Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El Líbano se adentra aún más en la órbita de Irán al retirarse Hariri

El ex primer ministro libanés Saad Hariri en Beirut, Líbano, el 18 de octubre de 2019 [OFICINA DEL PRIMER MINISTERIO LIBANÉS/Agencia Anadolu]

La decisión del líder musulmán suní, Saad Al-Hariri, de apartarse de la política libanesa abre el camino para que el grupo chiíta Hezbolá amplíe su ya profundo dominio sobre el país, convirtiéndolo en un bastión cada vez más importante de la influencia iraní en el Mediterráneo.

Hariri, tres veces primer ministro, declaró el lunes que suspendería su papel en la vida pública y boicotearía las elecciones generales de mayo, citando la influencia iraní como una de las razones por las que veía pocas esperanzas de un cambio positivo.

Esto abre una nueva fase en la política sectaria de Líbano, regida por un sistema de reparto de poder entre sus numerosas sectas, y se suma a las incertidumbres que afronta un país que sufre un colapso financiero que supone la mayor amenaza para la estabilidad desde la guerra civil de 1975-90.

La medida de Hariri acelerará la fragmentación de la comunidad suní que su familia dominó durante 30 años con apoyo saudí, antes de que Riad le cortara el paso, abandonando una política para el Líbano que había costado miles de millones pero que no había conseguido frenar a Hezbolá.

Fundada por la Guardia Revolucionaria de Irán en 1982 y fuertemente armada, Hezbolá ha sido durante mucho tiempo la facción más fuerte de Líbano, estableciendo gradualmente el país como uno de los varios estados árabes donde el gobierno islamista chiíta de Irán ejerce una gran influencia y haciendo de Líbano un teatro de su lucha con los estados árabes del Golfo.

LEER: La invención de Oriente Medio

Más fuerte financieramente que la mayoría en el Líbano, Hezbolá está bien posicionado para capitalizar la retirada de Hariri. Una fuente familiarizada con las ideas de Hezbolá dijo que el grupo ya está estudiando las posibles ganancias de sus aliados en la comunidad suní, normalmente políticos locales que carecen de la influencia nacional del partido de Hariri.

Pero Hezbolá también se muestra cauteloso ante los nuevos retos, incluido el riesgo de que los adversarios locales y regionales intenten sustituir a Hariri por figuras más beligerantes que busquen la confrontación en lugar de alcanzar compromisos como él hizo en los últimos años.

El terremoto político de Hariri tiene como telón de fondo una escalada en la lucha más amplia entre Irán y los Estados árabes del Golfo aliados de Estados Unidos. Los hutíes, alineados con Irán, han lanzado este mes dos ataques con cohetes contra los Emiratos Árabes Unidos.

Los Emiratos Árabes Unidos pertenecen a la coalición liderada por Arabia Saudí que lucha en Yemen y que afirma que Hezbolá está ayudando a los hutíes.

Los hutíes comprueban las armas en camiones militares durante una reunión tribal el 1 de agosto de 2019 en Saná, Yemen [Mohammed Hamoud/Getty Images].

El sábado, un enviado de los países árabes del Golfo entregó al gobierno libanés una lista de condiciones para el descongelamiento de los vínculos, que según una fuente diplomática libanesa incluía la fijación de un plazo para la aplicación de una resolución de la ONU de hace 18 años que exige el desarme de Hezbolá.

Fuentes políticas afirman que la exigencia fue vista en Beirut como una escalada por parte de los Estados del Golfo que expulsaron a los embajadores libaneses en octubre en un desavenencia por las críticas a la guerra de Yemen por parte de un ministro alineado con Hezbolá.

¿Retraso?La lista, descrita por el enviado del Golfo como propuestas para fomentar la confianza, también se hizo eco de las exigencias occidentales para que las elecciones se celebren a tiempo.

Pero, con la escena política suní desordenada, algunos analistas esperan que se pida un aplazamiento.

Muchos observadores creen que esto convendría a todos los actores principales, aparte de los adversarios de Hezbolá, que incluyen a las Fuerzas Libanesas Cristianas, un partido alineado con Arabia Saudí que espera que la mayoría que Hezbolá ganó con sus aliados en 2018 pueda ser anulada.

"Si los grandes poderes del Líbano, incluido Hezbolá, creen que les conviene retrasar las elecciones, lo harán", dijo Nabil Boumonsef, redactor jefe adjunto del diario Annahar.

LEER: Un político libanés advierte que la retirada de Hariri permitirá a Hezbolá e Irán tener vía libre

Si se celebran las elecciones, es probable que el posterior regateo para formar un nuevo gobierno sea aún más difícil de lo habitual.

Esta incertidumbre no es un buen augurio para las posibilidades de que el gobierno actúe para abordar la crisis económica que la élite gobernante ha dejado supurar desde 2019.

La decisión de Hariri ha dado un vuelco a un panorama electoral ya complicado.

Decenas de los 128 escaños del Parlamento se verán afectados.

No sólo afectará a los 20 escaños que ganó su Movimiento Futuro en 2018, sino a muchos más que ganaron otros grupos en alianzas locales con Futuro. Actualmente no hay ningún suní con el tipo de red a nivel de país que mantiene Hariri, que perdió un tercio de sus escaños en 2018, pero mantuvo su posición como líder suní.

'Una mano libre'Uno de sus hermanos, Bahaa, podría presentarse o respaldar candidatos, pero aún no ha anunciado sus planes. Bahaa ha criticado a Saad por su acomodo con Hezbolá.

El político druso Walid Jumblatt dijo a Reuters que el paso de Hariri significaba "una mano libre para Hezbolá y los iraníes".

Los suníes aliados de Hezbolá ganaron los escaños de Futuro en 2018.

Pero la situación puede no ser tan clara para Hezbolá, designado como grupo terrorista por Estados Unidos.

LEER: Irán busca ampliar los vínculos económicos con Siria

Porque, si bien los primeros años de la carrera de Hariri se caracterizaron por el enfrentamiento con Hezbolá, que culminó en una breve guerra civil en 2008, más tarde hizo concesiones que convenían al grupo y a sus aliados.

En su discurso del lunes, Hariri dijo que sus compromisos habían evitado la guerra civil.

"No estoy seguro de que Hezbolá esté muy contento" con la decisión de Hariri, dijo Heiko Wimmen, de International Crisis Group.

"A Hezbolá le interesa tener al menos la apariencia externa de un sistema político que funcione y en el que participen todos, incluidos los suníes".

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónLíbanoOriente MedioRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines