Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Quién está echando leña al fuego del odio contra los musulmanes en Gran Bretaña y Occidente?

Pancartas de la Coalición Stop the War que dicen "No a la islamofobia. No a la guerra", el 20 de noviembre de 2021 en Londres, Inglaterra. [Hollie Adams/Getty Images]

Se ha producido un notable aumento de la islamofobia en Gran Bretaña, revelado por un reciente estudio de la Universidad de Birmingham, según el cual el 25% de los británicos tiene una visión negativa del islam y los musulmanes. Esta cifra no significa necesariamente que el resto tenga una visión positiva, ya que hay un gran grupo de personas que no tienen opinión o son neutrales, pero eso no es necesariamente positivo o acogedor.

Desde mi punto de vista, hay varios responsables de este asunto que deberían ser mencionados, culpados, criticados directamente e incluso perseguidos por ello, a saber:

  1. Boris Johnson y su equipo en el gobierno, la dirección del Partido Conservador en el poder. Johnson, que comenzó su protagonismo electoral hace años atacando el "burka" para atraer a la extrema derecha, no se ha disculpado explícitamente por sus comentarios. Está cerca de figuras conocidas por su extremismo, como Priti Patel y el diputado conservador Craig Whittaker, que atacó ferozmente a los musulmanes con el pretexto de no cumplir las medidas de restricción para reducir la propagación de la pandemia. Mientras tanto, guardó un silencio sepulcral sobre las vulneraciones de las normas por parte de Johnson y puede haber participado él mismo en las vulneraciones.
  2. Los medios de comunicación asociados a la derecha. Un estudio realizado para el Consejo Musulmán de Gran Bretaña sobre los medios de comunicación locales en Gran Bretaña y la incitación contra el Islam hace un mes reveló resultados impactantes. Informaba de que cerca del 60% de los medios de comunicación retrataban negativamente al islam y a los musulmanes, lo que resultaba preocupante para muchos, pero no era sorprendente para quienes observan la continua incitación llevada a cabo por los políticos. Los estudios han demostrado que los estudiantes musulmanes tienen menos posibilidades de obtener plazas en las universidades de élite, que se consideran las instituciones que producen los líderes políticos del país. Esto es irrelevante si sus calificaciones son iguales o mejores que las de sus compañeros.
  3. El lobby pro-Israel. La continua incitación por parte de las instituciones del lobby pro-Israel a través de los medios de comunicación, y el uso de sus relaciones para excluir y marginar a todos aquellos que simpatizan con la causa palestina y la justicia en ella, se refleja en los musulmanes que tienen una estrecha relación religiosa con la mezquita de Al-Aqsa.
  4. El apoyo occidental a la opresión y a las dictaduras en el mundo árabe. La página web ayuda de los gobiernos occidentales a los regímenes represivos de muchos países árabes e islámicos, suministrándoles armas y dispositivos de espionaje, haciendo la vista gorda ante su falta de democracia y sus continuas violaciones de los derechos humanos, e incluso el uso de agencias de inteligencia que carecen de integridad y profesionalidad en los países árabes para perseguir a activistas y ciudadanos en sus países, aumenta la brecha y contribuye a difundir una imagen negativa de los musulmanes. Esto afecta en gran medida a quienes trabajan en movimientos políticos, empezando por los Hermanos Musulmanes. Los países represivos demonizan estos movimientos, ya que suponen una amenaza real para su permanencia en el poder si se celebran elecciones reales, como ocurrió con la Primavera Árabe en 2011.
  5. Los gobiernos occidentales se negaron a recibir a sus ciudadanos que se habían unido previamente a Daesh en Siria e Irak. La intolerancia mostrada por los países occidentales al negarse a acoger a sus ciudadanos que participaron en grupos como Daesh, incluidos niños y mujeres que no tienen culpa alguna, convierte a estas personas en bombas de relojería o escudos humanos en los focos de conflicto de Siria e Irak y desarrolla en ellos motivos para el extremismo. Esto aumenta las posibilidades de que esas organizaciones sobrevivan y crezcan y lleven a cabo operaciones violentas que distorsionen la imagen de los musulmanes.

LEER: La invención de Oriente Medio

Estos elementos no son los únicos responsables del aumento del odio a los musulmanes en varios países occidentales. Hay errores asociados a algunos musulmanes y a su incapacidad para representar los valores y la moral de su religión de forma sana y civilizada, pero esto tiene menos impacto que los puntos mencionados anteriormente.

Occidente debería ser consciente de que impresionar a la derecha radical con su hostilidad hacia el islam es perjudicial para sus países en el futuro -incluso si consiguen beneficios electorales en el presente- porque aumenta la tensión, desarrolla los factores de odio y divide a los países que se levantaron y progresaron cuando promovieron la convivencia, el respeto a los demás y preservaron las libertades religiosas y personales de los individuos.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaIsraelOriente MedioRegiónReino UnidoReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines