Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La extinción de la OLP, si los palestinos lo permiten

El presidente palestino Mahmoud Abbas (C) asiste a una reunión del Consejo Central de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) en Ramallah, Cisjordania, el 6 de febrero de 2022. [Presidencia Palestina - Agencia Anadolu]

La situación en Palestina empeora cada día. Pero no sólo por los crímenes israelíes contra los palestinos, incluido el jeque Jarrah, sino por el comportamiento de los ahora autoproclamados dirigentes palestinos en Ramala. Una cuestión de pocos días ha separado la reunión ilegítima del Consejo Central Palestino y el más reciente anuncio de que la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) es ahora una unidad bajo el Estado de Palestina.

Digo la "autoproclamada dirección" porque ninguna de las instituciones palestinas dependientes de la OLP tiene legitimidad y, por tanto, la dirección de estas instituciones es ilegítima. Mahmoud Abbas se considera el Presidente de Palestina, el Presidente del Comité Ejecutivo de la OLP y el Presidente de la Autoridad Palestina. También se considera el Presidente de Fatah y el Presidente del Estado de Palestina. La última elección en la que participó para desempeñar cualquiera de estas funciones fue en 2005, cuando fue elegido Presidente de la Autoridad Palestina. Ningún partidario de la democracia puede considerar a Abbas un líder legítimo 17 años después de su elección.

En enero del año pasado, Abbas emitió un decreto de elecciones, preparando el terreno para las elecciones del Consejo Legislativo Palestino (CLP), seguidas de las elecciones para la Oficina del Presidente de Palestina, y luego la "finalización" del Consejo Nacional Palestino (CNP), el Parlamento para 14 millones de palestinos en todo el mundo.

El PNC nunca ha visto elecciones de sus miembros y rara vez se ha reunido desde su primera reunión en Jerusalén en 1964, cuando estaba formado por 422 representantes. Se celebró durante la época en que se luchaba por la liberación de Palestina y no se podían celebrar elecciones. En su reunión más reciente, en 2018, vio aumentar su número hasta unos 700, aunque cuesta encontrar los nombres de los miembros actuales. Las escenas en la televisión desde Ramallah, cuando se empujaron diferentes listas a la mesa alta y se agregaron personas para reemplazar a los miembros que habían fallecido o no estaban bien, fueron caóticas y vergonzosas.

En esta misma reunión, el PNC delegó sus poderes en el Consejo Central Palestino (PCC), más pequeño. Un órgano más pequeño, que debía estar formado por 60 miembros pero que ahora son más de 120. Abbas lo convocó para que se reuniera los días 5 y 6 de febrero, lo que provocó la protesta de los palestinos cuando quedó claro que el verdadero objetivo de su celebración era sustituir a los miembros del Comité Ejecutivo, que habían fallecido o dimitido, y, de forma extraña e ilegítima, nombrar a un nuevo portavoz del PNC. Digo "extrañamente", porque el PCC no puede elegir ni nombrar al Presidente de la PNC, ni a quienes le rodean en el comité que dirige la PNC.

LEER: El presidente palestino sigue los pasos de los dictadores árabes

Varias facciones palestinas, como Hamás, la Yihad Islámica y el FPLP, la Iniciativa Nacional Palestina, boicotearon la reunión. Además, personas clave, como la ex miembro de la CE, Hanan Ashrawi, y el ex vicepresidente del PLC, Hassan Khreisha, también boicotearon la reunión. Al día siguiente, Israel asesinó a 3 miembros de las Brigadas de los Mártires de Al-Aqsa a plena luz del día en Nablus. Los palestinos olieron a chamusquina, ya que muchos creen que esto no podría haber ocurrido sin la cooperación en materia de seguridad entre las fuerzas de seguridad de la AP y el ejército israelí.

La declaración final del PCC no se publicó hasta pasadas 24 horas. Irónicamente, quizás, contenía la decisión de suspender la cooperación en materia de seguridad con Israel.

Es legítimo preguntarse: ¿Qué pretenden Abbas y los dirigentes de Ramala?

Es importante, en mi opinión, volver a otro incidente que enfureció a los palestinos, el de la reunión que tuvo lugar en Tel Aviv en casa del ministro de Defensa israelí, Benny Gantz, a la que asistieron por parte palestina Mahmud Abbas y el ahora nuevo miembro del CE de la OLP, Hussein Al Sheikh, que se cree que es la persona que se está alineando para heredar los distintos cargos de Abbas.

Los informes de la reunión estaban en los extremos opuestos del espectro, dependiendo de a quién se crea. Si se cree a Al Sheikh, se trata de una reunión heroica por parte de los dirigentes y que la situación política ha mejorado. Sin embargo, si se cree a la parte israelí, la reunión consistió en aliviar las restricciones económicas a los palestinos y en conceder reagrupaciones familiares a los palestinos que algunos llevan esperando muchos años. También se alega que los palestinos acordaron detener, o dejar en un segundo plano, los casos que se están presentando ante la Corte Penal Internacional contra dirigentes israelíes, incluido el propio Gantz.

Hagámonos la siguiente pregunta: ¿Habría recibido Gantz a Abbas e intercambiado regalos con él en su casa -construida sobre las ruinas de una aldea palestina- si este último supervisara la elaboración de un expediente sobre Gantz que podría dar lugar a su comparecencia ante La Haya?

Como dije en un artículo reciente, Abbas cree que puede seguir tomando a los palestinos por tontos. Pues bien, ya no.

Los palestinos se están organizando, no sólo para llamar la atención del mundo sobre los crímenes israelíes, sino para deshacerse de la dirección ilegítima de Ramallah, que, por sí misma, no sólo está poniendo en gran riesgo la causa palestina, sino que también está trabajando para hacer de la OLP una organización extinta.

Este último ataque a la OLP, el de nombrarla una unidad bajo el Estado de Palestina, acaba efectivamente con su papel como el perro superior, el paraguas de los palestinos, no sólo en la Palestina histórica sino en todo el mundo. ¿Cómo puede el Estado de Palestina, que Abbas define como en las líneas de 1967 de las que es presidente, tener como una de sus unidades a la OLP, que representa a todos los palestinos del mundo? Parece que Abbas está empeñado en acabar con el papel de la OLP, pero también en mantener su PNC y su PCC y su CE como instrumentos para utilizarlos cuando crea que sirve de algo.

También parece que Abbas se ha vendido completamente a los israelíes. En el pasado, se reunió con su homólogo, el Primer Ministro de Israel; ahora se reúne con el ministro de guerra (defensa) y con el responsable de innumerables muertes y de la horrenda destrucción de Gaza, especialmente en 2014. El primer ministro extremista de Israel, Naftali Bennett, ha declarado que no habrá Estado palestino y que no se reunirá con Abbas cara a cara ni reiniciará las negociaciones.

LEER: La crisis sanitaria en Gaza exige una acción inmediata para aliviar un sufrimiento innecesario

Al cooperar con el Estado del Apartheid, al tiempo que pide a la comunidad mundial que lo sancione por sus políticas y al mantener cálidas reuniones con criminales de guerra israelíes, Abbas está aceptando que la cuestión palestina es una cuestión interna de Israel, y no una cuestión mundial. Esto se produce en un momento en el que informe tras informe califica a Israel de Estado de apartheid, y la gente de todo el mundo se solidariza con los palestinos.

Abbas y quienes le rodean son ahora cómplices, no sólo de la cooperación en materia de seguridad, sino de entregar Palestina a los israelíes en bandeja y aceptar el autogobierno sobre las zonas de 1967, o partes de ellas.

El pueblo palestino lo rechaza e insiste en reconstruir la OLP. Recuerden lo que significa la L en OLP: Liberación, no Lealtad al ocupante. Los recientes movimientos para formar una coalición que exija la reconstrucción de la OLP a través de las elecciones en el PNC están cobrando fuerza y la decisión de unificar la OLP será nuestra punta de lanza. Los palestinos no pueden quedarse sentados y dejar que un grupo de vendidos acepte la derrota ante el Estado colonialista del Apartheid. Sólo se representan a sí mismos y ahora deben irse.

Mientras que las iniciativas para reconstruir la OLP han insistido en preservar el organismo como único representante de los palestinos en lugar de crear una alternativa, este movimiento puede ser el punto de inflexión que ponga todas las opciones sobre la mesa.

Si la elección es liderazgo o Palestina, parece que, para el Liderazgo, es el liderazgo; sin embargo, para los palestinos, no hay elección: es Palestina.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

El profesor Kamel Hawwash es un académico palestino británico de ingeniería con sede en la Universidad de Birmingham. Es comentarista de asuntos de Oriente Medio, vicepresidente del Consejo Británico de Política Palestina (BPPC) y miembro del Comité Ejecutivo de la Campaña de Solidaridad con Palestina (PSC) y ... escribe aquí a título personal.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines