Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Israel y el genocidio silencioso de niños palestinos

Un niño palestino dentro de un edificio dañado por los ataques israelíes en Beit Lahia, Gaza, el 07 de junio de 2021 [Ashraf Amra / Agencia Anadolu].

Parece un lugar común decir que los niños palestinos son el objetivo preferido de las políticas de genocidio y limpieza étnica llevadas a cabo por Israel a lo largo de los 74 años de ocupación colonial en Palestina. Los niños palestinos son víctimas permanentes de violaciones, detenciones y asesinatos, tanto si están fuera de casa disfrutando de las actividades cotidianas, como jugando en la calle o asistiendo a la escuela, como si están en casa en mitad de la noche.

El Fondo Internacional de Emergencia de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) publicó en 2013 un informe en el que señala que el maltrato de los niños palestinos en el sistema de detención militar israelí es generalizado, sistemático e institucionalizado.

La frenética limpieza étnica, que incluye el asesinato de niños palestinos, no terminó con la Nakba de 1948. Tampoco terminó con la carnicería que tuvo lugar el 9 de abril de 1948 en la tranquila aldea de Deir Yassin, situada en las afueras de Jerusalén, cuando la milicia paramilitar Haganah asesinó deliberadamente a 254 palestinos. Entre las víctimas, cuyos cuerpos fueron quemados y arrojados a un pozo, se decapitó a ancianos y niños, incluidos 30 bebés, y se destripó a mujeres embarazadas con armas blancas. Dos de los líderes de la matanza, Menachem Begin y Yitzhak Shamir, llegaron a ser primeros ministros de Israel.

El número de niños asesinados por el terrorismo israelí es asombroso. Según una organización no gubernamental (ONG), If Americans Knew, al menos 2.342 niños palestinos fueron asesinados entre 2000 y 2021. La mayoría de estos niños fueron asesinados y heridos mientras realizaban actividades cotidianas normales, como ir a la escuela, jugar, ir de compras o simplemente estar en sus casas. En 2021, 87 niños fueron asesinados.

Durante ese mismo periodo, Israel asesinó a 10.304 palestinos de todas las edades, que murieron por ataques aéreos y terrestres o por el fuego indiscriminado de los soldados israelíes. Estas cifras no incluyen un número importante de palestinos heridos que murieron debido al cierre de las carreteras y la frontera de Gaza, que imposibilitó deliberadamente la ayuda médica.

Durante el ataque masivo israelí contra Gaza, que duró del 7 de julio al 26 de agosto de 2014, Israel asesinó a 2.200 palestinos, entre ellos 550 niños, el 70% de ellos menores de 12 años. Israel también fue responsable de más de 11.000 heridos, de los cuales 3.358 eran niños. Según el informe anual de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas (OCHA), 100.000 personas fueron desplazadas durante los ataques de ese año. Por parte del agresor israelí murieron 73 personas, entre ellas 67 soldados.

Un informe exhaustivamente documentado publicado en julio de 2021 por Human Rights Watch (HRW) acusa a la ocupación israelí de cometer actos equivalentes al apartheid, crímenes de guerra y violaciones de las leyes internacionales y del derecho internacional humanitario, en los que está muy presente la cuestión del genocidio de los niños palestinos.

El informe señala que, a diferencia de las fuerzas israelíes, la resistencia palestina ha mostrado su compromiso constante de evitar los objetivos civiles, a pesar de todas las masacres cometidas por la ocupación israelí contra niños y familias enteras.

Otra cuestión a destacar son las constantes detenciones por parte de Israel. La acusación frecuente de la ocupación es lanzar piedras a los soldados armados hasta los dientes o a los vehículos blindados de la ocupación. De hecho, lanzar piedras es un acto tipificado como delito por la Orden Militar 1651, que prevé penas de diez a veinte años de cárcel. Es habitual que los niños palestinos sean encarcelados de dos a diez meses, ya que los palestinos están sometidos a las leyes militares de Israel, mientras que los colonos judíos están sometidos al sistema jurídico civil.

Según el sistema jurídico de Israel, los niños palestinos pueden ser detenidos a partir de los 12 años y ser sometidos a una pena máxima de seis meses, mientras que las penas previstas para las edades de 14 a 15 años son de hasta 12 meses. A pesar de ello, muchos niños menores de edad han sido arrastrados a prisiones administrativas. Los palestinos mayores de 16 años están sometidos a las mismas penas que los adultos, mientras que la edad de responsabilidad penal para los judíos es de 18 años. Según la ONG Addameer, actualmente hay 160 niños encarcelados por Israel, algunos de ellos menores de diez años.

La profesora de la Universidad Hebrea de Jerusalén, Nadera Shalhoub-Kevorkian, denunció que las autoridades israelíes permiten a las grandes empresas farmacéuticas realizar experimentos con los presos, incluidos los niños palestinos. Según ella, los territorios palestinos ocupados se han convertido en laboratorios de la industria militar israelí, especialmente Jerusalén Este.

Estas políticas genocidas y de limpieza étnica aplicadas por Israel, además de cuestiones centrales para los palestinos, como el retorno de los refugiados, Jerusalén y las fronteras, motivaron 77 resoluciones del Consejo de Seguridad de la Asamblea General de la ONU que Israel no ha cumplido ni respetado. Desde 1948 sólo se ha instituido una resolución contra los palestinos, en la que se insta a la Autoridad Palestina a cumplir su compromiso de garantizar que los responsables de actos terroristas sean llevados ante la justicia por ella.

Los principales temas reflejados en las resoluciones de la ONU contra Israel a lo largo de los años son: Los ataques ilegales a sus vecinos; las violaciones de los derechos humanos de los palestinos, incluidas las deportaciones, las demoliciones de casas y otros castigos colectivos; la confiscación de tierras palestinas; el establecimiento de asentamientos ilegales y la negativa a cumplir la Carta de la ONU y el Cuarto Convenio de Ginebra de 1949 relativo a la protección de los civiles en tiempo de guerra.

Al robar la infancia de los niños palestinos mediante el asesinato, el encarcelamiento, la tortura y el exilio, Israel demuestra ser coherente con su política de 1948 de limpieza étnica continuada del pueblo palestino. Los niños palestinos quieren tener derecho a seguir vivos, a jugar como cualquier otro niño y a correr libres por las calles de Palestina, sin tanques ni bombas, y sin velatorios ni prisiones diarias.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Sayid Marcos Tenório es historiador y especialista en relaciones internacionales. Es vicepresidente del Instituto Brasil-Palestina (Ibraspal) y autor del libro Palestina: do mito da terra prometida à terra da resistência [Palestina: del mito de la tierra prometida a la tierra de la resistencia] (Anita Garibaldi/Ibraspal, 2019, p412).

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines