Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Madre y esposa conmocionadas por el incumplimiento de la promesa de Israel de liberar a un huelguista de hambre

Una caricatura que representa la lucha de los palestinos en huelga de hambre con sus carceleros israelíes [Sabaaneh/MonitordeOriente].

Se necesitó más de una semana para decorar la casa del palestino en huelga de hambre, Mujahid Hamid, que debía salir de la cárcel de la ocupación israelí el 19 de enero de 2022, tras cumplir cuatro meses de detención administrativa en la prisión de Al Naqab.

"Nos quedamos muy sorprendidos cuando supimos que no volvería a casa", dijo a MEMO Shahla Hamid, de 47 años, madre de Mujahid. "Estaba preparada para abrazarle y verle abrazar a su mujer y a su hijo pequeño, pero todo eso fue en vano cuando pasó todo el día sin ver a Mujahid en casa".

Con voz suave, la madre dijo que había preparado la mejor comida que le gusta y que había invitado a familiares y amigos para que participaran en la recepción que le había preparado. "Su mujer, Bayan, se preparó con su hijo pequeño, que no vio a su padre", dijo la madre, y me contó que Mujahid le había pedido que le enviara más dinero para comprar muchos regalos y juguetes para su hijo, que pensaba que se encontraría con él por primera vez. "Todo esto no ocurrió", dijo.

Mujahid Hamid, preso palestino que pasó 43 días en huelga de hambre en protesta por su detención administrativa ilegal en las cárceles israelíes. Por primera vez, Mujahid, que nació el 29 de octubre de 1990, fue detenido mientras dormía en su casa el 22 de mayo de 2010.

"No sabía por qué lo habían detenido y vuelto a detener hasta hoy", dijo su madre, señalando que fue condenado por ser "peligroso", y que lo volvieron a detener y a poner bajo detención administrativa 14 meses después de haber sido liberado por la misma razón.

Al hablar con MEMO, la madre dijo: "Mujahid fue condenado a siete años antes de que la fiscalía militar recurriera su sentencia, que se amplió a nueve años. Esperé, y cuando fue liberado el 21 de mayo de 2019, fuimos felices. Se casó y, un año después, tuvo su primer y único hijo".

Viaje de sufrimiento

Cuando lo detuvieron por primera vez, fue muy duro para sus padres, principalmente para su madre, que sólo tenía 35 años. "Pasé un sufrimiento inimaginable durante los primeros nueve años", dijo, y señaló que se dedicó a hacer un seguimiento de los abogados, de las ONG que trabajan con los presos y de las cárceles israelíes.

"Mujahid pasó los dos primeros años sin saber el motivo de su detención", dijo la madre, señalando que ella y su familia tampoco conocían el motivo de su detención. "Cuando fue condenado, supimos que se le acusaba de ser peligroso", dijo.

Cuando le pregunté por el significado de ser peligroso, respondió: "No lo sé, hijo mío. Lo único que sé es que se pasaron dos años para encontrar cualquier excusa para su detención, pero no lo consiguieron. Así que dijeron: 'Simplemente, digamos que es peligroso'".

"Siete años no fueron suficientes para él a los ojos de la fiscalía militar israelí, que recurrió su sentencia", dijo. "Un día, su abogado me dijo que Mujahid iba a ir al juzgado y que podía asistir a la vista concertada para él. Le pregunté al abogado por el motivo de la nueva vista y no me lo dijo. Mientras estaba dentro de la sala, supe que su condena se había ampliado a nueve años".

Hipertensión, diabetes

La madre de Mujahid dijo que nunca había sentido pena por nada en su vida, excepto cuando se derrumbó en la sala del tribunal el día en que el plazo de siete años de su hijo se amplió a nueve años. Según ella, fue un día muy emotivo para todos.

"Me quedé en shock porque el abogado no me dijo lo que iba a pasar en el tribunal", dijo. "Cuando vi a mi hijo, me alegré, pero mi corazón empezó a latir porque estaba en el mismo lugar cuando se anunció la pena de siete años de prisión la primera vez. Intenté mostrarme fuerte y resistente, pero cuando me enteré de la prórroga, me desmayé. No pude soportarlo".

Más tarde, cuando le visitó, le dijo que tenía hipertensión y diabetes desde que la vio desplomarse ante sus ojos en la sala, y que no podía ayudarla ni hacer nada por ella.

Cuando fue puesto en libertad, Mujahid, según su madre, se recuperó de estos dos males crónicos, pero dijo que volvió a sufrir cuando se puso en huelga de hambre.

Para la madre de Mujahid, el tiempo que pasó en la cárcel fue muy duro porque no dejó de intentar visitarlo y buscar una fianza para reducir su condena. "Un abogado de la Comisión de Prisioneros y Presos Liberados de la OLP le dijo que podía llegar a un acuerdo con la justicia israelí para que le redujeran la condena tras pagar una multa", dijo. "Pero, por desgracia, esto no ocurrió".

En 2017, sucedió que su esposo, Mahmoud, y su hijo, Abdul Hamid, estuvieron en prisiones israelíes además de Mujahid. "Ese fue un año muy difícil", dijo, señalando que pasó todo su tiempo de visitar a Mujahid en esta prisión, a Abdul Hamid en esa prisión y a su padre en una tercera prisión. Además, estaba ocupada yendo de un tribunal a otro para asistir a las audiencias de sus hijos y su marido.

"El abogado me dijo que preparara una multa para mi marido y mis dos hijos con el fin de reducir sus condenas o solicitar su liberación", dijo. "Como me exigió el abogado, pagué 3.000 NIS por Mujahid, 5.000 NIS por Abdul Hamid y 4.000 NIS por su padre. Nadie quedó en libertad con ese intento de fianza. Tanto Abdul Hamid como su padre pasaron un año cada uno en prisión, y Mujahid cumplió la condena de nueve años. Antes de que lo pusieran en libertad, nos pidieron que devolviéramos la multa por Mujahid".

Nueva jornada de sufrimiento

El 21 de mayo de 2019, y tras nueve años de prisión, Mujahid fue liberado y fue recibido como una novia en su ciudad. El 26 de agosto de 2019 se casó y tuvo su primer y único hijo el 22 de agosto de 2020. Luego, fue detenido de nuevo el 22 de septiembre de 2020.

Pasó seis meses bajo detención administrativa. Cuando cumplió los primeros seis meses, la detención administrativa se renovó por otros seis meses. "Empezamos a preparar la boda de su hermano con la esperanza de que le pusieran en libertad tras cumplir el segundo plazo porque nos habían dicho que no estaba imputado", dijo la madre.

"Pero cuando no lo liberaron y las autoridades de ocupación israelíes renovaron su detención administrativa por cuatro nuevos meses, inició una huelga de hambre", dijo la madre. "Me llamó por teléfono y me dijo que no podía pasar toda su vida entre rejas sin ningún motivo y me informó de su decisión", dijo. "Le dije que adelante y le animé".

Junto con otros presos, se puso en huelga de hambre y eso fue más duro para su madre y sus seres queridos que su anterior encarcelamiento, debido a la huelga de hambre y al deterioro de su estado de salud.

"La ocupación israelí no consiguió nada contra él, por lo que volvió a la afirmación anterior de que es "peligroso" y podría llevar a cabo cualquier acto peligroso mientras no esté en prisión", me dijo la madre. "Por tanto, tiene que seguir en prisión, según las autoridades de ocupación israelíes. No piensan en él, en su estado de salud, en su mujer y en su hijo cuando vulneran sus derechos básicos".

Mujahid permaneció en huelga de hambre durante 43 días consecutivos, durante los cuales fue ingresado en un hospital israelí debido al deterioro de su salud. Sufría de hipertensión y diabetes y "bajo las pretensiones de las medidas Covid-19, se nos impidió verle", dijo la madre.

"Bajo la presión ejercida por él y por un grupo de otros cinco huelguistas de hambre, los servicios penitenciarios israelíes llegaron a un acuerdo con ellos para poner fin a su huelga de hambre", dijo su madre. "En el caso de Mujahid, se comprometieron a ponerlo en libertad tras cumplir su condena de cuatro meses, que finalizaba el 19 de enero de 2022".

Incumplimiento de su promesa

Antes del 19 de enero, la madre preparó su casa y la esposa se preparó con su hijo para el reencuentro, pero Mujahid no fue liberado.

"Deseaba que fuera liberado, pero no fue así", dijo, y añadió: "Decoré la casa, preparé la comida y organicé una gran recepción, a pesar del profundo sentimiento en mi corazón de que habría sido liberado".

La madre y toda la familia sufrieron un gran shock, pero el verdadero shock fue para él, según su madre. "Cuando no fue liberado a tiempo, preguntó a los Servicios Penitenciarios el motivo del retraso", dijo, "y le dijeron que el funcionario que llegó a un acuerdo con él estaba ausente por la muerte de su madre".

Mujahid amenazó con reanudar su huelga de hambre, "pero los Servicios Penitenciarios le mintieron y afirmaron que el funcionario vendría", dijo la madre, que sigue esperando abrazar a su hijo, y subrayó: "Eran meras mentiras, no más".

Cuando se le preguntó por su sensación durante la ola de frío, dijo: "No preguntes por mí, sino por él y sus hermanos dentro de las cárceles israelíes, donde no tienen comida adecuada, suficientes cobertores, ropa de lana y gruesa, guantes, gorros, calcetines y otro personal básico".

Shahla dijo que la historia de su hijo es la historia de otros 550 presos bajo detención administrativa, mientras que el sufrimiento de su hijo es la historia de más de 4.500 presos, el total de presos de seguridad palestinos dentro de las cárceles israelíes.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines