Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Bin Salman está devolviendo a Arabia Saudí a los tiempos de la ignorancia

El príncipe heredero saudí Mohammed bin Salman en Riad, Arabia Saudí, el 30 de octubre de 2021 [Corte Real de Arabia Saudí/Agencia Anadolu].

Imagino que pocos musulmanes habrían deseado que Arabia Saudí se "modernizara" y llegara a la situación en la que se encuentra hoy en cuanto a cambio de identidad y cultura. La tierra de las Dos Sagradas Mezquitas de La Meca y Madinah va camino de convertirse en un Estado laico, en el que se celebran festivales de arte con todo su desenfreno y vergüenza, y las actrices y cantantes aparecen con ropa reveladora. Es como si se hubiera retrocedido en la historia a la era preislámica de la ignorancia; como si no se hubiera revelado ningún Mensaje Divino en esta tierra, y no se hubiera enviado ningún Mensajero guiado por la Divinidad de entre sus gentes. Después de haber sido guiada de la oscuridad a la luz, Arabia está siendo llevada de nuevo a la oscuridad.

Es verdaderamente triste ver lo que está sucediendo hoy en el país del sello de los profetas, el Profeta Muhammad, la paz y las bendiciones sean con él, bajo el pretexto del "entretenimiento". El príncipe heredero saudí Mohammed Bin Salman ha establecido lo que se llama la "autoridad del entretenimiento" y ha confiado su presidencia a Turki Al-Sheikh. El príncipe ha dado su aprobación oficial a la corrupción, la inmoralidad y el pecado en el país, sin preocuparse por el estatus espiritual de Arabia Saudí en los corazones de los dos mil millones de musulmanes del mundo que sueñan con ir a realizar allí las peregrinaciones del Hayy y la Umrah.

LEER: Arabia adquiere el 5% de las empresas de juegos Capcom y Nexon valoradas en 1.000 millones de dólares

Es una dolorosa ironía que Bin Salman y Al-Sheikh desciendan de los fundadores del primer Estado saudí a mediados del siglo XIX, el príncipe Muhammad Bin Saud y el jeque Muhammad Bin Abdul Wahhab, el fundador del movimiento wahabí que Arabia Saudí ha tratado de extender por todo el mundo. Los jeques wahabíes consideraban no creyentes a quienes no abrazaban su escuela de pensamiento y crearon el Comité para la Promoción de la Virtud y la Prevención del Vicio, que continuó siendo una poderosa autoridad en el país hasta que Bin Salman se convirtió en príncipe heredero. Ha debilitado el comité y lo ha sustituido básicamente por la "autoridad del entretenimiento" para satisfacer y convencer a Occidente de que es un hombre "civilizado". Está sustituyendo la cultura de su país por lo que pasa por cultura en Occidente con la esperanza de heredar el trono de su padre. El príncipe quiere acercarse a los poderosos occidentales para que le den las llaves del reino, pero olvida que el verdadero poder está en manos del Todopoderoso.

Protesta contra el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammad bin Salman Al-Saud, en la Oficina del Primer Ministro en Londres, Reino Unido, el 7 de marzo de 2018 [Tayfun Salcı/Anadolu Agency].

La elección de Turki Al-Sheikh para dirigir la llamada autoridad del entretenimiento no fue una decisión al azar, sino que fue elegida con cuidado y astucia. Bin Salman lo eligió precisamente porque es descendiente directo de Bin Abdul Wahhab, que juró lealtad a Muhammad Bin Saud, mientras que éste se comprometió a difundir el wahabismo. Los dos hombres cooperaron en la reforma religiosa, lo que dio lugar a la estabilidad del reino y al establecimiento del primer Estado saudí, que terminó en 1818 debido a las campañas otomanas que se lanzaron en la península arábiga. Sin embargo, menos de cinco años después, el príncipe Turki Bin Abdullah consiguió recuperar el territorio y establecer el segundo estado saudí, con Riad como capital, que siguió el mismo planteamiento que su predecesor y se basó en los mismos pilares hasta que se derrumbó en 1891.

Entonces, el rey Abdulaziz Bin Abdul Rahman Bin Saud escribió una nueva página en la historia saudí al reconquistar Riad en 1902. Este fue un momento decisivo porque unificó la mayor parte de las regiones de la península arábiga gracias a la capacidad de liderazgo del rey Abdulaziz y a la explotación de sus recursos naturales en años posteriores, cuando estableció el tercer estado saudí. Éste pasó a llamarse Reino de Arabia Saudí en 1932. No se diferenció de los anteriores estados saudíes en cuanto al compromiso con el enfoque wahabí de la Sunnah del Profeta y la difusión del mensaje del Islam. Su constitución es el Noble Corán, su ley está tomada del Libro y la Sunnah, y su bandera lleva la declaración de fe - "No hay más dios que Alá, Mahoma es Su Mensajero"- y dos espadas como símbolo de la fuerza del Islam.

Este es el Reino de Arabia Saudí, que se formó tras la yihad y las batallas en las que murieron miles de inocentes. Hoy, Mohammad Bin Salman, uno de los nietos de su fundador, el rey Abdulaziz, lo está destruyendo. Afirma que quiere establecer el cuarto Estado saudí y cambiar la bandera que lleva el nombre de Dios y de su Mensajero. Quiere cambiar las características del estado, de uno regido por la sharia a un estado laico que permita lo que está prohibido por el islam y difunda la inmoralidad y la desobediencia. Lo está llevando de vuelta a la jahiliyyah.

LEER: ¿Por qué insiste Argelia en acoger una Cumbre Árabe que no puede aportar nada bueno?

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónOriente MedioRegiónSmall Slides
Show Comments
Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines