Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Otro enviado de la ONU intenta abordar el conflicto del Sáhara Occidental, que dura décadas

El enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, da una rueda de prensa tras una reunión sobre la formación de un comité constitucional en Siria, el 18 de diciembre de 2018 en las oficinas de Naciones Unidas en Ginebra [FABRICE COFFRINI/AFP vía Getty Images].

Ya agotado en los esfuerzos de mediación en Siria, Staffan de Mistura, acaba de ser nombrado, por el Secretario General de las Naciones Unidas, como su enviado a la disputa del Sahara Occidental, que dura décadas. El Sr. de Mistura ha servido, más o menos en el mismo puesto, en Afganistán, Irak y Líbano. Lleva décadas en la ONU, pero su historial es bastante sombrío. Su última misión como enviado de la ONU fue en Siria, donde pasó cuatro años antes de dimitir en 2018. Durante esos años hizo pocos progresos para resolver el conflicto sirio. De hecho, no hay ningún logro destacado por el que se pueda recordar al Sr. de Mistura, incluso antes de su mandato en Siria.

Este fracaso podría justificarse por el hecho de que el Consejo de Seguridad de la ONU, órgano decisorio supremo de la organización, en el que las potencias con derecho a veto están dispuestas a acabar con cualquier cosa que no les guste, ha estado dividido respecto a Siria. De hecho, el Consejo nunca logró ponerse de acuerdo en nada sustancial para resolver el conflicto sirio, sobre todo después de que Rusia, una potencia con derecho a veto, se convirtiera en parte del conflicto, lanzando sus primeros ataques aéreos en septiembre de 2015, dirigidos a lo que denominó posiciones "terroristas". Desde entonces, Moscú ha sido un aliado fiable de Damasco.

El comunicado de la ONU, en el que se anuncia el nombramiento de De Mistura, elogia su anterior trabajo para el organismo mundial, destacando sus "40 años de experiencia en diplomacia y asuntos políticos", sin mencionar ninguno de sus fracasos anteriores. La ONU, por lo general, deja de lado los fracasos de sus enviados como una forma de alentarlos. Pero, como es habitual, tampoco los despide cuando fracasan.

El hombre llegó con todo su fracaso compuesto siguiéndolo en un largo rastro desde Ginebra hasta Moscú y Astana, lugares donde dirigió, facilitó y patrocinó docenas de reuniones para abordar el conflicto sirio, en vano.

LEER: Los retos de Argelia dentro y fuera del país en 2022

En su nuevo cargo, el Sr. de Mistura dirigirá la Misión de la ONU para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO), establecida por la resolución 690 de la ONU, adoptada por el Consejo de Seguridad en 1991.

El objetivo final es encontrar una solución al conflicto sobre la franja de desierto al sur de Marruecos, a lo largo del Océano Atlántico. El conflicto es esencialmente sobre la soberanía y el poder: quién gobierna ese difícil desierto. Mientras que Marruecos reclama la zona como parte de su territorio, el Frente Popular para la Liberación de Saguia el-Hamra y de Río de Oro (POLISARIO), ayudado por Argelia, disputa esa reclamación. Desde su estallido en 1975, el conflicto ha pasado por diferentes fases marcadas por la violencia y la guerra entre, principalmente, Marruecos y el POLISARIO y su aliado argelino.

Sin embargo, en 1991 la MINURSO logró un gran avance después de que las partes acordaran un referéndum preguntando a los habitantes de la zona si querían ser un estado independiente o formar parte de Marruecos con un autogobierno más amplio. Las grandes operaciones militares casi dejaron de abrir la puerta a las negociaciones políticas sobre los detalles del referéndum y quién tiene derecho a participar. Sin embargo, últimamente hay indicios de que la confrontación militar está a la vuelta de la esquina.

Sea cual sea el plan del Sr. de Mistura, si es que lo tiene, aún no lo ha explicado. A principios de este mes, recorrió la región, empezando por Rabat y terminando en Argelia. También visitó Mauritania, fronteriza con el Sáhara Occidental, y Tinduf, en Argelia, donde viven miles de refugiados saharauis.

En Argelia, el ministro de Asuntos Exteriores del país le dijo que Argelia quiere negociaciones directas abiertas entre las partes, de buena fe y sin condiciones previas. Esto es poco menos que lo que a cualquier enviado de la ONU le gustaría escuchar. Lo ideal para el Sr. de Mistura sería que las partes accedieran a reducir sus diferencias pasando a los detalles del prometido referéndum en el que el poco más de medio millón de personas que viven en la zona decidan lo que quieren, la esencia misma de la resolución 690. Pero el referéndum, como forma de resolver el conflicto, se ha convertido en un asunto difícil y sus detalles han sido un debate polémico. En el pasado, las principales potencias, entre ellas Estados Unidos, Francia y otras, apoyaban cualquier plan acordado por la ONU, aunque se mantenían en gran medida neutrales. Pero esto ha cambiado recientemente, haciendo que el trabajo de de Mistura sea más difícil.

Apenas unas semanas antes de dejar la Casa Blanca, el ex presidente Donald Trump, el 10 de diciembre de 2020, tomó la inusual decisión de reconocer la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental para favorecer la normalización de las relaciones de Rabat con Israel. El Sr. Trump es un firme partidario de Israel. Esto puso fin a la larga neutralidad estadounidense en el conflicto. También significa que, cada vez que la cuestión vuelva al Consejo de Seguridad -incluso si el Sr. de Mistura, por arte de magia, hace un progreso serio-, Estados Unidos ya no es neutral y su veto podría desbaratar todo.

LEER: El enviado de la ONU para el Sáhara Occidental recorre Marruecos, Argelia y Mauritania

La presencia del factor israelí también ha repercutido en las difíciles relaciones bilaterales entre Rabat y Argel. Argelia está muy disgustada por el acercamiento marroquí-israelí, al que culpa en parte de su decisión, el año pasado, de romper todos los lazos con su vecino, Marruecos. Argelia también está nerviosa por el hecho de que Marruecos, su rival regional, haya hecho tratos de equipamiento militar con los israelíes. Se dice que Rabat está hablando con Tel Aviv sobre la compra de misiles y otros sistemas de defensa aérea, incluidos los drones militares. Argelia, que ya desconfía del factor israelí en la región, ve la cuestión a través de los ojos de los palestinos, que rechazan cualquier forma de normalización árabe-israelí mientras Israel sigue ocupando su tierra, demoliendo casas y sometiéndolos a leyes de apartheid.

Los lazos marroquíes-israelíes también podrían empujar a Argelia a buscar lazos más fuertes con Irán, que tampoco está contento con la presencia israelí en el norte de África. Esto añade más complicaciones a la misión de de Mistura.

En este contexto, es dudoso que Steffan de Mistura pueda realmente obtener resultados tangibles para poner fin al conflicto en la región. El presidente argelino y su gobierno serán muy reacios a entablar conversaciones o compromisos con Marruecos. Los argelinos son abrumadoramente pro-palestinos y no les gustaría que su gobierno hablara con Marruecos, mientras Rabat mantenga su conexión israelí.

En todo caso, el Sr. de Mistura está a punto de añadir otro fiasco a su largo historial de fracasos.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónMarruecosOrganizaciones InternacionalesRegiónSahara OccidentalUN

Mustafa Fetouri es un académico y periodista libio. Ha recibido el premio de la UE a la Libertad de Prensa. Su próximo libro saldrá a la luz en septiembre. Puede ser contactado en la siguiente dirección: [email protected]

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines