Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La agresión de Putin sería imposible sin que EE.UU. creara un mundo seguro para la autocracia

Militares ucranianos cerca de un vehículo blindado de transporte de personal BTR-3 en el noroeste de Kiev el 24 de febrero de 2022. - El ejército ucraniano dice que se está luchando por una base aérea cerca de Kiev el 24 de febrero de 2022 [DANIEL LEAL/AFP via Getty Images].

He estado observando el desarrollo de las crisis entre Rusia y Ucrania mientras leía el nuevo libro de Ben Rhodes, "After the Fall: Being American in the World We've Made". Es una lectura fascinante y esencial para cualquiera que quiera comprender mejor la agresión rusa y, en general, el aumento del autoritarismo en todo el mundo.

¿Por qué la democracia está en retroceso y la autocracia en ascenso? ¿Y por qué ahora? Es una pregunta que desconcierta a muchos y se ha convertido en un tema de muchos libros recientes. En su búsqueda de una respuesta, Rhodes, ex redactor de discursos de la Casa Blanca que fue asesor adjunto de Seguridad Nacional del presidente estadounidense Barack Obama entre 2009 y 2017, viaja por todo el mundo entrevistando a disidentes que luchan contra la marea del autoritarismo. Observa la situación de sociedades frágiles en las que la batalla entre la democracia y la autocracia ha cobrado protagonismo en los últimos años, incluyendo países como Hungría, Rusia, Myanmar y el país que menos se esperaría en un libro sobre el auge del autoritarismo, Estados Unidos. En cada uno de estos países, la democracia ha retrocedido, si no ha sido eliminada por completo.

El libro, sin embargo, podría haber incluido fácilmente las muchas docenas de otros estados que están experimentando un descenso similar hacia la democracia antiliberal. India, por ejemplo. Bajo el gobierno del BJP de extrema derecha, la larga tradición democrática del país ha retrocedido para dar paso a una fea forma de nacionalismo profundamente hostil hacia los musulmanes.

En cada uno de los casos, hay un patrón familiar, un libro de jugadas autoritario si se quiere, que se despliega magistralmente para convertir las democracias en autocracias. Sus principales características son el fomento de un sentimiento de victimismo eterno; la promoción del nacionalismo étnico de sangre y suelo; el rechazo a la sociedad civil y a la globalización; el aprovechamiento de la auténtica indignación de la gente por los excesos de la globalización y la desigualdad; el ataque diario y la deshumanización del otro, que en la mayoría de los casos es musulmán.

LEER: La crisis de Ucrania y sus implicaciones para los países árabes

Con el libro de jugadas a mano para consolidar el deslizamiento hacia el autoritarismo, todo lo que se necesita es que un demagogo como Donald Trump, el israelí Benjamin Netanyahu, el indio Narendra Modi y el saudí Mohammed Bin Salman, empleen hábilmente las técnicas y ofrezcan un sentido de pertenencia y se presenten como los protectores del pueblo.

Como sugiere el subtítulo del libro -Ser americano en el mundo que hemos hecho- el pecado original del actual retroceso de la democracia está en la puerta de Estados Unidos. Como única superpotencia tras el colapso de la Unión Soviética en 1991, el comportamiento de Estados Unidos ha sido el factor más crucial de este fenómeno creciente. El propio Rhodes subraya poderosamente el giro autoritario de Estados Unidos al revelar que la administración de Donald Trump había contratado a una agencia de inteligencia privada israelí para orquestar una campaña de "operaciones sucias" contra él y otros altos miembros del equipo de Obama. Los agentes israelíes apuntaron específicamente a Rhodes. La idea, aparentemente, era desprestigiar a Rhodes y a sus colegas como corruptos para desacreditar el acuerdo nuclear con Irán.

Para Rhodes, la vena autoritaria de Trump no es, sin embargo, la causa del descenso de Estados Unidos, sino un síntoma de una parte mucho más fea de la democracia estadounidense. Rhodes se esfuerza por explicar esto. Sitúa el descenso en los atentados del 11-S, seguidos de la invasión de Irak, en busca de unas inexistentes armas de destrucción masiva. Ambos "resquebrajaron la fachada de que las élites de Estados Unidos sabían lo que estaban haciendo" y pusieron en duda "por qué los estadounidenses eran los administradores del orden mundial". A la colosal mala gestión de Irak -y, posteriormente, de Afganistán- le siguió la crisis financiera mundial de 2008, desencadenada por los préstamos abusivos de los bancos estadounidenses. La confianza que quedaba en el sistema mundial liderado por Estados Unidos se hizo añicos. Países de toda Europa y de otros lugares se vieron expuestos a los excesos de la globalización como nunca antes lo habían estado. La desigualdad alcanzó los peores niveles de la historia reciente. La gran mayoría se vio abandonada y defraudada por sus gobiernos, mientras las élites ricas eran rescatadas.

El presidente ruso Vladimir Putin ha reconocido dos territorios escindidos en el este de Ucrania - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Estos acontecimientos sísmicos se produjeron en el marco de una cultura de incumplimiento de las normas internacionales por parte de Estados Unidos y sus aliados. Esto socavó la legitimidad del llamado "orden internacional liberal" basado en normas, instaurado por Estados Unidos tras la Segunda Guerra Mundial.

En resumen, el orden internacional establecido por los aliados vencedores fijó el marco de las normas políticas y económicas liberales. Se plasman en una red de organizaciones y reglamentos internacionales como la ONU, el Fondo Monetario Internacional y otras instituciones multinacionales. Las reglas son definidas y aplicadas por las naciones más poderosas, generalmente Estados Unidos. La idea, al menos en teoría, era acabar con los sistemas globales de la era de los imperios y el colonialismo, en los que el ganador se lo lleva todo, y establecer uno nuevo en el que todas las naciones pudieran prosperar a través del libre comercio mundial bajo un paraguas de seguridad proporcionado por Estados Unidos.

El lento pero inevitable desmantelamiento de este sistema ha sido el acontecimiento más crítico y el más importante de las últimas dos décadas. Sólo hay que ver la forma en que Estados Unidos y sus aliados occidentales han consentido la actual ocupación y toma de posesión de Palestina por parte de Israel para ver cómo el llamado orden liberal basado en normas ha sido socavado por los mismos que dicen ser su protector. ¿Por qué personas como Modi y Putin respetarían las legítimas reivindicaciones territoriales de otros en la Cachemira ocupada o en Ucrania, si la anexión por parte de Israel de los Altos del Golán, Jerusalén y Cisjordania recibe el sello de aprobación de Estados Unidos? ¿Por qué habrían de preocuparse los autócratas y dictadores de Oriente Medio y de otros lugares por los derechos humanos, cuando Estados Unidos está dispuesto a aceptar las prácticas de apartheid de su principal aliado, Israel?

LEER: No a la guerra en Ucrania

En lugar de crear un mundo "seguro para la democracia", como señaló el presidente estadounidense Woodrow Wilson en los albores del siglo XX, que puso a Estados Unidos en su camino de celo misionero en defensa del internacionalismo liberal, sus desastrosas políticas en Oriente Medio y en todo el mundo han creado, en cambio, un mundo seguro para la autocracia. No hay ningún incentivo para que personas como Mohammed bin Salman, el egipcio Abdul Fateh Al- Sisi, Putin, el húngaro Victor Orban o cualquier otro autócrata quieran jugar con las reglas. La indulgencia de Estados Unidos con el incumplimiento de las normas por parte de sus aliados ha invertido la estructura de incentivos del sistema mundial, en la que vale la pena ser un infractor de las normas en el sistema internacional, y mucho menos ser castigado.

Tal vez el mayor regalo de Estados Unidos a los autócratas sea una versión de un Estado en el que, como dice Rhodes, "la maquinaria del gobierno ha sido rediseñada para luchar en una guerra interminable dentro y fuera del país". La guerra contra el terrorismo permitió la instalación de una infraestructura altamente segurizada y un discurso profundamente racista para que Estados Unidos se embarcara en sus dos décadas de guerras aparentemente interminables. En todo el mundo, los autócratas explotan la amenaza del "terrorismo musulmán" para justificar los graves abusos de los derechos humanos y subvertir la democracia. Ni que decir tiene que el alarmismo sobre el terrorismo y las teorías conspirativas sobre la "sharia progresiva" han echado raíces profundas en la cultura y la sociedad, no sólo en Estados Unidos, sino también en todo el mundo.

Personajes como el presidente chino Xi Jinping han adoptado el modelo de la guerra contra el terrorismo de Estados Unidos, al igual que muchos regímenes de Oriente Medio. En 2014, cuando los terroristas uigures se cobraron decenas de vidas en el territorio autónomo de Xinjiang, los medios de comunicación estatales se refirieron a los atentados como el "11-S de China". Xi instó a los funcionarios chinos a seguir el guión estadounidense posterior al 11-S, poniendo en marcha una represión que acabaría con un millón de uigures arrojados a campos de concentración.

Es una de las ironías de la historia que la incompetencia y, algunos dirían, la arrogancia de Estados Unidos en las últimas dos décadas se haya convertido en el centro de la historia sobre el retroceso de la democracia y el ascenso de la autocracia. Sin embargo, esa es la realidad. Tal vez estemos en el crepúsculo de la democracia, como algunos han sugerido. La pregunta para Estados Unidos es: ¿puede el país más poderoso de la historia, fundado sobre la idea de la libertad y la igualdad, frenar el deslizamiento hacia un mundo hecho para la autocracia?

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaRegiónRusiaUcrania

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines