Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Consecuencias internas y regionales de la escalada del conflicto en Yemen

Yemeníes inspeccionan los daños tras los ataques aéreos de las fuerzas de la coalición liderada por Arabia Saudí en Saná, Yemen, el 18 de enero de 2022 [Mohammed Hamoud/Anadolu Agency].

En el último año, ha surgido una nueva fase de violencia en un Yemen devastado por la guerra entre la coalición liderada por Arabia Saudí y los rebeldes hutíes. Desde el estancamiento de las operaciones militares de Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos (EAU) hasta la continua escalada de los hutíes y el reclutamiento de niños soldados en la guerra, los yemeníes no ven el final de la batalla a la vista cuando el conflicto entra en su octavo y brutal año.

El recrudecimiento de la violencia podría tener ramificaciones regionales después de que los hutíes reclamaran la autoría de un ataque con un dron contra una instalación petrolífera cerca del aeropuerto internacional de Abu Dhabi el 17 de enero, en el que murieron dos ciudadanos indios y uno paquistaní. Aunque el gobierno emiratí advirtió de "graves repercusiones" para los hutíes, y varios aliados como Estados Unidos e Israel también denunciaron el ataque, éste demuestra cómo Abu Dhabi podría, una vez más, verse arrastrado al conflicto a pesar de sus anteriores afirmaciones de retirada de Yemen. Además, podría haber un endurecimiento de la postura contra Irán, que respalda a los hutíes.

En 2021, los rebeldes hutíes intensificaron su ataque contra el gobierno de Abed Rabbuh Mansur Hadi, respaldado por Arabia Saudí, realizando varias incursiones en las provincias de Marib y Shabwa. Esto se produjo tras la decisión del presidente estadounidense, Joe Biden, de poner fin a las "ventas de armas relevantes" a Arabia Saudí el 4 de febrero de 2021, después de su toma de posesión, tras las crecientes críticas sobre la culpabilidad de Washington en la guerra. Sin embargo, es evidente que la facción rebelde ha aprovechado la retirada de sus rivales.

LEER: La guerra y el asedio dejan a los yemeníes sin poder comprar su propia miel

Los hutíes habían puesto sus miras en Marib, una gobernación clave considerada el último bastión del gobierno de Hadi. Si bien la batalla por Marib había llegado inicialmente a un punto muerto, los hutíes han dirigido ahora su atención a otras partes del país. La facción incluso se dirigió hacia la región de Shabwa, una provincia rica en petróleo en el sur de Yemen. En septiembre, los hutíes lograron algunos avances en la parte norte de la provincia.

Actores clave en el conflicto y su papel

Ante las importantes repercusiones de la guerra de Yemen en su reputación, Arabia Saudí había moderado inicialmente sus operaciones en la guerra de Yemen, especialmente preocupada por la posibilidad de que se enfrentara a nuevas presiones de Estados Unidos. La reanudación de la campaña de los hutíes ha amenazado los intereses geoestratégicos saudíes en Yemen, y el lanzamiento de proyectiles por parte del grupo contra el Reino ha supuesto nuevas amenazas para la seguridad.

Aunque Arabia Saudí ha continuado con sus ataques aéreos para proteger a las fuerzas de Hadi, Riad ha tratado de asegurar que puede seguir moderando su papel en el conflicto para evitar más críticas. Tras un ataque mortal atribuido a un ataque aéreo saudí contra una prisión en Saada, en el norte de Yemen, la coalición liderada por Arabia Saudí anunció que llevaría a cabo una investigación sobre el incidente.

Los Emiratos Árabes Unidos han intensificado su participación en el conflicto una vez más. Anteriormente, los EAU anunciaron una "retirada" de la guerra en 2019. Sin embargo, sus ambiciones de asegurar la influencia en el sur de Yemen a través de su socio sobre el terreno. El Consejo de Transición del Sur (STC) seguía muy vivo. Esto lo ponía en contraste con Arabia Saudí, que apoyaba al gobierno de Hadi.

LEER: ¿Por qué insiste Argelia en acoger una Cumbre Árabe que no puede aportar nada bueno?

Abu Dhabi estaba menos preocupado por la presencia de los hutíes antes de la última escalada e incluso estaba dispuesto a tolerar al grupo si se mantenía alejado del sur de Yemen. Incluso veía al partido político Al-Islah, alineado con el gobierno de Hadi, como una amenaza mayor. EAU considera que la organización es una rama regional de los Hermanos Musulmanes, a los que ha intentado combatir apoyando a actores políticos reaccionarios "antiislamistas".

Los EAU y los saudíes vuelven a unirse

Sin embargo, recientemente, la renovada amenaza de los hutíes la ha presentado como un enemigo mutuo, obligando así a EAU y Arabia Saudí a ignorar sus diferencias, al menos por el momento. Al fin y al cabo, los Grandes Gigantes, grupo miliciano aliado del CCT, respaldados por EAU, se han unido al gobierno en la lucha contra el grupo. El 25 de enero, la milicia anunció que había arrebatado a los hutíes el control de Harib, el segundo distrito más grande de Marib, y el 30 de enero, los leales a Hadi y las Brigadas de los Gigantes habían reconquistado más distritos dentro de la crucial gobernación, poniendo así a los hutíes en desventaja.

Al fin y al cabo, los EAU apoyaron el intento del CCT de hacerse con el control de Shabwa, dada su ubicación estratégica y la abundancia de recursos naturales, y los hutíes han supuesto una amenaza para Abu Dhabi y las ambiciones del CCT desde que pusieron sus ojos en la gobernación de Shabwa. Y, dado que los hutíes también han sido repelidos de Shabwa mientras la coalición sigue ganando terreno en Marib, es evidente que la facción rebelde se está viendo obligada a retroceder.

LEER: ¿Por qué temen los dirigentes israelíes un vacío político en la región?

En respuesta, los hutíes han intensificado el conflicto con los EAU, incluyendo la incautación de un buque de carga emiratí que, según ellos, tenía armas el 3 de enero. Dado que los hutíes han llevado la lucha a los EAU, el conflicto podría intensificarse aún más, y los EAU adoptarán un papel más proactivo en la batalla contra los hutíes para asegurarse de poder proteger sus ambiciones hegemónicas en el sur de Yemen.

Surgen nuevas dinámicas en el conflicto

Por lo tanto, la guerra podría frenar los esfuerzos de desescalada entre Irán y EAU, que han estado en marcha desde 2020, sobre todo desde que Teherán ha aumentado su apoyo a los hutíes Israel expresó su apoyo a Abu Dhabi tras el ataque con drones reivindicado por los hutíes, mientras que Tel Aviv también ofreció apoyo de seguridad e inteligencia a Abu Dhabi tras el primer ataque hutí en enero. Y cuando el presidente israelí, Isaac Herzog, visitó Abu Dhabi el 30 de enero, la primera visita de un presidente israelí a los EAU en la historia, las autoridades emiratíes declararon haber interceptado un tercer ataque de misiles hutíes que coincidió con la visita de Herzog.

Es probable que Israel y los EAU sigan estrechando su alianza regional. Y, en cuanto a Arabia Saudí e Irán, sus mansos esfuerzos por restablecer su rivalidad de décadas podrían enfrentarse a nuevos retos, sobre todo porque los hutíes suponen nuevas amenazas para la seguridad de Riad y Yemen.

Así pues, el conflicto está asistiendo sin duda a una nueva dinámica. Aunque el gobierno de Hadi y el CCT se han unido contra los hutíes, es probable que ambos actores no estén dispuestos a dejar de lado su lucha por el control del sur de Yemen en el futuro. Sin una acción internacional sólida, el conflicto podría desencadenarse aún más y dejar cicatrices en muchos yemeníes, en las generaciones venideras.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónOriente MedioRegiónSmall SlidesYemen

Jonathan es un investigador y periodista especializado en los conflictos y la geopolítica de Oriente Medio y el Norte de África, principalmente en relación con la región del Golfo.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines