Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Por qué insiste Argelia en acoger una Cumbre Árabe que no puede aportar nada bueno?

Ministros de Asuntos Exteriores árabes en la 153ª sesión anual en la sede de la Liga Árabe en la capital egipcia, El Cairo, el 4 de marzo de 2020 [MOHAMED EL-SHAHED/AFP/Getty Images].

El difunto Muammar Gaddafi se equivocó en muchas políticas y posturas, pero estuvo muy acertado en su falta de fe en la Liga Árabe. A pesar de su descontento con ella y sus defectos acumulados, y a pesar de sus repetidas amenazas a lo largo de los años de retirarse de ella, Gadafi no tuvo el valor de retirarse de esta liga que se desmorona. No encontró una alternativa, en su dirección hacia la profundidad de África. Esto es una muestra de la dificultad de la trampa de pertenecer a la Liga Árabe y de la casi imposibilidad de escapar de ella.

La Liga estaba en mejores condiciones políticas regionales que ahora y no propició el divorcio de la Liga Árabe. Hoy, dado el deterioro y la fragmentación de las relaciones árabes, la retirada parece menos difícil de aplicar y promover.

En la época de Gadafi, era posible reformar la Liga Árabe, aunque con dificultad. Sin embargo, algunos miembros, con Egipto a la cabeza, se negaron a abrir la puerta para hablar de cualquier reforma porque habría supuesto reconsiderar la Secretaría General y el resto de los cargos de dirección y su forma de asumirlos. Esto habría afectado a la inviolabilidad del monopolio egipcio sobre la Secretaría General y su control sobre los mecanismos de trabajo y los cargos de la organización.

Hoy en día, no hay esperanza ni oportunidad de reformar la Liga Árabe. Debe ser disuelta y sus empleados y diplomáticos deben ser devueltos a sus hogares y países. El empeño de Argelia por acoger la próxima cumbre árabe, y su insistencia en que sea un éxito, es un pensamiento irreal. Las llamadas filas árabes ya no existen, y el discurso del presidente Abdelmadjid Tebboune sobre su unificación también está lejos de la realidad y del realismo político.

Liga Árabe: los ministros de Asuntos Exteriores no debatieron sobre la reincorporación de Siria

Aunque Argelia haya acogido la cumbre, su éxito sigue siendo una historia completamente diferente, y los términos de su éxito y su fracaso deben definirse en este contexto. El fallo no está tanto en las intenciones de Argelia como en otros datos objetivos, y en los miembros, sus posiciones y sus mentalidades políticas.

La Cumbre de Argelia, si es que se celebra, será la más difícil y peligrosa. Es posible que sea la más baja en términos de representación oficial (la calidad de la asistencia se ha convertido en la única medida del éxito de la Cumbre).

Aparte de algunos casos excepcionales, como las cumbres que siguieron a acontecimientos importantes, como la cumbre de los "Tres No" en Jartum tras el revés de 1967, la cumbre de Túnez (1979) tras los acuerdos de Camp David entre Egipto e Israel y la cumbre de Fez (1982) tras la invasión israelí del Líbano, no ha sido testigo de una cumbre de reyes y presidentes al nivel de gravedad de la esperada cumbre de Argelia este año.

La diferencia actual es que las cumbres de Jartum, Túnez y Fez, por ejemplo, se celebraron con el telón de fondo de los peligrosos acontecimientos que las precedieron y estuvieron marcadas por sentimientos y estados de ánimo similares que llevaron a posiciones parecidas. Sin embargo, la cumbre de Argelia de 2022 se celebra en medio de una división sin precedentes. También se celebra para salvar la cara y lucirse, y no con el telón de fondo de peligrosas decisiones unilaterales como la normalización de EAU, Marruecos, Bahréin y Sudán con Israel (¿alguien sabe cuál es la posición de la Liga Árabe sobre esta normalización?). Estas decisiones son comparables en gravedad a los Acuerdos de Camp David en su momento, e incluso son más que eso.

La región árabe se ahoga hoy en día en cantidad y tipo de crisis que no se pueden resolver. Siria necesita una cumbre especial. Libia también; Yemen, Irak, Túnez, Líbano, la crisis marroquí-argelina y la relación con Irán. Esto se suma a las crisis de la salud, la educación, la pobreza, la desesperanza y la migración ilegal, que son preocupaciones mucho más peligrosas que la política y amenazan al ser humano en su existencia.

LEER: Así que Hariri ha llorado al abandonar la política libanesa, y los suburbios chiíes han llorado con él

El otro peligro es que los gobiernos y regímenes árabes están profundamente divididos respecto a cada una de estas crisis, sin excepción. No hay una posición árabe similar (y mucho menos unificada) respecto a ninguna de estas crisis, y no la habrá. Algunas crisis han sido creadas por los países árabes, y han desempeñado en ellas un peligroso papel de sabotaje, así que ¿esperamos que el lobo asuma el papel de pastor?

Hay un hecho que los funcionarios argelinos deben considerar seriamente, que es la ausencia de una influencia notable para ellos en el entorno árabe. Los centros de influencia y sus herramientas en el mundo árabe han cambiado y se han trasladado a otros países. Esto ocurrió en ausencia de Argelia, bien por la guerra civil de los años 90, bien cuando Bouteflika lo monopolizó todo y decidió paralizar el país en cuanto se quedó paralizado por enfermedad.

Hoy en día, la influencia sobre los árabes está monopolizada por ciertos países, y Argelia no es uno de ellos. Están Arabia Saudí, por su poder económico y espiritual, los EAU, por su fuerza económica y su audacia en los riesgos estratégicos, y Egipto, que trata de mantener los restos de su influencia tradicional, apoyado por el Golfo. Además, hay otros países como Qatar, Kuwait y Omán.

Argelia no dispone de las nuevas herramientas de influencia. No tiene el poder económico para competir con los EAU, Arabia Saudí y Qatar. Sus tradiciones diplomáticas heredadas de la Guerra Fría la están paralizando, y estas mismas tradiciones la disuaden de cualquier audacia diplomática. Todo ello hace que Argelia sea incapaz de imponer su palabra en un foro como la Cumbre Árabe.

Argelia debería pensar en encontrar una excusa adecuada para renunciar a ser anfitriona de una Cumbre Árabe que tal vez no se celebre, y si lo hace, no será más que una ocasión para intercambiar palabras diplomáticas huecas y hacerse fotos para el recuerdo. Luego, cada invitado volverá a su país a la velocidad del rayo. Si Argelia cancela la Cumbre, nadie se entristecerá, sino que levantará la vergüenza de muchos líderes árabes.

Si las autoridades argelinas quieren recuperar su lugar en el trabajo diplomático regional, la Liga Árabe no es la mejor puerta para ello. Peor aún, la Cumbre Árabe es una trampa, no una plataforma de lanzamiento. Argelia debería dejar de esperar algo de la Liga Árabe. Debería prestar atención a África, y también arreglar su relación con Francia, la Unión Europea y otros espacios económicos y estratégicos de los cinco continentes.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Quds Al-Arabi el 31 de enero de 2022

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónLiga ÁrabeOrganizaciones InternacionalesOriente MedioRegión
Show Comments

Tawfiq Rabahi es un escritor y periodista argelino.

Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines