Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Con el apartheid como realidad irrefutable, la democracia israelí siempre ha estado basada en una fe ciega

Un manifestante lleva un cartel en el que se lee "Israel es un Estado de apartheid" durante una manifestación en Cisjordania, el 23 de enero de 2019 [ABBAS MOMANI/AFP/Getty Images].

Amnistía Internacional se convirtió en el último grupo de derechos humanos en calificar a Israel de Estado de apartheid. En un informe condenatorio titulado "El apartheid de Israel contra los palestinos", el grupo de derechos concluye que el Estado de ocupación ha impuesto un "cruel sistema de dominación" y está cometiendo "crímenes contra la humanidad".

Ni que decir tiene que Amnistía no será la última organización de derechos humanos que califique a Israel de Estado de apartheid y cabe suponer que habrá una avalancha de otros muchos grupos que se unirán a Amnistía para hacer esta designación. El grupo de derechos puede contarse ahora entre Human Rights Watch y dos grupos israelíes, B'Tselem y Yesh Din, que han expuesto en detalle la práctica del apartheid por parte de Israel.

Respondiendo a su manera habitual, el gobierno israelí tachó el informe de antisemita, al igual que muchos de los grupos sionistas de Europa y América. Los defensores del Estado del apartheid han dicho que se están preparando para una lucha por lo que llaman una "batalla de narrativas", una elección de frase que indica que están menos interesados en la verdad de lo que dicen estar. La decisión de considerar el diluvio de informes que exponen el apartheid israelí como una guerra de propaganda, es un indicio más de que el Estado de ocupación no sólo es víctima de su propia propaganda, sino que también está ciego ante el sufrimiento de otros sometidos a su cruel sistema de apartheid.

Las señales del apartheid israelí han sido claras todo el tiempo. Los críticos que conocen la historia de Israel y la ideología fundacional del sionismo, sabían muy bien que el proyecto de crear una "patria" para los judíos europeos en Palestina conduciría al desplazamiento de los indígenas que, a principios del siglo XX, constituían alrededor del 95% de la población, y que tal empresa sólo podía sostenerse mediante un sistema de opresión y racismo.

LEER: Emma Watson está con Palestina

Los críticos blandos de Israel que optan por no describir el proyecto sionista de una manera tan clara, lo hicieron con la vana esperanza de que, de alguna manera, algún día, en un futuro lejano, Israel podría ser rescatado de su camino racista. La esperanza de la redención de Israel dio lugar a una narrativa, aunque profundamente defectuosa desde el punto de vista moral y legal, que consideraba al Estado de ocupación, no a través del prisma de la realidad deshumanizada bajo la que sufrían los palestinos, sino a través de una profecía secular sobre el fin de la ocupación.

A pesar de las contradicciones y de la bancarrota moral de esta narrativa, Israel fue defendido como una democracia, a pesar de haber sometido a la mitad de la población de la Palestina histórica bajo lo que B'Tselem describió como un sistema que "promueve y perpetúa la supremacía judía entre el Mar Mediterráneo y el Río Jordán".

Basta con decir que décadas de una ocupación aparentemente interminable, la rapaz apropiación de tierras y el desalojo diario de los palestinos de sus hogares han extinguido cualquier esperanza que quedara en la profecía de la redención de Israel. La profecía es lo único que ha impedido ver a Israel como lo que era: no una democracia, sino un Estado que ha impuesto un sistema de apartheid. Algunos se aferraron al mito de la democracia como si fuera un artículo de fe mientras ignoraban la realidad del apartheid.

Si miramos hacia atrás, vemos que esta tensión se desarrolla de una manera que subraya aún más hasta qué punto la fe en la profecía del fin de la ocupación se ha desplegado para ocultar la realidad del apartheid.

El Primer Ministro de Reino Unido, Boris Johnson, es el típico líder mundial que se ha dejado llevar por la fe en lugar de por los hechos. En declaraciones realizadas cuando era Ministro de Asuntos Exteriores en 2017, Johnson advirtió a Israel que se enfrenta a una dura elección entre una solución de dos estados o el apartheid, invocando la comparación entre el tratamiento del estado de ocupación de los palestinos y Sudáfrica bajo el gobierno de la minoría blanca.

 

"Lo que decimos es que hay que tener una solución de dos Estados o, de lo contrario, tenemos una especie de sistema de apartheid. Hay que apostar por un enfoque de dos Estados", dijo Johnson en respuesta al equívoco del ex presidente estadounidense Donald Trump sobre el reconocimiento del derecho de autodeterminación palestino. Cabe destacar que un gran número de israelíes y gran parte de los fundadores del sionismo ni siquiera reconocen a los palestinos como pueblo, y mucho menos su derecho a la autodeterminación.

LEER: Para Gaza, depender del carbón es la única forma de sobrevivir al invierno

John Kerry, que fue Secretario de Estado de EE.UU. bajo la administración del ex presidente de EE.UU., Barack Obama, fue igualmente claro sobre el futuro de Israel. Durante una reunión a puerta cerrada en Washington en 2014, Kerry dijo que Israel corre el riesgo de convertirse en un "Estado de apartheid" si fracasan los esfuerzos patrocinados por Estados Unidos para alcanzar un acuerdo de paz entre israelíes y palestinos. El año pasado, el ministro de Asuntos Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, dijo más o menos lo mismo. "El riesgo de apartheid es fuerte", dijo Drian, advirtiendo del "statu quo". Sin embargo, ambos líderes ignoraron convenientemente el hecho de que el "statu quo" es la realidad permanente y sus opiniones sobre la democracia israelí pendían únicamente de la fe en un futuro sin ocupación.

La fe en la democracia israelí también pendía de un hilo con el ex secretario general de la ONU Ban Ki-Moon, quien el año pasado dijo que el doble régimen jurídico impuesto en los territorios palestinos por Israel, junto con los actos inhumanos y abusivos que se llevan a cabo contra los palestinos, estaba "dando lugar a una situación que podría constituir un apartheid".

La observación de Ban Ki-Moon parece cada vez más un presagio de la dirección que tomará la ONU en la cuestión del estatus de Israel como Estado de apartheid. Aunque el actual secretario general, António Guterres, solicitó la retirada de un informe de la ONU de 2017 en el que se acusaba a Israel de apartheid, bajo una gran presión y acusaciones de antisemitismo, el organismo mundial ha creado una Comisión de Investigación permanente sobre el trato de Israel a los palestinos, incluida su arremetida contra Gaza. A los dirigentes israelíes les preocupa que, cuando la Comisión publique finalmente su informe, llegue a la conclusión de que el Estado de ocupación practica el apartheid y, dado que existe un consenso general entre los grupos de defensa de los derechos de que así es, es muy poco lo que Tel-Aviv y Washington pueden hacer para influir en su decisión.

Los líderes israelíes también son conscientes de que la imagen mundial de su país como democracia está en tiempo prestado. El ex primer ministro israelí, Ehud Barak, declaró en una entrevista hace cinco años que, aunque la situación actual de Israel "no es todavía un apartheid", el país se encuentra en una "pendiente resbaladiza" que va en esa dirección.

Barack, por supuesto, no está solo. El ex primer ministro israelí, Ehud Olmert, advirtió de una "lucha al estilo sudafricano" que Israel perdería si no se creaba un Estado palestino. "Si llega el día en que la solución de los dos Estados se derrumba y nos enfrentamos a una lucha al estilo sudafricano por la igualdad de derechos de voto, entonces, en cuanto eso ocurra, el Estado de Israel estará acabado", dijo el veterano dirigente en 2007.

LEER: Criminalizar a los periodistas por decir la verdad no beneficia a nadie

Otros israelíes, sin embargo, han sugerido que el apartheid no es un riesgo futuro, sino una realidad presente, entre ellos la ex ministra de Educación, Shulamit Aloni ("Israel practica su propia forma, bastante violenta, de apartheid con la población palestina nativa"), el ex ministro de Medio Ambiente, Yossi Sarid ("lo que actúa como apartheid, se dirige como apartheid y acosa como apartheid, no es un pato, es apartheid") y el ex fiscal general, Michael Ben-Yair ("establecimos un régimen de apartheid en los territorios ocupados").

En cierto modo, el informe de Amnistía es la culminación de lo que ahora parece ser el primer gran golpe asestado por el ex presidente de Estados Unidos Jimmy Carter contra la maquinaria de hasbara israelí que tan eficazmente se ha desplegado a lo largo de los años para dar forma a la narrativa sobre el modo en que se ve al Estado de ocupación en Occidente. El libro de 2006 de Carter, Palestina: Peace Not Apartheid provocó un debate sobre la dirección hacia la que se dirigía ominosamente Israel. Aunque sus críticos lo tacharon de antisemita en la forma habitual en que se ha utilizado el término, Carter abrió un debate e instó a sus lectores occidentales a considerar a Israel, no como una democracia, sino como un país que había impuesto un sistema de apartheid; como un Estado cuya pretensión de democracia debería considerarse supeditada al fin de su ocupación.

Casi dos décadas después, sospecho que Carter habrá revisado su punto de vista a la luz del informe de Amnistía y de otros y concluirá que, lejos de ser una democracia lastrada por la ocupación, Israel ha sido -y seguirá siendo- un Estado de apartheid hasta que reconozca a los palestinos que merecen los mismos e iguales derechos que los judíos.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines