Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La crisis sanitaria en Gaza exige una acción inmediata para aliviar un sufrimiento innecesario

Un paciente anciano recibe tratamiento de diálisis renal en Gaza el 20 de agosto de 2020 [Ali Jadallah/Anadolu Agency].

Amal Lubbad, de once años, estaba sumida en sus pensamientos cuando me reuní con ella en lo que se ha convertido en su segundo hogar, el hospital Al-Shifa de la ciudad de Gaza. Era su tercera visita al hospital esta semana. Hace cinco años, a Amal le diagnosticaron una insuficiencia renal que le obliga a someterse a diálisis. Un trasplante de riñón le salvaría la vida.

Me saludó con una sonrisa que enmascaraba el considerable dolor que define su pasado, su presente y su futuro. La máquina de diálisis a la que suele estar conectada durante horas se ha estropeado. Las piezas necesarias para mantenerla no están disponibles en la asediada Franja de Gaza. Las autoridades de ocupación israelíes no permiten que se importen los repuestos y equipos necesarios, por lo que la salud de Amal ha empeorado considerablemente. El trasplante de riñón se necesita ahora con urgencia; ya no puede permitirse esperar.

Las máquinas de diálisis estropeadas y la escasez de medicamentos y tratamientos adecuados amenazan la vida de casi 600 pacientes renales palestinos en la Franja de Gaza. Amal no es la única que espera un trasplante; sentado a su lado estaba Abu Ali, de 70 años, que apenas podía hablar. También él estaba sentado en una silla de diálisis, con las manos temblorosas. La enfermera observaba la máquina de diálisis con ansiedad, temiendo que se estropeara y dejara de funcionar. Pasó una hora y seguía funcionando, pero el nivel de estrés de todos seguía aumentando: Abu Ali necesita tres horas de diálisis al día. Su hijo mayor, Ibrahim, le acompaña a sus sesiones en Al-Shifa, y a veces le ofrece comida o conversación para intentar distraer a su padre. Ibrahim me habló de un día en que la máquina de diálisis se estropeó a mitad de la sesión, lo que les obligó a esperar un día entero hasta que la máquina fue revisada y reparada. Todas las máquinas de diálisis son viejas, me dijo Ibrahim, lo que hace que el tratamiento sea más doloroso para los pacientes, pero no hay otra opción en Gaza.

LEER: Israel y el genocidio silencioso de niños palestinos

El bloqueo de Gaza, dirigido por Israel, afecta a todos los aspectos de la vida en el hospital: desde los medicamentos hasta el material médico desechable; desde las piezas de repuesto hasta la electricidad para que las máquinas sigan funcionando; desde el combustible para los generadores de emergencia durante los cortes de electricidad hasta las piezas de repuesto para los propios generadores, que también se averían con frecuencia. Los pacientes renales siguen sufriendo todo esto, incluida la escasez de jeringuillas con medicamentos anticoagulantes, que tampoco están disponibles con frecuencia debido al bloqueo. La tasa de desempleo excepcionalmente alta en Gaza hace que sea muy difícil para las familias permitirse un tratamiento costoso, como la diálisis tres veces por semana.

Si se considera que los pacientes están por encima de los limitados recursos de Al-Shifa y del resto del sistema sanitario de Gaza, es poco probable que obtengan el permiso de las autoridades de ocupación israelíes para abandonar el territorio asediado y recibir tratamiento en otro lugar, suponiendo, por supuesto, que puedan permitirse ir en cualquier caso. Los que tienen la suerte de conseguir un permiso de viaje de los israelíes suelen ser los más enfermos, por lo que el viaje en sí suele poner en peligro su vida.

No son sólo las máquinas de diálisis las que necesitan mantenimiento y piezas de repuesto prohibidas por el bloqueo; muchos otros equipos médicos se encuentran en una situación de precariedad similar tanto en los hospitales y centros médicos gubernamentales como en los privados. Las solicitudes de repuestos presentadas por el Ministerio de Sanidad palestino suelen ser rechazadas por Israel.

Ibrahim Abbas es el director de la unidad de imágenes médicas del Hospital Al-Shifa. Afirmó que las prohibiciones de importación y de viaje impuestas por Israel están bien documentadas y deben presentarse a la Organización Mundial de la Salud y a los grupos de derechos humanos. Explicó que la crisis médica de Gaza se debe a la intención deliberada del Estado de ocupación de paralizar el sector sanitario del enclave costero.

LEER: Desde Tantura hasta el Naqab, la lista de vergüenzas de Israel queda al descubierto

El Director General del Hospital Al-Shifa, Medhat Abbas, habló en una reciente rueda de prensa sobre la difícil situación sanitaria y subrayó la urgente necesidad de introducir nuevos dispositivos médicos en los hospitales de Gaza ante la propagación de la última mutación del coronavirus. Las salas de cuidados intensivos carecen de ventiladores y están limitadas para tratar a pacientes con enfermedades y dolencias graves. La vida de los pacientes está en riesgo todo el tiempo. Los peligros físicos y psicológicos les rodean por todas partes.

En la sala de pulmón del hospital, me detuvo un anciano tumbado en una cama en un rincón. Apenas podía respirar. También padece hipertensión y diabetes. "Mi tratamiento no existe", dijo con amargura. "Eso es lo que me dijo el especialista".

Muchos médicos tienen dificultades para diagnosticar con precisión a sus pacientes debido a la falta de equipos de diagnóstico adecuados. A pesar de la presencia de profesionales médicos especializados en Gaza, el uso prolongado y creciente de los dispositivos disponibles aumenta la posibilidad de que fallen por exceso de uso, lo que dificulta aún más el diagnóstico de los pacientes y la prescripción del tratamiento. Es un círculo vicioso y mortal.

Según el Dr. Abdel Nasser Sobh, coordinador del sector sanitario de la Organización Mundial de la Salud, la propagación de la última mutación del Covid-19 ha hecho que el sistema sanitario de Gaza, ya sobrecargado y desgastado, se deteriore aún más. Es necesaria la intervención inmediata y urgente de la comunidad internacional y de las instituciones humanitarias y médicas. La coordinación con los israelíes sobre los pasos fronterizos y la entrada de suministros médicos lleva mucho tiempo y conlleva el riesgo muy real de que simplemente se nieguen a permitir la entrada en Gaza de los suministros que se necesitan desesperadamente, con las inevitables consecuencias nefastas que ello conlleva. La crisis sanitaria en Gaza es crítica y, al igual que la pequeña Amal, exige una acción inmediata y vital para aliviar el sufrimiento y la muerte innecesarios.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónFranja de GazaIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines