Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Sobre Arabia Saudí: Biden debería aprender de los ultimátums de Trump

El presidente de EE.UU. Donald Trump (D) se reúne con Mohammed Bin Salman, príncipe heredero del Reino de Arabia Saudita el 14 de marzo de 2017 en Washington, DC [Mark Wilson/Getty Images]

En enero de 2021, el Departamento de Estado de Estados Unidos declaró que "Arabia Saudí es un socio vital de Estados Unidos en una amplia gama de cuestiones de seguridad regional". Pero a finales de 2021, nos enteramos de que las agencias de inteligencia estadounidenses creen que Arabia Saudí está fabricando activamente sus propios misiles balísticos con la ayuda de China. Los días de un socio incuestionablemente leal en Al-Saud han terminado. ¿Cómo gestiona Estados Unidos a un socio de seguridad tan indomable?

El asesinato del destacado periodista saudí y columnista del Washington Post, Jamal Khashoggi, fue posiblemente la causa de la mayor ruptura en las relaciones entre Estados Unidos y Arabia Saudí desde el 11-S. Durante la campaña, Biden prometió convertir al Reino en un paria por el espantoso asesinato y desmembramiento de Khashoggi, así como por una serie de otros abusos contra los derechos humanos, incluida la complicidad en la provocación de lo que la ONU ha considerado "la peor crisis humanitaria del mundo" en Yemen.

Sin embargo, desde el final de su victoriosa campaña, las promesas de Biden se han quedado en eso, en promesas. Sostenemos que hay que enfrentar a Arabia Saudí con límites y ultimátums, dejando al régimen actual sin otra opción que respetar las normas internacionales de derechos humanos.

¿Cómo puede un gobierno de Biden convertir al régimen del príncipe heredero Mohammed bin Salman (MBS) en un paria a la luz de los numerosos intereses convergentes de sus gobiernos? Durante décadas, Estados Unidos se ha contentado en gran medida con confiar en su considerable socio del Golfo para avanzar en los intereses estadounidenses, actuando como baluarte contra Irán y asegurando el acceso estadounidense a un oleoducto consistente. Solo en 2019, Estados Unidos importó una media de 500.000 barriles de crudo de Arabia Saudí al día.

Por mucho que la relación entre Estados Unidos y Arabia Saudí produzca innegablemente un beneficio mutuo, es una relación asimétrica, en la que los saudíes se benefician exponencialmente más. Precisamente porque esta asociación es desigual, el gobierno de Biden goza de la ventaja de reimaginar su política exterior con respecto a MBS dando prioridad a los objetivos de derechos humanos.

LEER:

El ex presidente Trump fue notorio por su defensa de MBS a raíz del asesinato de Khashoggi, llegando a regodearse en que le había "salvado el culo". Aunque la postura de Trump en cuestiones clave de derechos humanos era pobre, entendía el lenguaje de los autoritarios. A mediados de marzo de 2020, Arabia Saudí anunció que su empresa estatal Aramco bombearía un récord de 12,3 millones de barriles diarios, desatando una guerra de precios sin cuartel con Rusia. Mientras la demanda se había paralizado con el inicio de la pandemia de COVID-19, la oferta había alcanzado nuevos récords, y las compañías petroleras estadounidenses se resintieron.

En respuesta, los senadores Kevin Cramer (R-ND) y Dan Sullivan (R-AK) presentaron una ley que retiraría todas las tropas estadounidenses, los misiles Patriot y los sistemas de defensa antimisiles del Reino a menos que Arabia Saudí redujera la producción de petróleo. El 2 de abril, en una llamada telefónica con el príncipe heredero saudí, MBS, el entonces presidente Trump declaró un ultimátum: arreglen este aumento sin precedentes de la producción (es decir, pongan fin a la guerra de precios) o no haré nada para protegerlos de la inminente ira del Congreso.

Ese mismo día, los saudíes convocarían una reunión de emergencia de la OPEP+ para discutir la estabilización de los mercados. El 12 de abril, MBS y sus homólogos rusos accedieron, acordando cada uno un recorte de la producción de 2,5 millones de barriles diarios. A la hora de comunicar su descontento y exigir un cambio de comportamiento, el gobierno de Biden debe entender que el lenguaje de los autoritarios es el de los límites y los ultimátums.

Las sanciones directas a MBS han sido descartadas por esta administración, simplemente por el "precedente". Cuando se le preguntó por qué MBS no estaba incluido en la lista del Departamento del Tesoro de los saudíes sancionados por el asesinato de Khashoggi, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, señaló que "históricamente, Estados Unidos... no suele sancionar a los líderes gubernamentales de los países con los que tenemos relaciones diplomáticas".

De hecho, Estados Unidos nunca ha dudado en emitir sanciones selectivas contra oligarcas de otros Estados y, dado que MBS aún no es el jefe de Estado oficial, con su padre, el rey Salman, todavía en el trono, los comentarios de Psaki estaban fuera de lugar.

Sin embargo, sancionar a MBS no es el único objetivo. Se trata de hacer que MBS rinda cuentas en materia de derechos humanos, de utilizar la influencia natural de Estados Unidos en la relación entre Estados Unidos y Arabia Saudí para presionar a MBS para que libere a todos los presos de conciencia, ponga fin a la desastrosa guerra en Yemen y reforme la naturaleza sociopolítica del Reino. Estos objetivos son inmediatamente alcanzables con una Casa Blanca que hable a los autoritarios en un lenguaje con el que puedan relacionarse, uno de ultimátums consecuentes.

Sin ese cambio de lenguaje, MBS seguirá percibiendo a Biden como débil. En la campaña electoral, Biden prometió responsabilizar a MBS de los atroces abusos contra los derechos humanos, pero no se enfrentó a ninguna sanción directa y sí a una "prohibición de Khashoggi", en gran medida simbólica, contra muchos de sus compinches. Por eso, recientemente, los saudíes se han sentido envalentonados, reteniendo la producción de petróleo en un intento de vengarse a propósito de Biden y los demócratas, aumentando los precios de la energía y alimentando la inflación mundial.

LEER: Porqué Yemen está en guerra - Explicación

Los enfrentamientos con MBS -como éste- requieren que la administración de Biden siga el ejemplo de Trump, presentando a MBS un ultimátum. Es importante mantener una larga e histórica relación con nuestros socios saudíes. Sin embargo, si no se consiguen mejoras significativas y sustanciales en un historial pésimo de derechos humanos, hay que apuntar a uno de los varios esfuerzos en el Congreso que lo implican directamente a él o a Arabia Saudí en general. En esencia, la administración comunica a MBS que esto no es una cuestión de nosotros contra vosotros, esto es vosotros contra el Congreso. Y no nos interpondremos en el camino del Congreso.

La guerra del precio del petróleo del año pasado sentó el precedente de que MBS actuará con rapidez y eficacia cuando los costes sean elevados. Los senadores republicanos amenazaron con retirar las tropas y los sistemas de defensa estadounidenses en aras de preservar las compañías petroleras de Estados Unidos, y MBS captó el mensaje. Ultimátums como éste son aún más necesarios cuando se expresa la preocupación por las atroces violaciones de los derechos humanos. Una plétora de presos de conciencia languidece en las cárceles saudíes, cientos de los cuales fueron encarcelados tras el ascenso al poder de MBS, muchos de los cuales permanecen en régimen de aislamiento. Las repercusiones de la guerra dirigida por MBS en Yemen son catastróficas y requieren un verdadero liderazgo por parte de Estados Unidos y sus socios.

El gobierno de Biden tiene la oportunidad de llenar un hueco que Trump no hizo, cumpliendo las promesas de campaña de hacer que Arabia Saudí rinda cuentas sobre su atroz historial de derechos humanos, empleando su influencia como garante de la seguridad. MBS ha sido, y seguirá siendo, una fuerza desestabilizadora tanto en la región como en el extranjero. Muchos ciudadanos saudíes con doble nacionalidad, personas de Estados Unidos y antiguos estudiantes estadounidenses siguen sufriendo torturas, acoso, condenas de prisión y prohibiciones de viajar. La forma en que decidamos gestionar este tipo de socios marcará la pauta en los años venideros.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónEEUUOriente MedioRegiónYemen

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines