Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Represión estatal contra los musulmanes en Francia: El derecho internacional lo define como "persecución"

Una toalla de playa con la frase "No a la islamofobia" escrita con los colores de la bandera francesa reposa en la arena de una 'playa' creada por los manifestantes frente a la Embajada de Francia en Londres el 25 de agosto de 2016, durante una "Wear what you want beach party" para manifestarse contra la prohibición de los burkinis en las playas francesas y para mostrar su solidaridad con las mujeres musulmanas [JUSTIN TALLIS/AFP vía Getty Images].

A finales de 2020, la decisión del gobierno francés de disolver por decreto dos de las ONG musulmanas más destacadas y respetadas del país, Baraka City, y el CCIF (Colectivo contra la Islamofobia en Francia), conmocionó a los musulmanes franceses y europeos. Aunque se desconocía en ese momento, esta decisión iba a ser la salva de apertura de una represión draconiana contra los musulmanes y la sociedad civil musulmana en Francia.

Dos años después, el mes pasado, el ministro del Interior de Francia anunció que iba a prohibir dos organizaciones de solidaridad con Palestina -Palestina Vaincra (Palestina Ganará) y el Comité de Acción Palestina- a petición del presidente francés, Emmanuel Macron.

Son los últimos ejemplos de la represión patrocinada por el Estado contra el islam y los musulmanes que se ha acelerado bajo la presidencia de Macron. Un total de 718 organizaciones musulmanas han sido cerradas o disueltas por el Estado francés (incluyendo escuelas, mezquitas y negocios). Se han confiscado propiedades por valor de 46.000.000 de euros (51.089.670 dólares), lo que indica la estricta restricción del derecho de los musulmanes a los bienes.

¿Hasta qué punto es draconiana la represión de los musulmanes en Francia y qué dice de la República fundada en el principio de libertad e igualdad? Según CAGE, una organización independiente de defensa de los derechos humanos que trata de empoderar a las comunidades afectadas por las políticas de la Guerra contra el Terrorismo en todo el mundo, se ajusta a la definición de "persecución" según el derecho internacional, tal y como se establece en el artículo 7 del Estatuto de Roma.

La sorprendente conclusión fue hecha por CAGE en su último informe: "Estamos empezando a sembrar el terror": La persecución estatal de los musulmanes en Francia". Para dar cuenta del recrudecimiento de la islamofobia que recorre la sociedad francesa, el informe examina en detalle las numerosas políticas dirigidas a los musulmanes, la historia colonial del país, así como los fundamentos ideológicos de la República.

A propósito de la laicidad, el informe explica que se trata de una forma de laicismo "excluyente", única en Europa e incluso en el mundo. El modelo francés está concebido para excluir enérgicamente del ámbito político cualquier atisbo de religión. Aunque se organizó durante su fundación en oposición a la Iglesia católica, el grueso de la hostilidad del Estado, bajo el dogma de la laicidad, se dirige ahora al Islam y a las instituciones musulmanas.

LEER: El primer ministro francés se aleja de la legitimidad internacional para Palestina

Explicando los defectos subyacentes del sistema francés que han convertido a los musulmanes en un blanco fácil, CAGE examinó la posición de las minorías dentro de la República Francesa. A diferencia de la mayoría de las democracias liberales que reconocen las "minorías" nacionales cuando se trata de comunidades con grupos lingüísticos, culturales, étnicos o religiosos entre sus naciones, la República Francesa no reconoce la existencia política y jurídica de las minorías en su territorio.

La consecuencia de este no reconocimiento es la ausencia de una defensa jurídica normativa contra la "tiranía mayoritaria", dice el CAGE. La protección jurídica de las minorías sirve de baluarte contra la supresión de grupos minoritarios. Francia exige a sus súbditos coloniales que se "franciscanicen", que abandonen su identidad para integrarse en la comunidad francesa.

"La vida de los musulmanes en Francia en los últimos 5 años ha sido una serie de injusticias ardientes y amargas indignidades", dice el informe, citando una larga lista de medidas draconianas que incluyen la disolución de organizaciones musulmanas, una serie de leyes dirigidas a los musulmanes, como la prohibición del hiyab. El cercenamiento de las libertades civiles de los musulmanes, según el informe, se produce en el marco de un discurso político "cargado de desprecio hacia los musulmanes".

A través de un análisis del actual marco jurídico y ejecutivo francés, y de la información recabada de la propia comunidad musulmana francesa, el informe demuestra cómo los musulmanes de Francia están siendo objeto de una persecución dirigida por el Estado a escala industrial.

El motor de la persecución estatal de los musulmanes es la política de "obstrucción sistemática", en virtud de la cual las organizaciones y empresas musulmanas son incluidas en una lista negra secreta y sometidas a una estricta vigilancia. Destacadas organizaciones de defensa de los musulmanes han sido tratadas como delincuentes organizados y disueltas por orden del gobierno. Se han cerrado cientos de establecimientos, incluidas mezquitas y escuelas musulmanas, y, en lo que, según la CAGE, sólo puede considerarse una extorsión patrocinada por el Estado, se han confiscado millones de euros. El Estado ha instalado "células" en todo el país para aplicar su política draconiana, creando un "completo aparato de acoso que vigila y ataca a las instituciones musulmanas".

De manera alarmante, el gobierno de Macron ha tratado de promover y exportar la represión estatal de Francia contra los musulmanes a los países vecinos. "Si no se les pone freno, los gobiernos de todo el continente copiarán las lecciones de la Francia de Macron, y tratarán de utilizar a la minoría musulmana como medio para adquirir un poder centralizado para sofocar la disidencia y liquidar a los enemigos políticos", dice el CAGE. Al parecer, Francia ya colabora estrechamente con Bélgica, Austria y Dinamarca en materia de lucha contra el extremismo y el terrorismo, y ejerce presión diplomática sobre las instituciones europeas para impedir la promoción de la libertad religiosa.

Elecciones francesas: Los musulmanes de Francia luchan contra los líderes islamófobos

El CAGE advierte sobre la narrativa global contra la radicalización. Desde el ataque terrorista del 11-S, los gobiernos de todo el mundo han instituido políticas represivas a una escala que antes se creía inconcebible, en nombre de la lucha contra el "terrorismo" y el "extremismo". Muchos de estos gobiernos, desde el Partido Comunista de China hasta las democracias liberales de Occidente, emplean un lenguaje familiar de "terroristas" musulmanes y "extremistas" latentes, y los Estados han recurrido a menudo a sus propias historias culturales y a su vocabulario específico para ayudar a consolidar y normalizar sus políticas.

En lo que ya es un discurso demasiado familiar, el "islamismo", el "islam político", el "extremismo", el "islam radical" y la "radicalización" se han utilizado como intentos de distracción lingüística, dice el CAGE, que cuando se operativizan en la política, apuntan a creencias musulmanas normativas generalizadas. En el pánico moral creado por este discurso, dejarse crecer la barba, rezar o aumentar la religiosidad durante el mes de Ramadán se consideran "señales débiles" (es decir, signos tempranos) de "radicalización".

Estos términos son amorfos y maleables, y cambian para adaptarse a las necesidades del superestado que se erige a lomos de la "guerra contra el terror", argumenta CAGE. "Hoy pueden ser los musulmanes, una comunidad minoritaria improvisada y sin derechos, pero mañana será cualquier sector de la sociedad que plantee un desafío organizativo o ideológico".

En sus recomendaciones, el informe hace un llamamiento a las organizaciones y actores internacionales, especialmente a los europeos, para que presionen al gobierno francés y a sus respectivos gobiernos y contribuyan a crear el espacio necesario para que los musulmanes franceses hagan valer sus propias reivindicaciones.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaFranciaOriente MedioRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines