Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Puntlandia en transición hacia la democracia: retos y camino a seguir

Una anciana deposita su voto por primera vez en 55 años mientras Puntlandia celebra elecciones al gobierno local en tres distritos de Qardho Eyl y EYL [TPEC].

Como uno de los legados perjudiciales del prolongado conflicto, Somalia lleva más de 20 años atrapada en un círculo vicioso de selección indirecta de representantes y líderes políticos basada en los clanes, tanto a nivel federal como estatal. En el último año, la nación ha estado lidiando con un proceso electoral indirecto a nivel federal empañado por irregularidades de procedimiento, prácticas injustas, tensión política y corrupción. A pesar de este sombrío panorama político de Somalia, en algunas partes del país se han realizado esfuerzos para la transición a la democracia. El Estado de Puntlandia de Somalia, un Estado Miembro Federal semiautónomo en la región nororiental de Somalia, celebró con éxito sus primeras elecciones directas al gobierno local en tres distritos el 25 de octubre de 2021. Supervisé estas elecciones, que fueron declaradas libres y justas por los observadores nacionales e internacionales, y me sentí abrumado por la alegría de ser testigo del éxito de nuestro esfuerzo. La experiencia se apoderó de la imaginación de la nación e infundió un sentimiento de esperanza, un repentino despertar del interés público y la comprensión de que las elecciones directas pacíficas eran factibles en Somalia.

Fui elegido presidente de la tercera Comisión Electoral de Transición de Puntlandia (TPEC), nombrada en agosto de 2019, para coordinar las actividades de democratización y gestionar las primeras elecciones directas de gobierno local de una persona un voto en el Estado. Ha habido dos comisiones electorales anteriores que invirtieron tiempo y recursos en el programa, pero no lograron, por diversas razones, hacer avanzar el proceso. Dirigí la Comisión durante dos años y seis meses y, durante ese periodo, conseguimos no sólo celebrar unas elecciones pacíficas, libres y justas, sino incorporar la democracia y llevarla al corazón del sistema político del Estado de Puntlandia.

Nuestro trabajo comenzó con la creación de un entorno de diálogo, de participación de la comunidad y de las partes interesadas, de consultas y de garantizar la apropiación compartida del proceso y de los resultados. Completamos las leyes, los marcos normativos, las políticas y los procedimientos esenciales para el programa de democratización y el sistema electoral del Estado de Puntlandia. Establecimos normas para las asociaciones políticas y pusimos en marcha un proceso de inspección justo y transparente, una validación y un sistema de registro. Supervisamos la formación efectiva de nueve asociaciones políticas con ideologías, visiones, estrategias y programas políticos divergentes. Gracias a nuestras normas de conducta, trabajo y divulgación, recuperamos la confianza del pueblo somalí y de nuestros socios y donantes internacionales para el desarrollo en el programa de democratización. Y, por último, fuimos pioneros en la celebración de elecciones directas y anticipadas al gobierno local en tres distritos de Qardho, Ufeyn y Eyl, y las celebramos con éxito por primera vez en más de medio siglo.

La característica que define nuestro programa de democratización es la aplicación inequívoca y estricta de nuestras normas de conducta y ética laboral. Hemos establecido relaciones con las distintas partes interesadas basadas en la confianza mutua, el cumplimiento de las leyes, la rendición de cuentas y la transparencia, el reconocimiento de funciones y responsabilidades distintas y el respeto a la posición neutral, imparcial e independiente de la Comisión.

La segunda característica destacable fue la apropiación y el liderazgo locales del proceso, y el reconocimiento de que no nació de la presión de actores externos. Más bien, surgió de la necesidad de un cambio político en el Estado y del atractivo de una cultura política democrática que era un modelo construido en el que los ciudadanos podían elegir a sus líderes políticos en un clima de sana competencia.

La tercera cualidad distintiva de nuestro trabajo está relacionada con nuestro enfoque y compromiso con las partes interesadas y los ciudadanos somalíes. La política inclusiva y la democracia se mencionan casi en todas las prioridades de construcción de la paz y el Estado de Somalia y se convirtieron en el tópico del día para muchos de la élite política y en un eslogan de campaña para todos los que compiten por los puestos presidenciales y de alto nivel en el país.

LEER: La ONU dice que al menos 108 civiles han muerto en ataques aéreos en el Tigray desde principios de año

La Comisión ha adoptado un enfoque más responsable para enmarcar la narrativa de la democratización como la de un proceso de aprendizaje dinámico de introducción, mejora, consolidación y práctica. En mi interacción con los funcionarios del gobierno, los representantes de las asociaciones políticas, los grupos de la sociedad civil y el público, he sostenido que las elecciones directas a los gobiernos locales no eran más que el primer y necesario paso de transición para la democracia en Somalia, pero que no eran suficientes si faltaban las demás dimensiones de la democracia. Por lo tanto, el proceso debe incluir instituciones sólidas del Estado de Derecho, el respeto de los derechos y las libertades individuales, la libertad de los medios de comunicación y el derecho de los ciudadanos a acceder a información veraz.

Tras las elecciones anticipadas de octubre de 2021, el proceso de democratización en Puntlandia ha sido objeto de ataques. Nunca me he mostrado reticente ante los retos a los que nos enfrentábamos ni complaciente con las enormes y complejas tareas de celebrar elecciones democráticas directas en un país que se tambaleaba por el efecto de un conflicto prolongado y para una población que nunca ha conocido las elecciones durante más de medio siglo. El 2 de enero de 2022 dimití de mi cargo de Presidente y miembro de la Comisión a la luz de una serie de retos existenciales y de desacuerdos con el gobierno sobre la gestión del programa de democratización.

En primer lugar, la Comisión sufrió una grave escasez de fondos a pesar de las numerosas peticiones al Gobierno. Por ejemplo, en 2020 sólo recibió del Tesoro alrededor del 16% de su presupuesto asignado, lo que dificultó su capacidad para llevar a cabo sus funciones básicas y sus planes de ampliar su cobertura y su trabajo para los distintos distritos del Estado. He expresado en numerosas ocasiones mi preocupación por el hecho de que la Comisión no pueda funcionar sin un pleno respaldo político y financiero. El gobierno debe ahora aceptar sus fallos en este sentido y autorizar la transferencia oportuna y sin obstáculos de fondos a la Comisión.

En segundo lugar, reconocí que, aunque la democracia encarna una cultura de transparencia y responsabilidad, podría tropezar con un formidable obstáculo si no se sustenta en instituciones eficaces del Estado de Derecho, a saber, un mecanismo judicial independiente con jurisdicción sobre cuestiones constitucionales y disputas electorales. La ausencia de un tribunal constitucional en el Estado de Puntlandia, junto con la expiración del mandato de los jueces del Tribunal Superior de Puntlandia el 15 de agosto de 2021, ha creado un vacío constitucional, legal y judicial y ha dificultado mucho nuestro trabajo para tranquilizar a las asociaciones políticas y a la población. El Gobierno no puede eludir la evidente realidad de este fracaso y la urgente necesidad de nombrar a los jueces del Tribunal Superior de Puntlandia y formar un Tribunal Constitucional.

LEER: Ante una sequía mortal, el difuso discurso electoral de Somalia podría desencadenar conflictos armados

En tercer lugar, la finalización y publicación de los límites de los distritos del Estado fue muy vital para el proceso electoral, en particular para trazar los límites de las circunscripciones, identificar los colegios electorales, registrar a los votantes y resolver las disputas entre los distritos y las comunidades vecinas. La Comisión recibió una serie de quejas sobre los límites por parte de las comunidades de los distritos adyacentes de Qardho y Ufeyn durante las primeras elecciones, lo que sirvió como indicación de que habría un torrente de disputas sobre los límites entre los 50 distritos de Puntlandia una vez que las elecciones se extendieran a todo el Estado. Este trabajo de delimitación de fronteras debe completarse lo antes posible y la información debe ponerse a disposición del público, de modo que se pueda llevar a cabo el trabajo electoral preparatorio para identificar las circunscripciones y resolver cualquier disputa de límites antes de las elecciones.

En cuarto lugar, la reticencia del gobierno a aplicar los resultados de las elecciones de octubre de 2021 y a supervisar el traspaso sin problemas de la administración de los tres distritos a los nuevos miembros del consejo elegidos democráticamente en un plazo de 30 días, tal y como estipula el artículo 43 de la Ley de Gobierno Local de Puntlandia, dañó la confianza en el proceso y se interpretó como un ataque intencionado al programa de democratización del Estado de Puntlandia y un cambio perceptible en la determinación del gobierno de implantar un sistema político de partidos múltiples en el Estado de Puntlandia. Los recientes acontecimientos ocurridos en los distritos de Qardho y Eyl, en los que se intentó frustrar las reuniones de los concejales recién elegidos democráticamente, son muy preocupantes. Es necesario que la población se oponga, con un espíritu de unidad y propósito, a las decisiones y acciones que puedan amenazar nuestra transición a la democracia y el derecho de nuestros funcionarios elegidos a gobernar. El gobierno debe prestar atención a las advertencias y demandas de las asociaciones políticas, las organizaciones de la sociedad civil y el público en general para no retroceder en el programa de democratización. Debe reconducir el proceso y comenzar con el traspaso de poder a los concejales recién elegidos democráticamente de los distritos de Qardho, Ufeyn y Eyl. Además, las organizaciones de la sociedad civil de Puntlandia (OSC) y los actores no estatales deben continuar con su valiosa labor para que la transición hacia la democratización siga avanzando y aumentar sus actividades de seguimiento y observación con el fin de mantener la presión sobre el gobierno para que siga en el camino de la democracia.

Por último, pero no por ello menos importante, las ambiciones políticas del presidente de Puntlandia, Said Abdullahi Deni, de competir en las elecciones presidenciales federales, han afectado negativamente al programa de democratización de Puntlandia y han hecho que el apoyo, la aportación y la atención tan necesarios del gobierno de Puntlandia se desvíen hacia su campaña electoral.

Durante la planificación de las elecciones anticipadas, se recordaron los intentos fallidos de democratización en el pasado porque ciertos grupos políticos no estaban preparados para la transición. Además, había personas poderosas que albergaban opiniones heréticas sobre el programa de democratización y habían invertido intereses privados en el statu quo que mantenía las riendas del poder firmemente en manos de unos pocos. Sin embargo, las reacciones positivas generalizadas y la aceptación pública del proceso reforzaron nuestra determinación de generar confianza en la imparcialidad, la credibilidad y la legitimidad del proceso de democratización y las elecciones de Puntlandia. No podíamos dejar que la premonición del fracaso amortiguara nuestro espíritu y definiera nuestro deseo, capacidad y determinación de tener éxito en nuestra transición a la democracia. No podíamos retrasar o dar marcha atrás en nuestra transición a la democracia fingiendo un modelo de semidemocracia que mantendría a Puntlandia y al resto de Somalia en un estado de derrota perpetua y oportunidades perdidas. La perspectiva de la democracia para Somalia era muy prometedora y teníamos que seguir adelante a toda máquina para celebrar elecciones anticipadas al gobierno local libres y justas, de una persona y un voto, nada menos, nada más, y eso es lo que hicimos el 25 de octubre de 2021.

Los graduados somalíes del programa de becas turco devuelven a su país

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónRegiónReportajes y AnálisisSmall SlidesSomalia

Ex presidente de la Comisión Electoral de Transición de Puntlandia (TPEC), fundador del Instituto SIDRA, ex ministro del Gobierno

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines