Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Sudán muestra todos los signos de ser un estado en colapso

Un sudanés lleva a un manifestante herido en Jartum, Sudán, el 17 de enero de 2022 [Mahmoud Hjaj/Anadolu Agency].

Con cada nuevo día, la situación en Sudán empeora y se vuelve más compleja y agravada, sin que haya soluciones ni estrategias de salida en el horizonte. Por el contrario, todo indica que el Estado se está derrumbando.

Los disparos contra manifestantes pacíficos son una manifestación de ello, mientras que antes eran un delito. En la ciudad de Wad Madani, alguien disparó contra manifestantes pacíficos a principios de esta semana mientras condenaba la orden del Consejo de Soberanía de no abrir fuego. O bien los dirigentes de Sudán no dirigen ni controlan a sus fuerzas de seguridad, o bien desobedecen las órdenes deliberadamente. En cualquier caso, nadie les pide cuentas. ¿Están los dirigentes del país engañando al pueblo y no diciéndole la verdad? Este desorden es otro signo de un Estado que se derrumba.

Cuando el jefe de la judicatura protesta contra el comportamiento de la autoridad que lo nombró; cuando los miembros de la propia autoridad y de la fiscalía hacen lo mismo y se les unen médicos, veteranos de guerra y otros en vigilias contra la violenta opresión estatal del pueblo; cuando los gobernadores dimiten y los ministros rechazan sus cargos; y cuando las protestas del pueblo cierran las principales carreteras, las arterias de la economía; cuando todo esto sucede, estamos viendo un país al borde del colapso.

A pesar de las tristemente célebres redadas al amanecer, de las que no se libran ni siquiera las mujeres sudanesas, y del aumento del número de jóvenes mártires asesinados muy deliberadamente por francotiradores, está claro que el pueblo no retrocederá ni dejará de tomar las calles. Desde que Sudán obtuvo su independencia, es cierto que cualquier régimen o autoridad que se dirija a su pueblo en el lenguaje de las balas y la fuerza, por muy fuerte que sea en ese momento, está destinado a caer tarde o temprano.

LEER: ¿Intentará Israel mediar para poner fin a la crisis política de Sudán?

Sudán se encuentra en una fase que requiere la unión de todos para encontrar una salida eficaz y segura a esta peligrosa situación, que amenaza con consumirnos al estar fragmentados y divididos. Es cierto que la llama revolucionaria sigue ardiendo y que los comités de resistencia han demostrado su eficacia. Sin embargo, proteger la revolución y avanzar hacia la victoria requiere más de un tipo de arma. En este contexto, varios grupos han lanzado iniciativas para buscar una salida segura a la crisis actual.

Los militares de Sudán toman el poder y detienen al primer ministro, Abdalla Hamdok - Caricatura [Sabaaneh/ Monitor de Oriente].

Algunas de ellas proceden del exterior, la más importante de las cuales es la iniciativa encomendada a la Misión Integrada de Asistencia a la Transición en Sudán (UNITAMS) de la ONU, que dio lugar a la visita del Comisario de Paz y Seguridad de la Unión Africana al país. Nadie se niega a escuchar ninguna de estas iniciativas, siempre que provengan de plataformas respetadas por todos, ya sean instituciones o individuos, y siempre que reconozcan que la crisis política desencadenada por las medidas golpistas del 25 de octubre han sumido a Sudán en un callejón sin salida, amenazando su seguridad y la de su pueblo. Nadie las rechazará mientras busquen poner fin a la violencia y el derramamiento de sangre, acabar con la opresión y trabajar para consensuar mecanismos que den prioridad a los objetivos de destituir al antiguo régimen en su totalidad, buscar la transformación democrática, permitir el gobierno civil y evitar que el país sufra más conflictos catastróficos y una guerra civil.

Sin embargo, existe cierta preocupación por la multiplicidad de iniciativas, especialmente las procedentes de fuera de Sudán, ya que hacen que parezca un mercado de este tipo de planes, lo que crea confusión y las prioridades se pierden en el proceso. Es demasiado fácil que los intereses de otros se mezclen con los del país.

LEER: El ex ministro de Asuntos Exteriores de Sudán inicia una huelga de hambre en la cárcel

Creo que lo mejor para Sudán es que estas iniciativas estén unificadas, con una diversidad de etapas y mecanismos. Tenemos que apoyar la iniciativa de la ONU siempre que se coordine en gran medida con la iniciativa de los directores de las universidades sudanesas, que han hecho grandes progresos en la comunicación con todas las fuerzas del cambio en el país en busca de un discurso político unido y de los puntos comunes entre las diversas cartas presentadas por estas fuerzas. Cabe destacar que todas estas iniciativas reclaman la celebración de una mesa redonda como medio para alcanzar un consenso sobre la salida de esta crisis. Yo propuse una conferencia de este tipo en mayo de 2020, cuando creí que el período de transición había llegado a un punto muerto.

En general, cualquier iniciativa y cualquier conferencia sólo tendrán sentido y serán viables si parten de dos premisas principales: que la fórmula de asociación entre el componente militar y el civil que ha regido durante el periodo de transición ha fracasado por completo; y que es necesario contar con la voluntad política de cambio a través de una plataforma y un liderazgo unificados. Una vez más, saludo la iniciativa de los administradores universitarios sudaneses, que están haciendo un gran esfuerzo para crear un terreno común entre las fuerzas civiles del cambio, independientemente de su tamaño y propuestas.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Quds Al-Arabi el 23 de enero de 2022

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónRegiónSudán

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines