Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Vienen los rusos: ¿Están Pekín y Moscú en la cúspide de una alianza formal?

Presentación del uniforme del equipo olímpico ruso para los Juegos Olímpicos de Pekín 2022, el 10 de diciembre de 2021 [DIMITAR DILKOFF/AFP via Getty Images].

Poco debería importar a los chinos que los diplomáticos estadounidenses y un puñado de sus aliados occidentales no asistan a los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín en febrero. Lo que verdaderamente importa es que los rusos van a venir.

Lo anterior no es una afirmación arbitraria. Está respaldada por hechos. Según una encuesta realizada por el periódico chino Global Times, la mayoría del pueblo chino valora las relaciones de su país con Rusia más que las de la UE y, desde luego, más que las de Estados Unidos. El periódico informó de que tal hallazgo hace que sea "la primera vez en 15 años que los lazos entre China y Estados Unidos no encabezan la lista de las relaciones bilaterales importantes en la encuesta anual del Global Times".

De hecho, ya se está formando algún tipo de alianza entre China y Rusia. El hecho de que el pueblo chino esté tomando nota de ello y apoye el impulso de su gobierno hacia una mayor integración -política, económica y geoestratégica- entre Pekín y Moscú, indica que la alianza informal y potencialmente formal es una estrategia a largo plazo para ambas naciones.

Las hostilidades estadounidenses hacia China, tal como las ven los chinos, se han vuelto insoportables, y el pueblo y el gobierno chinos parecen haber perdido, no sólo cualquier confianza, por modesta que sea, en Washington, sino también en su propio sistema político. El 66% de los chinos desaprueban el sistema democrático estadounidense -o lo que queda de él- o creen que la democracia estadounidense ha decaído considerablemente. Irónicamente, la gran mayoría de los estadounidenses comparten una visión tan sombría de su propio país, según una encuesta realizada por el Centro de Investigación Pew en 2019 y de nuevo por la Encuesta de Políticas Públicas de Michigan en 2021.

Esto nos lleva a dos posibles conclusiones: En primer lugar, el pueblo chino no va a impulsar una democracia al estilo estadounidense en breve y, en segundo lugar, la confianza de los chinos en Estados Unidos no depende de qué partido político controle la Casa Blanca o el Congreso.

OPINIÓN: Turquía hace equilibrios entre Rusia y Ucrania

Aunque la opinión negativa de China sobre Estados Unidos es inequívoca, Pekín mantiene la esperanza de que las divisiones existentes con la Unión Europea le permitan expandirse económicamente en una región repleta de oportunidades financieras y políticas, y por tanto de crecimiento estratégico. Este hecho ofrece a China y a Rusia otra área de cooperación potencial, ya que Rusia también está interesada en expandirse en los mercados europeos mediante su proyecto de gas Nord Stream 2, recientemente finalizado. Aunque Europa ya está luchando contra la escasez de gas, los europeos están divididos en cuanto a si se debe permitir a Rusia reclamar una influencia geoestratégica masiva al tener tal dominio sobre las necesidades energéticas de la UE.

A Alemania, que ya recibe casi un tercio de sus suministros de gas de Rusia -a través de Nord Stream 1- le preocupa que permitir que Nord Stream 2 funcione la haga demasiado dependiente del suministro de gas ruso. Bajo la intensa presión de Washington, Alemania se encuentra entre la espada y la pared: necesita el gas ruso para mantener su economía a flote, pero le preocupan las represalias estadounidenses. Para apaciguar a Washington, el gobierno alemán amenazó, el 16 de diciembre, con bloquear el nuevo gasoducto si Rusia invade Ucrania. ¿Pero está Alemania en una posición que le permita hacer tales exigencias?

Mientras tanto, Washington sigue de cerca la expansión estratégica de Rusia y China hacia el oeste, y ve con gran alarma la "amenaza" que suponen ambos países. En su reciente visita a Escocia para participar en la COP26, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, acusó a China y a Rusia de "alejarse" en "un asunto gigantesco", refiriéndose al cambio climático. China ha "perdido la capacidad de influir en la gente de todo el mundo y aquí en la COP". De la misma manera que discutiría con Rusia", dijo Biden el 3 de noviembre.

Pero, ¿servirá de algo esta retórica, o hará que los aliados tradicionales de Estados Unidos boicoteen los lucrativos acuerdos y las enormes oportunidades económicas que presentan los dos gigantes asiáticos emergentes?

Según Eurostat, en 2020 China superará a Estados Unidos como mayor socio importador y tercero exportador de Europa. Además, según la revista Nature, la mayoría de los países europeos dependen en gran medida de las fuentes de energía rusas, y se calcula que la Unión Europea importa casi el 40% de su gas natural de Rusia.

Ante estas realidades tan cambiantes, Estados Unidos parece estar quedándose sin opciones. La Cumbre para la Democracia, orquestada por Washington el pasado mes de diciembre, parecía un grito desesperado para llamar la atención en lugar de celebrar a los supuestos países democráticos. En la conferencia participaron 111 países. Los participantes fueron elegidos a dedo por Washington e incluyeron países como Israel, Albania y Ucrania. China y Rusia fueron, por supuesto, excluidos, no por su falta de credenciales democráticas -esas nociones no suelen ser relevantes para la politizada definición estadounidense de "democracia"- sino porque, junto con otros, se pretendía dejarlos aislados en la última jugada hegemónica de Estados Unidos.

LEER: Criminalizar a los periodistas por decir la verdad no beneficia a nadie

La conferencia, como era de esperar, resultó ser un ejercicio de inutilidad. Ni que decir tiene que Estados Unidos no está en condiciones de dar lecciones de democracia a nadie. El intento de golpe de Estado en Washington por parte de decenas de miles de militantes estadounidenses enfurecidos el 6 de enero de 2021 -junto con varias encuestas de opinión que atestiguan la falta de fe de los estadounidenses en sus instituciones elegidas- sitúa la marca de la democracia estadounidense en su punto más bajo.

A medida que EE.UU. se desespera en sus tácticas -aparte de las sanciones cada vez más ineficaces, el lenguaje agresivo y el agitar incesantemente la carta de la democracia-, China y Rusia siguen acercándose el uno al otro, en todos los frentes. En un ensayo titulado "Respetar los derechos democráticos del pueblo", escrito conjuntamente por los embajadores de Pekín y Moscú en Washington, Qin Gang y Anatoly Antonov escribieron en la revista National Interest que la cumbre sobre la democracia era "un producto evidente de la mentalidad de la Guerra Fría (de Estados Unidos)", que "avivará la confrontación ideológica y la ruptura en el mundo, creando nuevas 'líneas divisorias'".

Pero hay algo más que su mutuo rechazo a las hostilidades estadounidenses que está acercando a China y Rusia. Los dos países no están motivados por su temor a los militares estadounidenses o a alguna invasión de la OTAN. Los ejércitos de Rusia y China se están fortaleciendo y ninguno de los dos países está experimentando la ansiedad que suelen sentir los países más pequeños, débiles y relativamente aislados que se han enfrentado a amenazas militares estadounidenses directas o indirectas.

Para contrarrestar la posible expansión de la OTAN, el ejército ruso se está movilizando activamente en varias regiones de sus fronteras occidentales. Por su parte, los militares chinos han dejado claro que cualquier intento dirigido por Estados Unidos de alterar el equilibrio de poder en el Estrecho de Taiwán provocaría una represalia militar inmediata. En una reunión virtual con el presidente estadounidense, el presidente chino Xi Jinping advirtió a Biden el 16 de noviembre que Estados Unidos estaba "jugando con fuego". "Quien juegue con fuego se quemará", amenazó.

La alianza chino-rusa tiene como objetivo principal la defensa de los intereses regionales e internacionales de ambos países, que están en constante expansión. En el caso de China, el país es ahora miembro del que se considera el mayor pacto económico del mundo. La Asociación Económica Integral Regional (RCEP, por sus siglas en inglés), que se ofició el 1 de enero, abarca un mercado global que abastece a cerca del 30% de la población mundial.

También Rusia opera en base a múltiples alianzas regionales e internacionales. Una de estas alianzas militares es la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), que actualmente participa en operaciones de "mantenimiento de la paz" en Kazajistán. Desde Siria, en Oriente Medio, hasta Venezuela, en Sudamérica, pasando por Malí, en África Occidental, y más allá, la influencia militar de Rusia ha aumentado hasta el punto de que, en septiembre de 2021, Moscú firmó acuerdos de cooperación militar con las dos naciones más pobladas de África, Nigeria y Etiopía, desafiando el tradicional dominio de Estados Unidos y Francia en el continente africano.

Informalmente, China y Rusia ya están operando según un modelo regional y global que puede compararse con el de la desaparecida Organización del Tratado de Varsovia (1955-91), una alianza política y militar entre la Unión Soviética y varios países de Europa del Este que pretendía contrarrestar la alianza de la OTAN liderada por Estados Unidos. El Pacto de Varsovia se opuso a la hegemonía occidental liderada por Estados Unidos y trabajó para proteger los intereses de los miembros del pacto en todo el mundo. La historia parece repetirse, aunque bajo otras denominaciones.

Históricamente, ambos países han mantenido una relación difícil y, en ocasiones, antagónica, que se remonta al siglo XIX. Durante la época de Nikita Jruschov, Pekín y Moscú llegaron a romper sus lazos. La ruptura sino-soviética de 1960 fue demoledora hasta el punto de transformar la bipolaridad de la Guerra Fría, en la que China actuaba como una parte totalmente independiente.

Aunque las relaciones diplomáticas entre Pekín y Moscú se restablecieron en 1989, no fue hasta el colapso de la Unión Soviética cuando se intensificó la cooperación entre ambas naciones. Por ejemplo, la decisión, en 1997, de coordinar sus posiciones diplomáticas en las Naciones Unidas dio lugar a la Declaración Conjunta sobre un Mundo Multipolar y el Establecimiento de un Nuevo Orden Internacional. Ese acuerdo entre Rusia y China sentó las bases para el mundo multipolar que está evolucionando activamente y que actualmente se desarrolla ante nuestros ojos.

La realidad actual -es decir, las presiones de Estados Unidos, la OTAN y la UE- ha obligado a Rusia y China a consolidar su relación de forma lenta pero segura, especialmente en los frentes económico, diplomático y militar. Escribiendo en el Centro Carnegie de Moscú, Alexander Gabuev explicó que, según los datos proporcionados por el Servicio Federal de Aduanas de Rusia, "la participación de China en el comercio exterior ruso creció del 10,5% en 2013 (antes de la crisis de Ucrania y de las sanciones) al 16,7% en 2019 y al 18,3% en el 2020, cuando se produjo la pandemia."

Informe: la disputa de EE.UU. y la OTAN con Rusia no socava los derechos de Turquía en el Mar Negro

Además, ambos países realizan regularmente ejercicios militares conjuntos a gran escala, con el fin de reforzar su creciente cooperación militar y de seguridad.

Es probable que esta ya estrecha relación se desarrolle aún más en un futuro próximo, especialmente cuando China se vea obligada a diversificar sus fuentes de energía. Esto se ha convertido en una necesidad acuciante tras las recientes tensiones entre Australia, miembro de la OTAN, y China. Actualmente, Australia es el principal proveedor de gas natural de Pekín.

Por sí sola, Rusia no puede derrotar de forma concluyente los designios de Occidente. También China, a pesar de su enorme poder económico, no puede jugar un juego geopolítico de este calibre sin alianzas sólidas. Ambos países se benefician enormemente de la construcción de una alternativa a las alianzas políticas, económicas y militares lideradas por Estados Unidos, empezando por la OTAN. La necesidad de una alianza ruso-china resulta aún más beneficiosa si se tiene en cuenta las diversas oportunidades que se presentan: la creciente debilidad del propio sistema político estadounidense, las grietas en las relaciones entre Estados Unidos y la UE y el poder vacilante de la propia OTAN. Turquía, por ejemplo, aunque es miembro de la OTAN, lleva años explorando sus propias alianzas geopolíticas fuera del paradigma de la OTAN. Turquía ya está consolidando sus vínculos tanto con Rusia como con China, y en varios frentes. Otros países, por ejemplo Irán y varios países sudamericanos, que han sido blanco de Estados Unidos por negarse a seguir la línea política de Washington, están buscando desesperadamente alianzas no occidentales para proteger sus intereses, su soberanía y sus economías fuertemente sancionadas.

Aunque todavía es demasiado pronto para afirmar que China y Rusia están cerca de una alianza en toda regla de la naturaleza de Varsovia, no hay razón para creer que la cooperación entre ambos países se detenga o incluso se ralentice en breve. La cuestión es hasta dónde están dispuestos a llegar Pekín y Moscú para proteger sus intereses.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaChinaEuropa y RusiaRegiónRusia

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines