Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Ucrania nos recuerda que no debemos confiar en Occidente ni renunciar al desarrollo nuclear

Manifestantes durante una protesta contra la invasión rusa de Ucrania frente a la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, Estados Unidos, el 27 de febrero de 2022 [Ismail Ferdous/Bloomberg vía Getty Images].

El anuncio esta semana de la enmienda constitucional que permite a Bielorrusia albergar armas nucleares rusas tras un controvertido referéndum, podría hacer que el país tenga armas de destrucción masiva en su territorio por primera vez desde la caída de la Unión Soviética. Esto se produce después de que el presidente ruso Vladimir Putin ordenara que las fuerzas de disuasión nuclear de su país se pusieran en alerta máxima, lo que hace temer una nueva Guerra Fría, ya que el conflicto en Ucrania no muestra signos de disminuir.

El acontecimiento de Bielorrusia no sólo supone el regreso de las armas nucleares al primer plano de los retos de la seguridad internacional, sino que también ofrece nuevas perspectivas sobre Ucrania y su desarme nuclear a la luz de la invasión rusa "a gran escala" y su posible resultado. Sudáfrica sigue siendo el único país que ha construido y luego renunciado a sus propias armas nucleares; Ucrania, Bielorrusia y Kazajstán heredaron su arsenal nuclear de la Unión Soviética. Como segunda república soviética más poderosa después de Rusia, Ucrania llegó a tener el tercer mayor arsenal de armas nucleares del mundo: aproximadamente 5.000 ojivas, tanto tácticas como estratégicas, con Moscú en posesión de sus códigos y su sistema de mando y control.

Con el Memorando de Budapest, firmado en 1994, los tres países llegaron a un acuerdo con Estados Unidos, Rusia y Gran Bretaña, por el que se les ofrecían garantías de seguridad y soberanía a cambio de renunciar a sus armas nucleares y adherirse al Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares (TNP). Los tres signatarios con armas nucleares se comprometieron a "respetar la independencia y la soberanía y las fronteras existentes de Ucrania" y a "abstenerse de la amenaza o el uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de Ucrania". Sin embargo, parece que Ucrania se ha convertido en una cuestión de interés estratégico y de honor nacional para Rusia, con Putin acusado de querer restaurar su imperio.

OPINIÓN: Si Ucrania puede tener una brigada internacional, ¿por qué no pueden Palestina y Siria?

Según el embajador alemán en Kiev, el Memorando de Budapest no es jurídicamente vinculante. La vehemente oposición de Moscú a la expansión de la OTAN hacia el este, que comprensiblemente percibe como una amenaza a la seguridad (la OTAN ya tiene sus propios acuerdos de reparto nuclear), impulsa su política hacia Ucrania y significa que el nuevo conflicto siempre fue una posibilidad. De hecho, la anexión de Crimea por parte de Rusia en 2014 podría hacer que el acuerdo fuera totalmente ineficaz. Sin embargo, es el incumplimiento de las promesas de Estados Unidos, sin duda espoleado por la ampliación de la alianza de la OTAN en las últimas dos décadas, lo que sugiere que los países occidentales, especialmente Estados Unidos, son aliados poco fiables y no se puede confiar en ellos.

Rusia VS la OTAN: Ucrania, el gas, el Mar de la Muerte... - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente]

Estados Unidos tiene forma en este sentido. Vimos, por ejemplo, cómo traicionó al pueblo de Irak durante y después de los levantamientos de 1991; cómo abandonó al gobierno afgano ante la toma del poder por los talibanes; cómo dejó de apoyar a los grupos armados de la oposición en Siria; y cómo ha traicionado a los kurdos en numerosas ocasiones. De hecho, la forma en que Estados Unidos, bajo el mandato del presidente Donald Trump, dio la espalda a sus aliados kurdos sirios hizo temer a los ucranianos que fueran los siguientes en sufrir un destino similar.

Armado con sanciones antirrusas y suministros de armas occidentales, el ejército ucraniano -que incluye elementos neonazis- ha descubierto que está realmente solo cuando se trata de resistir a su vecino más grande y poderoso. Sólo podemos imaginar el profundo pesar que debe sentir Kiev por haber entregado sus armas nucleares gratuitamente, por así decirlo. Este sentimiento fue transmitido por el ex ministro de Defensa de Ucrania, Andriy Zahorodniuk, quien fue citado a principios de este mes por el New York Times diciendo: "Cedimos la capacidad [nuclear] a cambio de nada. Ahora, cada vez que alguien nos ofrece firmar una tira de papel, la respuesta es: 'Muchas gracias'. Ya tuvimos uno de esos hace tiempo'".

Ucrania se ha convertido en la última prueba de la locura estratégica del desarme nuclear. La continua vulneración de su soberanía está siendo presenciada por estados que ya poseen armas nucleares -Corea del Norte, Pakistán, India e Israel-, así como por aquellos estados que dudan de la eficacia de la "disuasión ampliada" ofrecida por Estados Unidos, como Taiwán, Corea del Sur y Japón. Mientras tanto, Irán, que puede o no estar desarrollando armas nucleares, se mantiene al margen.

El dilema de Europa sobre el conflicto entre Rusia y Ucrania: Atrapada entre los intereses económicos y la guerra

Antes de Ucrania, por supuesto, estaba Libia. En 2003, el destino del Irak de Saddam Hussein (que había detenido su programa de armas nucleares) hizo que el libio Muammar Gaddafi renunciara al programa de armas nucleares de su país a cambio de abrirse a Occidente. Esto, por supuesto, resultó ser un error, y condujo a la intervención militar de la OTAN en Libia y al brutal asesinato de su líder.

Con la atención internacional centrada en Ucrania, se especula con la posibilidad de que China invada Taiwán, sobre todo teniendo en cuenta la falta de compromiso de Estados Unidos con la soberanía de este último país. Taiwán también podría lamentar algún día haber abandonado su programa nuclear en la década de 1970 bajo la presión de Washington.

Si los responsables políticos ucranianos hubieran prestado atención a John Mearsheimer, teórico de las relaciones internacionales y defensor de las armas nucleares como elemento de disuasión. En 1993, un año antes de que Kiev renunciara a sus armas de destrucción masiva, argumentó a favor de una Ucrania con armas nucleares.

"Es imperativo mantener la paz entre Rusia y Ucrania", explicó Mearsheimer. "Eso significa asegurar que los rusos, que tienen una historia de malas relaciones con Ucrania, no se muevan para reconquistarla. Ucrania no puede defenderse de una Rusia con armas nucleares con armas convencionales, y ningún estado, incluido Estados Unidos, va a ofrecerle una garantía de seguridad significativa. Las armas nucleares ucranianas son el único elemento disuasorio fiable frente a la agresión rusa".

Irán también tiene un historial considerable de ser traicionado por Occidente, y se ha acostumbrado a desconfiar de Estados Unidos y sus garantías. El líder supremo, el ayatolá Sayyid Alí Jamenei, dijo esta semana que culpaba de la crisis ucraniana a la política provocadora de Washington en la región. "Los Estados que dependen del apoyo de Estados Unidos y de las potencias occidentales deben saber que no pueden confiar en esos países", insistió.

LEER: La guerra contra Siria envalentonó a Rusia y su implacable ataque a los civiles en Ucrania

En el Líbano, el líder de Hezbolá, Sayyid Hassan Nasrallah, también opinó recientemente que lo que está ocurriendo en Ucrania "es el destino de aquellos que entregan sus armas y confían en garantías vacías".

Aunque se han producido algunos avances en relación con las conversaciones de Viena sobre el programa nuclear del propio Irán, parece poco probable que se vuelva al acuerdo de 2015 (el Plan de Acción Integral Conjunto) del que Estados Unidos se retiró unilateralmente en 2018. La crisis ucraniana podría aumentar la influencia de Irán a medida que las conversaciones se acercan a la línea de meta con cuestiones aún no resueltas. Suponiendo que Irán desarrolle, de hecho, armas nucleares, Mearsheimer opina que "traería estabilidad a la región, porque las armas nucleares son armas de paz", en el sentido de que su eficacia reside en su no utilización.

Es cada vez más evidente que si hemos de aprender algo de la invasión rusa de Ucrania, es que renunciar a las armas nucleares y confiar en las garantías de seguridad occidentales en su lugar es una combinación mortal que se suma a una importante responsabilidad de seguridad nacional para cualquier Estado que adopte esa política. Nadie puede decir que no fue advertido.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaRegiónRusiaUcrania

Omar tiene un máster en Seguridad Internacional y Gobernanza Global por la Universidad de Londres, Birkbeck. Ha viajado por todo Oriente Próximo, incluso estudiando árabe en Egipto como parte de su licenciatura. Sus intereses incluyen la política, la historia y la religión de la región MENA.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines