Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Para Gaza, depender del carbón es la única forma de sobrevivir al invierno

Palestinos trabajan en las instalaciones de producción de carbón vegetal de al-Hattab, al este de la ciudad de Gaza, el 28 de enero de 2021 [MOHAMMED ABED/AFP via Getty Images].

La producción de carbón vegetal en la Franja de Gaza se considera una de las profesiones más peligrosas y exigentes. Sólo hay un puñado de fábricas que operan en este campo, a pesar de que la producción de carbón vegetal se realiza desde hace mucho tiempo gracias a los excedentes de madera de cítricos y olivos.

Sin embargo, como ocurre con la mayoría de las industrias del enclave, los 14 años de asedio han diezmado la producción, mientras que las prácticas constantes de la ocupación de arrasar las tierras agrícolas palestinas han hecho que disminuya el suministro de madera.

Taha Al-Hattab es el propietario de una de las mayores fábricas de producción de carbón vegetal de Gaza, que produce más de 80 toneladas de carbón al año. Dijo a Monitor de Oriente que el carbón vegetal requiere varias etapas de producción. En la primera se colocan grandes cantidades de madera de cítricos en un gran agujero en el suelo. La madera se coloca de forma que no pueda entrar el aire. A continuación, el pozo se llena de arena y paja y se quema durante varios días. Al cabo de unos seis días, se forma carbón natural.

Sin embargo, la reducción de la disponibilidad de la madera necesaria para este proceso ha llevado a algunos a explorar vías para producir carbón mediante residuos agrícolas en lugar de madera. Estos esfuerzos han logrado producir algo denominado biocarbón, que se asemeja a las especificaciones del carbón natural. Se utiliza para fertilizar las tierras agrícolas y controlar las plagas. Los esfuerzos continúan para crear carbón vegetal de calidad.

VÍDEO: Los hornos tradicionales ayudan a los habitantes de Gaza a superar el desempleo y la escasez de combustible

Al-Hajj Abu Radi afirma que los regulares cortes de energía en el enclave asediado obligan a las familias a buscar fuentes alternativas para calentar sus hogares y no depender de la electricidad. Sentado alrededor de su chimenea, dice que él y su familia suelen reunirse en torno a esta fuente natural de calor para hablar, rememorando los recuerdos que compartieron y contando historias de su día.

Para Umm Muhammed, madre de cuatro hijos, el fuego de carbón le proporciona una fuente de calor con la que puede cocinar para su familia. Con un marido demasiado enfermo para trabajar, la familia de Umm Muhammed vive con unos ingresos limitados y no puede permitirse comprar bombonas de gas para conectarlas a la cocina. Para la familia, el fuego de carbón es tanto una fuente de calor como de alimento.

Umm Muhammed es consciente de que el uso del carbón conlleva riesgos para la salud a largo plazo, pero dice que no tiene otra alternativa. Su marido dijo a Monitor de Oriente: "Me entristece mucho que mi mujer pase continuas horas frente al fuego por nosotros".

Ante el aumento del desempleo en la Franja de Gaza, quienes dependen de la industria del carbón para obtener un salario regular han intentado desarrollar la industria y ampliarla. Su mayor preocupación sigue siendo el mal uso del carbón en los hogares donde no hay ventilación. Este problema se acentúa en invierno, cuando la gente cierra las puertas y ventanas para evitar que se escape el calor.

Algunos llaman al carbón oro negro. Abdullah, un comerciante de carbón local, dice que este término se utilizaba para el carbón importado. A menudo es el carbón egipcio el que compite con la variedad gazatí fabricada localmente, pero no es fácil de conseguir debido a los cierres esporádicos de los pasos fronterizos como consecuencia del asedio. El precio del carbón, nos dice el comerciante Abdullah, está determinado por la calidad de la madera utilizada en su fabricación.

Pero la demanda de esta valiosa madera proviene de otras formas tradicionales de calefacción y cocina: las estufas de leña y las chimeneas. Los hornos tradicionales de barro, preferidos por los ancianos de la Franja, dependen de la leña y, dado que el sabor de los alimentos se enriquece con las maderas utilizadas, es importante que se busque un producto de calidad.

Tanto el carbón como la leña proporcionan a los palestinos de Gaza un medio para superar los regulares cortes de electricidad y sobrellevar el invierno, lo que significa que el daño que causan a los pulmones de los usuarios y al medio ambiente a menudo se pasa por alto en favor de los beneficios inmediatos que proporcionan.

OPINIÓN: Gaza, la traicionada

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónFranja de GazaIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines