Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La doble moral en la información sobre los refugiados ucranianos pone de manifiesto el sesgo eurocéntrico

Vista de una estación de tren mientras la gente que quiere ir a Kiev desde Kramatorsk, en la región de Donbas, sigue esperando, tras la intervención militar de Rusia en Ucrania, el 25 de febrero de 2022 en Kramatorsk, Ucrania [Aytaç Ünal / Agencia Anadolu].

Desde la tragedia de la guerra en Ucrania, más de medio millón de personas en el país han huido en busca de un santuario seguro, ya que los países acogen a los refugiados en la seguridad, y con razón. Sin embargo, en la información sobre esta tragedia se ha observado un doble rasero y un sesgo eurocéntrico que hace que un grupo de vidas humanas tenga más valor que otras, que sufren conflictos en países como Siria, Irak, Afganistán y Palestina.

"Este no es un lugar, con todo el respeto, como Irak o Afganistán, que ha visto el conflicto arrasado durante décadas", declaró en directo Charlie D'Agata, corresponsal de la CBS en Kiev. D'Agata no se detuvo ahí. Continuó diciendo: "Ya sabes, esta es una ciudad relativamente civilizada, relativamente europea -tengo que elegir esas palabras con cuidado, también- donde no esperarías eso o esperar que vaya a suceder".

Como reportero que ha cubierto las guerras y su impacto humano en los refugiados a lo largo de los años, me sorprendió escuchar que las vidas de los habitantes de países como Afganistán, Irak y los refugiados de Oriente Medio se desvalorizan de esta manera. ¿Qué hace que los refugiados de los países que D'Agata declaró sean menos civilizados que los que huyen de Ucrania?

A pesar de que los comentarios de D'Agata han sido denunciados, y de que emitió una rápida disculpa, la parcialidad y los elementos racistas al describir a los refugiados no se detuvieron en sus comentarios. De hecho, reporteros de otros medios de comunicación dijeron cosas igual de ofensivas.

En el Telegraph, por ejemplo, Daniel Hannan escribió: "Se parecen tanto a nosotros. Eso es lo que lo hace tan chocante. La guerra ya no es algo que se le impone a poblaciones empobrecidas y remotas. Le puede pasar a cualquiera", escribió. Estos comentarios transmiten el mensaje de que cualquier refugiado de origen no blanco o procedente de Siria, Afganistán, Palestina, Nigeria, Irak, Yemen y otros innumerables países está simplemente "acostumbrado" al conflicto y a la guerra porque lleva años sucediendo, cuando en realidad es igual de doloroso, igual de duro.

La cobertura de la crisis de los refugiados en Ucrania es "racista": caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Fue incluso decepcionante ver a un presentador de Al Jazeera expresando su opinión al respecto: "No se trata obviamente de refugiados que intentan huir de zonas de Oriente Medio", e incluso a un reportero de ITV News afirmando que "ahora les ha ocurrido lo impensable, y esto no es una nación en desarrollo, del Tercer Mundo, es Europa". La cantidad de rabia y de ojos en blanco que hice al escuchar todos estos comentarios me hizo pensar también en lo importante que es tener diversidad en las propias redacciones, para que la gente pueda aportar otras perspectivas y hacer ver que este tipo de declaraciones pueden ser extremadamente perjudiciales.

No son sólo algunos medios de comunicación los que perpetúan la idea de que los refugiados que vienen de Europa son más importantes que otros refugiados que han sufrido en todo el mundo: los primeros ministros también están transmitiendo sus opiniones.

El Primer Ministro búlgaro es un ejemplo de ello, ya que ha declarado que, los refugiados ucranianos son "inteligentes, están educados... Esta no es la ola de refugiados a la que estábamos acostumbrados, gente de la que no estábamos seguros de su identidad, gente con pasados poco claros, que podrían haber sido incluso terroristas". La, falta de empatía por los refugiados que se enfrentan a conflictos en otras partes del mundo es evidente en su declaración, y muestra claramente lo insensibles que son algunas personas con autoridad al sufrimiento humano global.

LEER: El afloramiento de la discriminación

Putin ha lanzado ataques en el pasado que han causado un dolor insoportable a los refugiados de Siria, que se enfrentan a desplazamientos masivos, muertes y traumas, pero no vimos el nivel de atención de los medios de comunicación como ahora. ¿Dónde está la empatía, la compasión y la atención de los medios de comunicación en países como Yemen, Palestina, Afganistán e Irak? Se resta importancia al sufrimiento de los refugiados de estos países y casi se hace ver que sus vidas no son tan importantes en comparación con las de los que huyen de Ucrania. Cuando la realidad es que todas las víctimas de la guerra, independientemente de su procedencia o de su aspecto, deberían tener la misma importancia.

Hay que acabar con la deshumanización de las personas de color, de las que proceden de países que no son occidentales. Hay algunos medios de comunicación que están haciendo un buen trabajo al informar de manera justa e imparcial sobre la crisis de los refugiados. Pero, en el caso de las redacciones que han perpetuado una retórica tan ofensiva, hay que hacer más para mejorar el futuro de la construcción de una sociedad más amplia y unida, que valore a cada persona como un ser humano.

El derecho a la autodefensa: entre Ucrania y Palestina

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaRegiónRusiaUcrania
Show Comments

Periodista, autora y escritora galardonada. Tasnim es también embajadora de la Federación para la Paz Universal.

Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines