Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Israel invierte millones en una nueva iniciativa clandestina de hasbará

Los manifestantes asisten a una manifestación pro-Israel frente a la Embajada de Israel el 23 de mayo de 2021 en Londres, Inglaterra [Hollie Adams/Getty Images].

Israel ha confiado durante mucho tiempo en su tan cacareada hasbara para ocultar la realidad de su dominación de Palestina y el sometimiento de su pueblo. En resumen, la industria de la hasbara ha sido una herramienta inestimable para dar forma a la narrativa y a la forma en que se ve en Occidente, donde la percepción de Israel como una democracia que se enfrenta a una amenaza interminable a su existencia se ha utilizado eficazmente para justificar todo tipo de abusos de los derechos humanos y violaciones del derecho internacional.

Décadas de ocupación, subyugación de personas que resultan ser de una raza diferente, actos de agresión que se han convertido en una cuestión de rutina es, sin embargo, difícil de vender como una realidad permanente a la que el resto debe acomodarse a perpetuidad. Así que, de vez en cuando, cuando Israel siente que está perdiendo la batalla por los corazones y las mentes, el Estado de ocupación concibe un nuevo plan para contrarrestar lo que llama "la lucha contra el fenómeno de deslegitimación contra el Estado de Israel".

No hace falta decir que la presentación de la creciente oposición a Israel como una campaña de "deslegitimación" es en sí misma una táctica para desviar la atención, utilizada por la industria de la hasbara para desacreditar y difamar a los individuos, grupos y organizaciones que exponen sus numerosos crímenes de guerra y violaciones de los derechos humanos. Últimamente, esta táctica se ha utilizado para desestimar los informes de destacados grupos de derechos humanos como B'Tselem y Human Rights Watch, que concluyeron que Israel practica el crimen del apartheid, que "promueve y perpetúa la supremacía judía entre el mar Mediterráneo y el río Jordán".

El Ministerio de Asuntos Estratégicos israelí ha sido la punta de lanza de su hasbara. Establecido en 2006 para la función de coordinar las iniciativas de seguridad, inteligencia y diplomacia en relación con las amenazas estratégicas a las que se enfrenta el Estado de ocupación, el Ministerio dirigió sus enormes recursos desde la confrontación de las amenazas militares a la focalización en las organizaciones de derechos humanos y los grupos de derechos civiles. El Movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) se convirtió en su enemigo número uno, mientras que los movimientos de base como Black Lives Matter no se quedaron atrás en la lista de enemigos del Ministerio que debían ser hincados antes de ganar impulso, al igual que la campaña contra el apartheid en Sudáfrica durante los años 80.

La moral no se puede dividir: Cómo la corrupción de Netanyahu ha dejado al descubierto la "democracia" de Israel

A pesar de haber invertido millones de dólares en la industria de la hasbara, Israel se ha dado cuenta de que está perdiendo la batalla por los corazones y las mentes. El estatus de Israel como Estado paria no sólo se ha consolidado a los ojos de la comunidad mundial, sino que también está perdiendo el apoyo de los judíos progresistas. Donde antes estaban dispuestos a conceder a Israel el beneficio de la duda, creyendo que la ocupación era temporal, ya no son capaces de conciliar la tensión entre sus creencias liberales progresistas y las políticas del Estado de ocupación. En realidad, estas tensiones han existido desde el principio del nacimiento de Israel, pero ahora que la ocupación es ampliamente aceptada como una realidad permanente junto con el apartheid, ninguna cantidad de hasbara puede salvar esa brecha.

Estas preocupaciones han hecho que Israel se replantee su estrategia de hasbara. Según la revista +972, el gabinete israelí aprobó recientemente un proyecto que podría inyectar 30 millones de dólares para financiar de forma encubierta la propaganda gubernamental en Estados Unidos y otros países occidentales. El plan consiste en transferir dinero de forma indirecta a organizaciones extranjeras que difundirán la propaganda israelí en los países en los que operan, todo ello ocultando el hecho de que están respaldadas por el gobierno israelí.

La financiación extra se destinará a reactivar una organización no gubernamental llamada "Concert" que funcionaba como una empresa conjunta con el Ministerio de Asuntos Estratégicos. Creada en 2017 con el objetivo de privatizar la hasbara, su misión era reclutar a personas y organizaciones influyentes para que hablaran favorablemente de Israel en los canales de comunicación, las redes sociales y las conferencias en el extranjero y en el país.

Un informe de Concert en Haaretz indica que diplomáticos, ex militares y funcionarios del gobierno, Amos Yadlin, Dore Gold, Yaakov Amidror y otros estaban detrás de la iniciativa. Un funcionario del Ministerio de Asuntos Estratégicos admitió que la puesta en marcha de la iniciativa era, en la práctica, una forma de transferir fondos a las organizaciones proisraelíes que trabajan en el extranjero, principalmente en Estados Unidos, sin mancharlas con la afiliación gubernamental.

La idea era que "les facilitaría el compromiso con el público más de lo que sería para una iniciativa respaldada por el gobierno", se dice que dijo el ex director del Ministerio de Asuntos Estratégicos, Ronen Manelis, durante una audiencia en la Knesset. "Al final, lo que se ve es una transferencia financiera de una empresa de servicios públicos, más que una transferencia oficial del gobierno. Esa es la idea". Dichas transferencias se harían a través de la Corporación de Beneficio Público (PBC), controlada por representantes del gobierno.

Dado que la mitad de la financiación del proyecto debía proceder de personas adineradas y organizaciones extranjeras, principalmente de Estados Unidos, el plan de 2017 sólo recaudó 7 millones de dólares. Los patrocinadores estadounidenses acaudalados se desanimaron, ya que la legislación estadounidense exige que las organizaciones se registren como agentes extranjeros si reciben donaciones de entidades estatales.

LEER: Turquía e Israel tratan de normalizar sus relaciones a pesar de sus respectivas preocupaciones contrapuestas

El ministro de Asuntos Exteriores, Yair Lapid, que recientemente dijo que Israel se enfrentará a intensas campañas para etiquetarlo como un estado de apartheid en los próximos meses e instó a lanzar una campaña para desacreditar a la ONU ante cualquier posible crítica, quiere renovar el proyecto y permitir que siga funcionando, al menos hasta finales de 2025. Un documento distribuido a los ministros antes de la votación afirmaba que "la continuación del proyecto permitirá al Ministerio de Asuntos Exteriores y al gobierno israelí planificar y aplicar de forma estratégica y estructurada una política de acción para luchar contra el fenómeno de la deslegitimación contra el Estado de Israel y para construir la legitimidad civil en el mundo".

El documento también afirmaba que las actividades de los próximos años se centrarán en la ampliación significativa de las capacidades operativas existentes en este ámbito, en la puesta en marcha y la creación de herramientas y áreas de acción innovadoras, y en la mejora de la eficacia de las actividades y los esfuerzos de las organizaciones y organismos pro-israelíes en Israel y en todo el mundo.

"El Ministerio de Asuntos Exteriores tiene la intención de utilizar la experiencia y las lecciones aprendidas en la organización y aplicarlas para mejorar la posición de Israel a través de la conexión de la sociedad israelí con otras sociedades, al tiempo que se promueven las asociaciones con la sociedad civil en Israel y en todo el mundo", se informa que dijo el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Lior Hayat.

El diario Haaretz informa de que fuentes del Ministerio han dicho: "la misión de la organización es impulsar proyectos que cuenten la historia de Israel en todo el mundo y contrarrestar la deslegitimación de Israel, con financiación conjunta del gobierno israelí y otras fuentes privadas. Algunos proyectos comenzarán en uno o dos meses".

Lo que esto significa en el mundo real no es difícil de adivinar. El asunto de Cambridge Analytica reveló cómo los agentes extranjeros son capaces de utilizar las plataformas de medios sociales a través de grupos de fachada con el fin de influir en la opinión pública. A menudo se acusa a Rusia y a China de ser los principales culpables de la intromisión en la influencia, pero ¿caerá ahora el mismo foco de atención sobre Israel?

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines