Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Mensajes de los drones de Hezbolá

Una imagen tomada el 22 de mayo de 2020 muestra un dron militar en el hito conmemorativo de Hezbolá en el bastión de la colina de Mleeta, construido en 2010 para conmemorar la retirada de Israel del país, cerca de la localidad libanesa de Jarjoua, al sur del país [JOSEPH EID/AFP vía Getty Images].

Por segunda vez en 24 horas, Israel anunció que había derribado un dron que cruzó su espacio aéreo desde las fronteras libanesas. ¿Estamos ante una nueva etapa de escalada entre Hezbolá e Israel o se trata simplemente de que Hezbolá muestra el nuevo poder que su Secretario General, Hassan Nasrallah, mencionó hace unos días cuando dijo que el grupo tenía la capacidad de producir drones y que varios de sus misiles se han vuelto precisos y exactos? Esto demuestra el fracaso de los esfuerzos de Israel por impedir que Hezbolá obtenga armamento nuevo y avanzado.

Sin embargo, resulta irónico que esto ocurra en un momento en el que se ha hablado mucho en Israel de que el enviado especial de Estados Unidos, Amos Hochstein, está cerca de resolver el conflicto entre Líbano e Israel en relación con la demarcación de las fronteras marítimas proponiendo una solución práctica, estipulando que las empresas internacionales vuelvan a explorar el petróleo en la zona en disputa y que se repartan los ingresos entre los dos países tras su extracción. También propuso nombrar un mediador aceptado por ambas partes para supervisar la operación. Por desgracia, la información relativa a la demarcación de las fronteras marítimas procede principalmente de fuentes israelíes, ya que los comentarios de Líbano sobre este tema, tanto oficialmente como en los medios de comunicación, carecen de transparencia y son ambiguos, además de estar sujetos a afirmaciones contradictorias y conflictivas según la parte de la que procedan y según los intereses de uno u otro partido político.

También resulta extraño que los intentos de Hezbolá por demostrar sus nuevas capacidades militares se produzcan a la luz de las conversaciones sobre que las partes en las negociaciones nucleares de Viena están cerca de acordar la vuelta al acuerdo nuclear de 2015 con Irán, con pequeñas modificaciones. Esto plantea la pregunta: ¿Qué sentido tienen ahora los mensajes de los drones?

LEER: Irán y sus armas

La explicación de Israel sobre lo que está ocurriendo es que Hezbolá, como siempre, intenta poner a prueba la preparación de Israel y la rapidez de su respuesta operativa. Israel también cree que Hezbolá quiere demostrar que realmente posee nuevas capacidades y que los drones que utiliza actualmente para el reconocimiento pueden ser armados en el próximo enfrentamiento, haciendo que la próxima guerra sea drásticamente diferente a las anteriores. También, que Hezbolá quiere enviar un mensaje a los israelíes, especialmente dado el silencio israelí, al menos oficialmente, sobre la reciente revelación de Nasrallah de las nuevas capacidades militares de su grupo, por lo que lanzó dos drones en menos de 24 horas desde el Líbano para decírselo a los israelíes: Debéis tomaros en serio las palabras del Secretario General del grupo, porque realmente perturbamos la seguridad de vuestros residentes en el norte cuando queremos y obligamos a vuestro ejército a aumentar su nivel de preparación en las fronteras del norte. A decir verdad, esto entra dentro de la guerra psicológica que Hezbolá domina. Además, tanto Hezbolá como Israel comprenden que ni el momento ni las condiciones son propicios para provocar una escalada de seguridad en las fronteras y que cualquier acción de este tipo sería suicida. Lo último que el pueblo libanés puede soportar hoy en día es un nuevo enfrentamiento militar con Israel, dadas las terribles condiciones en las que vive actualmente.

A pesar de ello, los drones son también un mensaje dirigido al interior de Líbano y a los opositores de Hezbolá, que últimamente se han mostrado más críticos con el grupo y lo han acusado de ser responsable del colapso económico que sufre Líbano por proteger el sistema político corrupto y la gran crisis que provocó con los países del Golfo. Hezbolá quiere recordar a todo el mundo que no sólo determina la política exterior de Líbano, marca la línea que debe seguir el gobierno libanés y controla sus decisiones, sino que también traza la estrategia de Líbano en las fronteras del sur y puede imponer nuevas reglas en el próximo enfrentamiento militar.

La forma en que Israel ha tratado las amenazas de Hezbolá recientemente recuerda a la forma en que trató las amenazas de Hamás en Gaza, ya que Israel es muy consciente de que Hezbolá no puede actualmente implicarse en una confrontación militar contra él y de que no le interesa al grupo provocar una escalada de seguridad que obstaculice los esfuerzos realizados por Estados Unidos, relacionados con la resolución del conflicto de la demarcación marítima. También es consciente de que Hezbolá quiere que estos esfuerzos tengan éxito, dada la gran necesidad que tiene Líbano de los futuros ingresos del gas. Así es como Israel es consciente de que, a pesar de sus constantes amenazas a Israel, a Hamás no le conviene entrar en una nueva ronda de enfrentamientos con Israel, después de las facilidades que Israel ha ofrecido a los residentes de Gaza y de la necesidad de Hamás de reconstruir Gaza y reconstruir su poder militar.

LEER: Hezbolá puede convertir sus cohetes en misiles de precisión y fabricar drones, afirma Nasrallah

En otras palabras, Israel cuenta con la gran crisis económica que están sufriendo actualmente el pueblo libanés y la población de Gaza para que actúe como elemento de disuasión frente a peligrosos reveses de seguridad con Líbano y Gaza. Esta confianza es muy arriesgada porque quienes controlan la fuerza militar de Hezbolá y Hamás no son necesariamente partidos locales, sino su patrocinador regional, Irán, y porque los intereses de la población de Líbano y Gaza no son los únicos factores que controlan el estado de guerra y paz.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Araby Al-Jadeed el 22 de febrero de 2022

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónLíbanoOriente MedioRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines