Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

En los bancos egipcios ocurren cosas misteriosas

Un hombre cuenta libras egipcias en una tienda de cambio de moneda en el centro de El Cairo el 3 de noviembre de 2016 [KHALED DESOUKI/AFP/Getty Images].

Cuando el Ministerio de Hacienda anuncia que los resultados de los cinco primeros meses del actual ejercicio fiscal (2021-22) apuntan a un crecimiento del déficit presupuestario total del 35% en comparación con las evaluaciones previas al presupuesto, es natural que el Gobierno incumpla los pagos a sus acreedores. Los propietarios de empresas de suministros médicos se han quejado de que los hospitales universitarios no les han pagado lo que les deben desde hace cuatro años. Los contratistas también se han quejado de que no se les ha pagado por las diferencias de precios en sus contratos con las partes del gobierno, que han sido causadas por la flotación del tipo de cambio desde 2016. En efecto, el pueblo de Egipto vio cómo el jefe del régimen decía a los contratistas que trabajaban en proyectos gubernamentales que se les pagaría una cuarta parte de lo que se les debe, aplazando el pago del resto.

Como consecuencia, estas empresas no pueden hacer frente a los pagos de los préstamos a los bancos. A su vez, esto repercute en la calidad y designación de los préstamos bancarios y en la liquidez, sobre todo teniendo en cuenta que algunos de estos bancos han tenido problemas crónicos con los préstamos morosos. Entre ellos se encuentran el Banco Inmobiliario, el Banco Agrícola y el Banco Industrial.

Algunos bancos egipcios han recurrido a poner un límite máximo de liquidez para el dinero depositado por los clientes en ellos fijado en 50.000 libras egipcias al día. Este es el caso desde el inicio de la pandemia de coronavirus que ha tenido un impacto negativo en las ventas de numerosas empresas, incluidos los fabricantes y concesionarios de automóviles. En definitiva, esto aumenta la dificultad para devolver los préstamos a tiempo.

Escasez de dólares en los bancos

Debido a la recesión sufrida a lo largo del último año y más, que ha provocado la falta de liquidez de los particulares -gran parte de lo que tenían se destinó a tratamientos médicos, atención sanitaria y alimentación-, es natural que el nivel de los depósitos bancarios se vea afectado. Sobre todo porque los depósitos de las familias y los particulares representan el 83% del total de los depósitos en los bancos egipcios.

Algunos han vinculado este hecho a las exigencias realizadas por el presidente Abdel Fattah Al-Sisi hace unas semanas de que quienes construyan viviendas depositen su dinero en los bancos. Todo ello a pesar de la enorme brecha entre la oferta y la demanda en el sector de la vivienda y la diferencia entre las inversiones y los depósitos bancarios, teniendo en cuenta que los bancos no suelen ser vehículos de inversión tangibles y dirigen la mayor parte de sus inversiones a la compra de deuda pública.

LEER: ¡Márchate, Sisi!

Los bancos también se han enfrentado a un descenso de los depósitos en moneda extranjera y a una escasez de reservas de divisas. Los activos netos en divisas en el sistema bancario han visto cómo la diferencia entre lo que tienen a su disposición los bancos en términos de divisas y sus propios pasivos en divisas ha caído el año pasado de 20.400 millones de dólares en febrero a 5.300 millones en noviembre.

Con la disminución de los activos netos en el Banco Central durante ese periodo, al igual que en los demás bancos, la situación fue peor en estos últimos, cuyos activos netos de divisas disminuyeron de 6.800 millones de dólares en febrero del año pasado a un déficit de julio a octubre. Los últimos datos disponibles muestran que este déficit es de 5.000 millones de dólares, a pesar de que los bancos han retirado parte de sus depósitos en bancos extranjeros. Esos depósitos en el extranjero pasaron de 21.400 millones de dólares en marzo del año pasado a 14.000 millones en octubre. Los préstamos adicionales de los bancos extranjeros elevaron el total de préstamos en el extranjero de 8.700 millones de dólares a finales de 2019 a 12.200 millones de dólares a finales de 2020, y luego a 14.400 millones de dólares a finales del pasado mes de septiembre.

Los beneficios son menores que el año en que la pandemia estaba en su peor momento

Debido a la pandemia de Covid-19, en 2020 se produjo el cierre de numerosos sectores económicos, entre ellos el turismo y el transporte aéreo durante varios meses. También se prohibieron las fiestas, las exposiciones y otros eventos similares, lo que supuso un descenso drástico de la actividad económica. Como consecuencia, también cayeron los beneficios de veinte de los veintitrés bancos que publicaron sus estados financieros. Además, el Banco Central decidió reducir el tipo de interés en un 3%.

Hombres egipcios con máscaras esperan fuera de un centro de la organización no gubernamental Banco de Alimentos de Egipto para recibir cajas con ayuda alimentaria el 5 de abril de 2020 [MOHAMED EL-SHAHED/AFP/Getty Images)].

En vista del restablecimiento gradual de las condiciones normales desde mediados de 2020, la situación bancaria mejoró el año pasado debido al cambio de las circunstancias económicas en las que operan los bancos y a la decisión del Banco Central de no modificar el tipo de interés durante ese período, y mucho menos las tasas de crecimiento de las que habla el Gobierno. Sin embargo, en los resultados de las operaciones bancarias durante el primer trimestre del año se observó una disminución de los beneficios de cinco bancos en comparación con el mismo período de 2020, de un total de diecinueve bancos que publicaron sus estados financieros.

En los resultados del primer semestre del año pasado, que contrastan con el cierre que dominó el primer semestre de 2020, los beneficios de ocho de los veintiún bancos que publicaron sus estados financieros cayeron. Esto sugería problemas reales dentro de esos bancos que hacían que los resultados de sus operaciones fueran inferiores a los resultados en el pico del efecto del coronavirus. En el tercer trimestre de 2021, los beneficios de cinco bancos de los diecinueve que publicaron sus cuentas cayeron.

Del mismo modo, durante los nueve primeros meses de 2021, seis bancos vieron disminuir sus beneficios en comparación con el mismo periodo de 2020, el año del pico de Covid-19. El único banco que ha publicado sus cuentas de todo el año pasado hasta ahora, cuyos beneficios aumentaron durante el año en torno al 1,8%, vio cómo sus beneficios caían un 18% durante el último trimestre de 2021 en comparación con el último trimestre de 2020.

Una extraña forma de mostrar los resultados financieros

El factor que marcó la diferencia fue la publicación por parte de los bancos estatales de sus estados financieros trimestrales. Esto fue digno de elogio; algo que venimos exigiendo desde hace años para seguir el ejemplo de los bancos del sector privado. Sin embargo, se observó que el Egypt Bank, el segundo banco más grande del país en términos de activos y sucursales, comparó los resultados a finales de septiembre de 2021 con los resultados de junio de 2020, un desfase de quince meses. También se observó que faltaba el estado de ingresos y gastos de ese periodo trimestral. Cuando se compara un periodo de quince meses con doce meses del año anterior, siempre se favorece el periodo más largo.

Lo mismo se vio cuando se publicaron los resultados del tercer trimestre del Al-Ahli Egyptian Bank. Se trata del mayor de los bancos egipcios. Dichos resultados se referían a los activos, los depósitos, los préstamos y otras partidas, en comparación con los resultados de junio de 2020, lo que supone de nuevo una diferencia de quince meses. El informe también se refería a las operaciones del trimestre de ese año relativas a los ingresos y los gastos en comparación con el rendimiento de quince meses.

LEER: Un legado de poder en Egipto necesitó que Al-Sisi hijo peregrinara a Tel Aviv

Los dos bancos lo justificaron diciendo que estaban cambiando la publicación de los resultados del año fiscal al año natural. Añadieron que sería difícil proporcionar datos para los periodos que se corresponden con el periodo financiero para el que se publican los resultados.

La cuestión quedó al descubierto cuando el Banco Egipcio recurrió al mismo método para alimentar las exportaciones contrastando los resultados del tercer trimestre del año pasado con los de junio de 2020 -de nuevo, un desfase de quince meses-, aunque el sector privado posee el 25% de sus acciones. Está vinculado a la bolsa y desde hace años publica sus datos trimestrales al igual que los bancos del sector privado, donde se suelen hacer comparaciones entre un trimestre y el correspondiente del año anterior. Esto es lo que ha hecho el Banco de El Cairo a pesar de ser totalmente propiedad del gobierno. Tenemos que preguntarnos por qué Al-Ahli Egyptian Bank y Egypt Bank recurrieron a este método de divulgación, cubriendo los resultados de las operaciones de una manera que nunca se había hecho antes.

Hay que tener en cuenta que estos dos bancos son los dos más importantes de Egipto. Juntos poseían el 50,5% de los activos totales de los bancos egipcios a finales del pasado mes de septiembre, y tenían el 54% de los depósitos de todos los bancos que operan en Egipto. Además, proporcionaban el 55% de los préstamos bancarios y poseían el 44% de los derechos de participación.

La posición financiera del Banco Central necesita ser reforzada

Lo que suscitó dudas sobre lo que había detrás de este método contable fue que, comparando los estados de cuentas anteriores publicados, parecía que los préstamos del Banco de Egipto habían disminuido el pasado mes de septiembre en comparación con la cifra del pasado mes de junio. Esto es así a pesar del aumento del total de préstamos bancarios durante ese periodo y del hecho de que el método de cálculo de los préstamos en los bancos egipcios tiene en cuenta los intereses de los préstamos anteriores como parte del activo neto. Esto significa que se ha producido un descenso real de los préstamos, con cifras superiores a las declaradas anteriormente.

En el Banco Egipcio para el Fomento de las Exportaciones, encontré una disminución de los beneficios del banco durante el tercer trimestre de 2021 en comparación con los beneficios del mismo periodo de 2020, y también del mismo periodo de 2019. Esto significa que tuvo que haber una razón para recurrir al inusual período contable de quince meses.

LEER: Todo indica que se avecina un nuevo levantamiento en Egipto

El Banco Central decidió recientemente poner a disposición de los bancos liquidez de emergencia para hacer frente a la crisis de liquidez a corto plazo. Esto difiere de las operaciones en el mercado abierto a través de las cuales el Banco Central compra notas financieras del gobierno a los bancos para inyectarles liquidez. También difiere del proceso de prestar a los bancos dinero en efectivo de un día para otro a un tipo de interés del 9,25%.

La situación financiera del Banco Central a finales del pasado mes de noviembre era de 2,4 billones de libras egipcias en activos, mientras que los activos del Banco Al-Ahli en septiembre pasado se situaban en 2,8 billones de libras egipcias. Los derechos de propiedad en el Banco Central ascendían a cero como resultado del agotamiento por pérdidas referidas de cada derecho de propiedad.

Los derechos de propiedad en el banco Al-Ahli estaban valorados en 135.000 millones de libras egipcias. Esto hace que me pregunte sobre la capacidad del Banco Central para proporcionar liquidez de emergencia a los bancos que se quejan de una escasez. Las ambigüedades mencionadas requieren una explicación y garantías por parte de las autoridades que supervisan los bancos.

Traducido de Arabi21, 23 de enero de 2022

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoEgiptoOriente MedioRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines