Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Mientras "La Françafrique" llega a su fin, Rusia está dispuesta a sustituir a Francia en África Occidental

El presidente francés, Emmanuel Macron (2-R), flanqueado por el presidente de Ghana, Nana Afuko Addo (R), el presidente de Senegal, Macky Sall (2-L), y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel (L), ofrece una rueda de prensa conjunta sobre el compromiso de Francia en la región del Sahel, en el Palacio del Elíseo en París el 17 de febrero de 2022. [IAN LANGSDON/POOL/AFP vía Getty Images]

Finalmente, Francia abandonará Mali, casi una década después de la intervención militar original en 2013. Las repercusiones de esta decisión no se limitarán a esta nación de África Occidental, sino que probablemente se extenderán a toda la región del Sahel; de hecho, a toda África.

La decisión de Francia de poner fin a su presencia militar en Mali -llevada a cabo en dos grandes operaciones militares, la Operación Serval y la Operación Barkhane- fue comunicada por el presidente francés, Emmanuel Macron. "La victoria contra el terror no es posible si no está apoyada por el propio Estado", dijo Macron el 16 de febrero.

El presidente francés calificó a los dirigentes malienses de "fuera de control" y racionalizó su decisión como una medida necesaria, ya que "las fuerzas europeas, francesas e internacionales están viendo medidas que las limitan."

"Dada la situación, dada la ruptura del marco político y militar, no podemos seguir así", añadió Macron.

Macron no engaña a nadie. La intervención militar francesa en Mali se justificó en su momento como parte de los esfuerzos de Francia para derrotar a los "yihadistas" y "terroristas", que se habían apoderado de gran parte de la región norte del país. De hecho, los militantes del norte, en protesta por lo que han descrito como negligencia y marginación del gobierno, se habían apoderado entonces de importantes ciudades, como Kidal y Tombuctú. Pero la historia, como suele ocurrir con las antiguas colonias africanas de Francia, era más compleja.

En un artículo reciente, el New York Times decía que el "poder diplomático" de Francia se basa en tres pilares: "su influencia en sus antiguas colonias africanas, junto con sus armas nucleares y su puesto permanente en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas".

Represión estatal contra los musulmanes en Francia: El derecho internacional lo define como "persecución"

Mali es una de estas "antiguas colonias francesas", situada en gran parte en lo que antes se llamaba "África Occidental Francesa". Mali, que fue un gran reino, conocido como el Imperio Mandinga, fue colonizado por Francia en 1892. Entonces pasó a llamarse Sudán francés. Aunque obtuvo su independencia en 1958, Mali siguió siendo un estado vasallo francés.

Para apreciar la influencia francesa sobre Mali y otros estados de África Occidental mucho después de su independencia, considere que catorce países africanos, incluidos Níger y Senegal, siguen utilizando el franco CFA de África Occidental, un invento monetario francés de 1945, que garantizó que las economías africanas en dificultades siguieran vinculadas a la moneda francesa. Esto ha permitido a París ejercer una enorme influencia sobre varias economías africanas, cuyos recursos se proporcionaron a sus antiguos colonizadores a precios competitivos.

No es de extrañar que Francia asumiera el liderazgo en la "liberación" de Mali en 2013. De este modo, Francia pudo reconfigurar los ejércitos y la política de la región para que quedaran bajo el control directo de Francia, que se presentó como el salvador de África Occidental frente al terrorismo. Chad, Nigeria, Burkina Faso, Senegal y Togo participaron en la operación dirigida por Francia, en la que también participaron las Naciones Unidas y varias potencias occidentales.

Un hombre ondea una bandera rusa durante la celebración de la victoria 126 de Adwa, en la plaza Menelik en Addis Abeba, Etiopía, el 02 de marzo de 2022 [AMANUEL SILESHI/AFP vía Getty Images].

La llegada de soldados franceses a la región del Sahel pretendía subrayar la importancia, si no la indispensabilidad, de Francia para la seguridad de África, especialmente en un momento en que África era, una vez más, un espacio disputado que atraía a las antiguas potencias coloniales del continente y también a nuevos actores políticos: Rusia, China, Alemania y Turquía, entre otros.

Sin embargo, para la población de Mali, la intervención no hizo más que prolongar su miseria. La "Operación Serval", que debía durar unas pocas semanas, se prolongó durante años, en medio de luchas políticas en Bamako, el empeoramiento de la seguridad en todo el país, el aumento de la corrupción y la profundización de la pobreza. Aunque en un principio fueron bien recibidos, al menos públicamente por algunos en el sur del país, los militares franceses se convirtieron rápidamente en una carga, asociada a los políticos corruptos de Mali, que arrendaban alegremente los recursos del país a cambio del apoyo francés.

La luna de miel ha terminado. El 31 de enero, el gobierno maliense ordenó al embajador francés que abandonara el país.

Aunque Macron prometió que su retirada militar se realizará de forma gradual en base al propio esquema de Francia, los dirigentes malienses, el 17 de febrero, exigieron una retirada francesa inmediata e incondicional. París sigue insistiendo en que su decisión de Mali no es una derrota y que no puede compararse con la caótica retirada de Estados Unidos de Afganistán el pasado agosto, pero todo indica que Francia está siendo, efectivamente, expulsada de una de sus más preciadas "esferas de influencia". Teniendo en cuenta que un escenario similar está actualmente en curso en la República Centroafricana (RCA), las concesiones geopolíticas de Francia en África pueden calificarse acertadamente de inéditas.

Elecciones francesas: Los musulmanes de Francia luchan contra los líderes islamófobos

Mientras que los países occidentales, junto con algunos gobiernos africanos, advierten que el vacío de seguridad creado por la retirada francesa será aprovechado por los militantes de Mali, Bamako afirma que tales preocupaciones son infundadas, argumentando que la presencia militar francesa ha exasperado -en lugar de mejorar- la inseguridad del país.

El particular paralelismo entre Mali y la RCA se vuelve aún más interesante si tenemos en cuenta los informes oficiales y de los medios de comunicación que sugieren que las dos naciones africanas están sustituyendo a los soldados franceses por los rusos, acentuando aún más el rápido cambio geopolítico en el continente.

Aunque Macron sigue argumentando que el cambio está inducido principalmente por las propias prioridades estratégicas de su país, ni la evidencia sobre el terreno, ni los propios medios de comunicación de Francia parecen creer tales afirmaciones. "Es un final poco glorioso para una intervención armada que comenzó con euforia y que termina, nueve años después, con un telón de fondo de crisis", escribió Le Monde el 17 de febrero.

Lo cierto es que en Mali y en toda África Occidental se está produciendo un acontecimiento que sacude la tierra y que marca el inicio, como argumentaba el NY Times, de los "capítulos finales de 'la Françafrique'", la centenaria dominación francesa sobre su 'esfera de influencia' en el África rica en recursos.

Aunque "la Françafrique" posiblemente esté llegando a su fin, la pugna geopolítica en África no hace más que calentarse. Aunque algunas potencias se beneficiarán y otras perderán, es poco probable que las poblaciones de África Occidental obtengan muchos beneficios de la "lucha" por los recursos de la región. Atrapados entre las élites corruptas y las codiciosas potencias mundiales, los países africanos no disfrutarán pronto de una verdadera seguridad o prosperidad económica.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaFranciaMaliRegiónRusia
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines