Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El pragmático Islam Ibadi en el corazón de la neutralidad de Omán entre el Eje de la Resistencia y la Normalización

La bandera nacional de Omán en la capital Mascate el 18 de septiembre de 2020 [HAITHAM AL-SHUKAIRI/AFP/Getty Images].

El Sultanato de Omán es un país bastante singular en el mundo árabe. No sólo es el Estado independiente más antiguo, gobernado por la dinastía Busaid desde 1749, sino que el país se adhiere mayoritariamente a una secta del Islam que no es ni suní ni chií, sino ibadí, lo que lo convierte en el único país predominantemente ibadí del mundo musulmán, aunque existen pequeñas comunidades en partes del norte de África, especialmente en Argelia, y a lo largo de la costa oriental africana, sobre todo en el antiguo territorio omaní, Zanzíbar. Al ser la tercera rama principal del islam, a menudo se pasa por alto y se estudia poco, con un conocimiento general mínimo tanto por parte de los musulmanes como de los no musulmanes. Sus adeptos, concentrados y aislados geográficamente, también han conseguido evitar los conflictos de carácter sectario que han afectado a la región. Este carácter ibadí tan característico de Omán puede explicar también su política exterior neutral, ya que navega con éxito entre el Eje de la Resistencia dirigido por Irán y el Eje de la Normalización Árabe con Israel, apoyado por Estados Unidos.

La rama, que lleva el nombre de un teólogo iraquí del siglo VIII llamado Abdallah ibn Ibad, ha sido descrita como una secta reformada de los khawarij o su único pariente sectario superviviente, aunque algunos consideran que el sucesor de Ibad, Jabir bin Zayd, originario de Nizwa (Omán), es el verdadero fundador. De hecho, los propios khawarij destacaron por ser la primera secta disidente identificable del islam asociada al extremismo religioso, hasta el punto de que grupos extremistas contemporáneos como Al Qaeda y Daesh han sido acusados de ser neo-kharijitas. Sin embargo, los propios ibadíes niegan cualquier vínculo con los khawarij, pero reconocen que surgieron de los mismos contextos históricos y políticos. Al igual que en el vecino Yemen, que cuenta con una importante población chiíta zaydí, el terreno montañoso ha ayudado a explicar en parte cómo los ibadíes han logrado sobrevivir allí y evitar la persecución y el proselitismo de los califatos omeya y abasí y, en la historia más reciente, la aparición del wahabismo en la actual Arabia Saudí.

Aparte del violento fenómeno takfiri del que fueron pioneros los jawarij, el movimiento también fue capaz de ser pragmático y, en el caso de los ibadíes vástagos en la historia islámica temprana, fueron "escalofriantemente pragmáticos" cuando se trataba de sus criterios de autoridad política islámica legítima. En la época contemporánea, fue la notable tolerancia religiosa de la secta, arraigada en su énfasis por sobrevivir como una comunidad justa y homogénea dentro de una sociedad heterogénea, y en lo que respecta a las relaciones regionales, también la diplomacia del Sultanato puede atribuirse a la influencia del ibadismo, sobre todo al intentar mediar en los conflictos regionales, lo que le ha hecho ganarse la confianza de los países de mayoría suní y chií, e incluso internamente entre las disputas tribales. Por supuesto, no se puede hablar de la política exterior moderna del Sultanato sin mencionar el legado del difunto sultán Qaboos bin Said, que transformó el país, antes aislado, en una nación preeminente en la diplomacia de Oriente Medio. Bajo el mandato de Qaboos y, por lo que parece, de su sucesor, Haitham bin Tariq, Omán ha mantenido una estricta política exterior de no injerencia y no alineamiento.

LEER: ¿Por qué insiste Argelia en acoger una Cumbre Árabe que no puede aportar nada bueno?

Esto no sólo se pone de manifiesto en las duraderas relaciones de Mascate con Irán, a pesar de las tensiones con otros Estados del Golfo, sino también en su diálogo abierto con Israel, que ha suscitado recurrentes especulaciones de que podría ser el siguiente Estado árabe del Golfo en normalizar sus lazos después de EAU y Bahréin. Sin embargo, parece poco probable e incoherente con las políticas establecidas de Omán y Mascate ha reiterado su postura independiente, de que la normalización no precedería al establecimiento de un Estado palestino. En cuanto a la relación especial de Omán con Irán, ésta se remonta a antes de la Revolución Islámica, cuando Irán, bajo el Shah, intervino militarmente en la guerra civil de Omán, aplastando la Rebelión de Dhofar en apoyo del Sultanato y ayudó a consolidar el largo reinado de Qaboos. Estos lazos se mantuvieron con el advenimiento de la República Islámica y han seguido creciendo, con Omán ofreciéndose a mediar en las disputas de Irán y, de manera crucial, frente a las sanciones, Omán es el único estado árabe del Golfo que permite operar a las empresas iraníes a través de las cuales puede llegar a los mercados de ultramar.

En otras disputas que han tenido efectos polarizadores en la región, Omán ha sabido fomentar su imagen de intermediario honesto y fiable. En Yemen, Omán se ha convertido en un canal estratégico de puerta trasera a través del cual el gobierno de facto dirigido por los hutíes ha mantenido conversaciones indirectas con Arabia Saudí. El propio Omán ha mantenido conversaciones con funcionarios hutíes. También es interesante señalar que Omán fue el único Estado del Consejo de la Corporación del Golfo (CCG) que declinó su participación en la guerra de la coalición liderada por Arabia Saudí en Yemen, una medida que ha garantizado la seguridad y la soberanía del Sultanato, a la luz de los ataques de represalia transfronterizos contra Arabia Saudí y, más recientemente, contra los EAU. Dentro del propio CCG, en la crisis diplomática entre Qatar y el bloque liderado por Arabia Saudí, fue Omán quien mantuvo su posición neutral e incluso se benefició del aumento del comercio con Doha, al tiempo que proporcionaba una línea de vida alimentaria a Irán a través del Golfo Pérsico. Este gesto no se olvidó, ya que Omán recibió 1.000 millones de dólares de ayuda de Qatar durante su crisis financiera en 2020, provocada por los impactos de la pandemia y los menores ingresos del petróleo.

Recientemente, Omán ha intensificado su influencia diplomática, con el tema quizás más divisivo de Siria. Tras la normalización de los EAU con Siria y en oposición a la insistencia de Qatar en que no lo hará en breve, el ministro de Asuntos Exteriores de Omán, Badr bin Hamad Al-Busaidi, realizó una visita oficial a Damasco, en la que calificó a Siria de "piedra angular de la acción árabe conjunta" y, junto con Argelia, parece ser otro de los Estados árabes que pide el regreso de Siria a la Liga Árabe. Muscat, desde el principio, optó por no apoyar a las facciones islamistas de la oposición en Siria, como hicieron Riad y Qatar. Demostrando el contradictorio acto de equilibrio de Omán, este calentamiento con un país firmemente situado en el Eje de la Resistencia, ha coincidido más o menos con la participación de Omán en un ejercicio liderado por la Marina estadounidense que incluye a Israel y a Arabia Saudí, a pesar de no tener relaciones diplomáticas con ambos países, lo que representa la primera vez que Israel se une públicamente a ellos. Gran parte de la normalización de los Estados árabes suníes con Israel se debe al temor mutuo a las políticas e intereses regionales de Irán, y sólo los Estados y movimientos árabes alineados con Irán son los que se oponen con vehemencia a la normalización con Israel. Omán se sitúa en un punto intermedio, ya que ni ve a Teherán como una amenaza para su seguridad ni está dispuesto a oponerse rotundamente a las relaciones con Israel y a socavar sus propios intereses en plena alineación con un país sancionado y aislado como Irán.

Por lo tanto, el prudente enfoque de Omán respecto a las relaciones regionales se basa claramente en un firme pragmatismo y en la negativa a situarse firmemente en un campo contra otro. El año pasado, el ministro de Asuntos Exteriores Busaidi describió la política exterior de Omán como una política que "siempre ha tratado de mantener y fomentar el diálogo entre el mayor número posible de partes". Sin embargo, se puede decir que el pragmatismo y la moderación de la escuela de pensamiento ibadí han tenido un impacto subyacente en la política exterior de Mascate, que incluso ha influido en la perspectiva del sultán Qaboos.

LEER: La oposición siria celebra una conferencia en Qatar para contrarrestar la normalización con Assad

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónOmánOriente Medio

Omar tiene un máster en Seguridad Internacional y Gobernanza Global por la Universidad de Londres, Birkbeck. Ha viajado por todo Oriente Próximo, incluso estudiando árabe en Egipto como parte de su licenciatura. Sus intereses incluyen la política, la historia y la religión de la región MENA.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines