Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Putin quiere dar marcha atrás y debe ser frenado

El presidente ruso Vladimir Putin en Moscú, Rusia, el 19 de enero de 2022 [Presidencia iraní - Agencia Anadolu].

Desde que el ex oficial del KGB Vladimir Putin subió al poder en Rusia en 2000, ha soñado con recrear la Unión Soviética con su influencia política y militar, y su rivalidad con Estados Unidos. Se esfuerza por devolver a Rusia las antiguas repúblicas soviéticas independientes bajo su dominio. Para ello, pretende ampliar su área de influencia en Asia Central, donde muchos gobernantes son leales a -y agentes de- Rusia. Las revoluciones de hace casi veinte años en Georgia, Ucrania y Kirguistán hicieron que sus pueblos se levantaran contra lo que seguían siendo básicamente dictaduras comunistas en todo menos en el nombre.

A los ojos de Putin, Estados Unidos estaba detrás de estas revoluciones y fue el primer país en reconocer los nuevos regímenes, seguido por muchos países europeos cuyos intereses están vinculados a los de Estados Unidos. Muchos intelectuales, pensadores y centros de investigación estaban de acuerdo, el más destacado de los cuales era el Centro Albert Einstein de Estados Unidos, fundado por Gene Sharp, un destacado agente de la CIA. Sharp sugirió con firmeza que la estrategia de las llamadas "revoluciones de colores" estaba dirigida por Estados Unidos a través de la sociedad civil y las organizaciones internacionales de derechos humanos, así como de las ONG, para deshacerse de las dictaduras de forma relativamente pacífica.

El líder ruso no aceptó las revoluciones en los antiguos Estados soviéticos, especialmente tras la adhesión a la UE y a la OTAN de los países de Europa del Este que antes estaban en el campo comunista. Putin apoyó a los separatistas de los antiguos países soviéticos vecinos de Rusia para desestabilizarlos, con leales rusos dispuestos a ser reclutados para sustituir a los gobiernos prooccidentales. Tuvo éxito en lugares como Georgia, Ucrania y las antiguas repúblicas del Cáucaso, que ambicionaban entrar en la UE y la OTAN. Para Moscú, esto es una línea roja, y una amenaza potencial para la seguridad nacional de Rusia.

LEER: ¿Conseguirán Xi y Putin crear una nueva era?

En 2008, las fuerzas rusas entraron en Georgia y amenazaron con ocupar la capital en un intento de impedir su ingreso en la OTAN. Parece que a Putin le sorprendió la débil respuesta internacional a esta flagrante agresión; se limitó a condenas y exigencias de retirada de las tropas rusas. Esto le abrió el apetito para repetir la jugada en Crimea en 2014, que invadió y ocupó, junto con el este de Ucrania y el puerto del Mar Negro de Sebastopol; fueron anexionados a la Federación Rusa. De nuevo, la respuesta internacional fue débil. Ahora Putin quiere engullir el resto de Ucrania.

Ucrania es una democracia leal a Occidente, pero Putin quiere dar marcha atrás y devolverla a la esfera de influencia de Moscú. Más de 100.000 soldados rusos se acumulan ahora en la frontera entre Rusia y Ucrania. La amenaza de invasión es real, a pesar de los desmentidos de Putin.

Mientras los líderes occidentales tratan de hacer retroceder a Rusia, Putin, al parecer, está dejando claro que quiere garantías de seguridad vinculantes de Occidente que incluyan el compromiso de retirar las fuerzas de la OTAN de Europa del Este y de no aceptar el ingreso de Ucrania en la organización. Se trata de una promesa similar a la que, al parecer, hizo el ex presidente estadounidense George Bush padre a su homólogo ruso Mijail Gorbachov. Sin embargo, los estadounidenses lo niegan y señalan que en aquel momento, tras la disolución de la Unión Soviética, Gorbachov estaba roto y derrotado; es imposible que el derrotado dicte las condiciones al vencedor.

Sin embargo, el arrogante Putin se muestra desafiante e intenta chantajear e intimidar a Occidente, como si hubiera conseguido una gran victoria militar y quisiera que los líderes occidentales se sometieran a sus exigencias. Su último comportamiento extraño ignoró por completo el protocolo oficial cuando se reunió con el presidente francés Emmanuel Macron, con los dos hombres sentados en extremos opuestos de una mesa muy larga, como si Macron fuera un peticionario en la corte del zar Putin, en lugar de estar uno al lado del otro como hombres de igual categoría. Los rusos explicaron esto diciendo que Macron se negó a hacer una prueba Covid, mientras que Putin simplemente quería dar la impresión de que él era de mayor importancia y el presidente francés debía cumplir con sus condiciones.

Parece que las amenazas de Putin con respecto al gas que tarda en exportar, especialmente a los países europeos que dependen de él, han dado resultado. Occidente sigue estando en su salsa, relativamente, aunque a costa de Ucrania. A pesar de las correspondientes amenazas de Occidente a Putin y de las contundentes palabras del presidente estadounidense Joe Biden -lo calificó de "asesino" en uno de sus discursos- y de un rechazo categórico a las exigencias de Rusia, las conversaciones sobre el incumplimiento de las condiciones de Ucrania para ingresar en la OTAN sugieren que Washington está dando marcha atrás en su apoyo a Kiev. Parece que Biden está dando marcha atrás para evitar una confrontación con Rusia antes de que sea demasiado tarde. Lo está haciendo bien si la afirmación del periódico británico Daily Mail y del alemán Der Spiegel, que citan a un funcionario de la inteligencia estadounidense de que el día límite es el 16 de febrero, es exacta.

Estados Unidos ha ordenado la retirada casi completa de sus tropas restantes de Ucrania, donde están entrenando a las fuerzas ucranianas, para redistribuirlas en otros lugares. La explicación un tanto ingenua del portavoz del Pentágono, John Kirby, fue que "este reposicionamiento no significa un cambio en nuestra determinación de apoyar a las Fuerzas Armadas de Ucrania, sino que proporcionará flexibilidad para asegurar a los aliados y disuadir la agresión".

LEER: ¿Puede Qatar salvar a Europa de un frío invierno en caso de una guerra entre Rusia y Ucrania?

Alemania siguió su ejemplo al abandonar de hecho a Ucrania cuando se negó a enviar armas a este país, y en cambio se contentó con enviar cascos mientras se oponía a la idea de que entrara en la OTAN. Macron siguió a su humillación en Moscú con el anuncio de su deseo de una mayor comunicación y entendimiento con Putin. La retirada gradual pero sistemática de Occidente de una confrontación con Rusia está en marcha. China, por su parte, ha anunciado una asociación global y sin fronteras con Moscú.

Cabe señalar que en 1994 Estados Unidos, Gran Bretaña y Rusia firmaron el Memorando de Budapest, en el que Moscú ofrecía garantías sobre el uso de la fuerza contra Ucrania, Bielorrusia y Kazajstán a condición de que estos países renunciaran a su opción nuclear. El zorro de la inteligencia Putin rompió estas garantías cuando ocupó y anexionó Crimea.

La posición débil y las vacilaciones de Occidente ante un Putin beligerante ponen de manifiesto la falta de compromiso serio para defender a un aliado, incluso cuando éste vuelve a la esfera de influencia rusa. Esto es en sí mismo un reconocimiento occidental del derecho permanente de Rusia a expandirse con el pretexto de la "seguridad nacional". Los efectos de esto más allá pueden verse con la participación de Rusia en Siria.

Las perspectivas futuras podrían ser peores que las de renunciar a Ucrania, y Putin se volverá más codicioso. Seguirá la misma estrategia con otros países geográficamente cercanos. Sus pueblos esperan con inquietud un destino desconocido, por lo que si Estados Unidos quiere conservar su credibilidad ante sus aliados, Washington debe ser firme y decisivo con Rusia. El dicho de que "los que están cubiertos por Estados Unidos están expuestos" suena a verdad; hay que frenar a Putin.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEEUUEuropa y RusiaOrganizaciones InternacionalesOriente MedioOTANRegiónRusiaSmall SlidesUcrania

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines