesto y me dejaron de pagar. Pasé a estar bajo sospecha y la gente tenía miedo de tratar conmigo".

Amira Shihadeh

 

"Uno de los habitantes del pueblo presentó una queja contra el ayuntamiento en relación con una oferta de licitación para un proyecto de gestión de residuos. La licitación estaba manipulada y había algo sospechoso en ella, y yo me opuse desde el principio. Un grupo de aldeanos, básicamente los otros licitadores, presentaron una denuncia al respecto. Presenté mi testimonio en la Comisión Anticorrupción: No fue una decisión; era más bien mi simple deber hacerlo. Era confidencial, y sólo estaban presentes conmigo otras dos personas de la comisión. Me aconsejaron que pidiera protección para frenar las presiones y agresiones que pudieran dirigirse contra mí, así que pedí protección. Me la concedieron al cabo de unas dos semanas. Después no me beneficié en absoluto de ella, sino que se volvió en mi contra. Seguí comprometido con mi trabajo hasta el último momento, a pesar de todas las presiones. El 25 de abril, tras muchas investigaciones y mucha presión, me suspendieron del trabajo en el ayuntamiento de Urif. Después de mi suspensión del trabajo, me pidieron que trabajara en el departamento de almacenamiento para realizar tareas que no están dentro de mi área de experiencia. Esto me perjudicó psicológicamente, y empezaron los problemas de salud como consecuencia de la presión que sufría. Me dijo que podía escribir una carta oficial para quedarme en casa hasta que terminaran la investigación y los procedimientos. Al final, hubo varios comités de investigación con las mismas preguntas, y emitieron las mismas decisiones. Repetían el mismo proceso sólo para presionar, y era humillante. Al cabo de un tiempo, me dijeron que me habían despedido del trabajo. Descubrí que habían celebrado sesiones y emitido decisiones en ausencia, y perdí mi trabajo, mis hijos y mi casa sólo por decir la verdad. Me castigaron porque dije la verdad. Cuando te ofrecen protección, no te sientes nada seguro. Tienes que protegerte por ti mismo. Según mi experiencia, si la gente quiere luchar contra la corrupción, debe hacerlo por sí misma, sobre el terreno, sin la mediación de instituciones o personas".

Yassir Khatatbeh

 

"La idea de denunciar la corrupción me surgió en cuanto me di cuenta de que había sospechas de corrupción en una de las instituciones del Estado. Se trataba de grandes sumas de dinero a cambio de la firma de acuerdos ilegales. La primera detención se produjo un año después, en noviembre de 2020, sobre la base de la demanda presentada por el ayuntamiento alegando que yo estaba arruinando su reputación al hacer circular información falsa sobre él y que no tenía derecho a hacerlo. Demostré ante el tribunal que la información era errónea. Después de esta detención, me di cuenta de que era importante denunciar el asunto a la Comisión Anticorrupción, ya que había oído que la idea de proteger a los denunciantes existe para las personas que presentan denuncias allí. Les hice una visita. Cuando presenté la solicitud, la persona empezó a hacerme preguntas como si me estuvieran investigando. No me tranquilizó ni me dijo que no tuviera miedo ni que me protegerían como denunciante. Al contrario, me dijo que era demasiado problema y me aconsejó que no difundiera la noticia ni dijera nada al respecto. También me preguntó por qué había utilizado mi nombre real al presentar la denuncia.

Incluso después de presentar la solicitud, no obtuve la confirmación de que estaba protegido por la ley sobre los testigos que denuncian la corrupción. El ayuntamiento retiró el caso contra mí a pesar de que la Comisión Anticorrupción no activó la ley sobre testigos y denunciantes ni intervino en mi favor como denunciante de la corrupción que merece protección. La prueba de ello es que incluso ahora sigo luchando contra un caso legal presentado por el municipio de Beit Furik. Incluso después de que se retirara el caso, se me sigue considerando un delincuente a pesar de que no he infringido ninguna ley. El caso demuestra intrínsecamente que no he vulnerado ninguna ley, pero sigo a merced de la cuestión de los derechos públicos. La no activación de la ley sobre los denunciantes en mi caso como ciudadano que denunció la corrupción me llevó a un sinfín de problemas. Por ejemplo, la gente en la calle tiene miedo de hablar conmigo, y mis amigos en Facebook tienen miedo de comentar alguna de mis publicaciones. Evitan interactuar conmigo porque podría meterlos en problemas".

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
Artículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Periodista palestina que reside en Hebrón, Cisjordania. Escribe con frecuencia para Arab Reporters for Investigative Journalism (ARIJ).

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines