Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Amnistía califica a Israel de Estado de apartheid

Amnistía Internacional ha calificado a Israel de Estado de apartheid en un informe publicado hoy, convirtiéndose en el último grupo de derechos humanos que acusa a Tel Aviv de imponer un sistema de segregación racial

Amnistía Internacional ha calificado a Israel de Estado de apartheid en un informe publicado hoy, convirtiéndose en el último grupo de derechos humanos que acusa a Tel Aviv de imponer un sistema de segregación racial.

Titulado "El apartheid de Israel contra los palestinos", el informe de 211 páginas concluye que el Estado de ocupación ha impuesto un "cruel sistema de dominación" y está cometiendo "crímenes contra la humanidad".

"Desde su creación en 1948, Israel ha seguido una política explícita de establecimiento y mantenimiento de una hegemonía demográfica judía", afirmó Amnistía, que ganó el Premio Nobel de la Paz en 1977, y añadió que está "maximizando su control sobre la tierra para beneficiar a los israelíes judíos, al tiempo que reduce al mínimo el número de palestinos y restringe sus derechos y obstruye su capacidad para desafiar esta desposesión".

En su designación de Israel como Estado de apartheid, Amnistía fue más allá que los informes anteriores, que concluyeron que el Estado de ocupación practica un sistema de segregación racial, pero limitaron la práctica como una característica de las zonas bajo su control. Amnistía es más amplia en su designación y aplica la práctica del apartheid de Israel a las operaciones internacionales del Estado.

Amnistía sostiene que "casi toda la administración civil y las autoridades militares de Israel" participan "en la aplicación del sistema de apartheid contra los palestinos en todo Israel" y en Cisjordania y la Franja de Gaza, así como "contra los refugiados palestinos y sus descendientes fuera del territorio."

En una conferencia de prensa celebrada en la Jerusalén Oriental ocupada para presentar su informe, la secretaria general de Amnistía Internacional, Agnès Callamard, destacó el actual desalojo de beduinos palestinos del Néguev. "Viven en menos del tres por ciento de la superficie del Néguev, ¿es demasiado? ¿Demasiado para qué? ¿Demasiado para quién?", preguntó.

"Asentamientos y puestos de avanzada que se han multiplicado y multiplicado y multiplicado" en tierras palestinas, añadió. "Todo con el apoyo de las instituciones".

"Todo equivale a un sistema y un crimen de apartheid".

Hay casi seis millones de refugiados palestinos en todo el mundo. Son descendientes de los 750.000 palestinos no judíos, cristianos y musulmanes, que fueron expulsados de sus hogares durante la creación de Israel en lo que los historiadores consideran un acto de limpieza étnica.

LEER: Aviones israelíes atacan lugares cercanos a Damasco

Israel ha obstaculizado su regreso en cada oportunidad. Desafiando el derecho internacional y las resoluciones de la ONU que piden explícitamente al Estado de ocupación que les permita regresar a sus hogares, Israel constituyó en 1950 una "ley de retorno" racista que permite a todo judío instalarse en los hogares de los palestinos desalojados, pero niega el mismo derecho a los indígenas no judíos que fueron expulsados.

El gobierno israelí, junto con los grupos de presión en Occidente, que durante décadas han guardado celosamente la imagen del Estado de ocupación como una democracia pensando que es vital para mantener el apoyo de los estadounidenses y europeos, se han apresurado a tachar el informe de antisemita.

"No tenemos otra opción que decir que todo este informe es antisemita", dijo Lior Haiat, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel. "Rechazamos todas las falsas acusaciones que hace Amnistía Internacional Reino Unido. Este informe [es] una colección de mentiras, es tendencioso y copia de otros informes de organizaciones antiisraelíes", añadió Haiat.

Un portavoz de Amnistía Internacional Reino Unido rechazó estas acusaciones. "El informe de Amnistía forma parte de nuestro compromiso de denunciar y poner fin a las violaciones de derechos humanos allí donde se produzcan. Ningún gobierno está por encima de las críticas, y eso incluye al gobierno israelí", dijo el portavoz.

Nuestra investigación demuestra que las autoridades israelíes están aplicando un sistema de apartheid contra el pueblo palestino en Israel y los Territorios Palestinos Ocupados y los refugiados palestinos. El informe documenta cómo Israel trata a los palestinos como un grupo racial inferior, segregándolos y oprimiéndolos allí donde tiene control sobre sus derechos.

El año pasado, destacadas organizaciones de derechos humanos Human Rights Watch y el grupo israelí B'Tselem publicaron informes trascendentales en los que calificaban a Israel de Estado de apartheid. Otro grupo de derechos israelí, Yesh Din, había empezado a utilizar el término en 2020, aunque los palestinos llevan décadas describiendo el sistema de dominación al que están sometidos como una forma de apartheid. El fallecido arzobispo Desmond Tutu, líder del movimiento sudafricano contra el apartheid, ha sido una de las figuras mundiales que más ha criticado el apartheid israelí.

Categorías
Amnistía InternacionalIsraelNoticiasOriente MedioPalestinaSmall SlidesVideos y Fotos Historias

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines