Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Están las gallinas de los Emiratos Árabes Unidos regresando a casa en su actual guerra contra Yemen?

Yemeníes inspeccionan los daños tras Las fuerzas de la coalición liderada por Arabia Saudí han anunciado este martes que están llevando a cabo ataques aéreos contra Saná en respuesta a los últimos ataques de los hutíes contra Abu Dhabi, capital de los Emiratos Árabes Unidos (EAU), en la capital, Saná, Yemen, el 18 de enero de 2022. [Mohammed Hamoud - Agencia Anadolu]

Los líderes mundiales y los diplomáticos se apresuraron a condenar el ataque con misiles y drones llevado a cabo por las fuerzas armadas yemeníes aliadas de los hutíes ("los hutíes") en Abu Dhabi a principios de esta semana, que mató a tres trabajadores expatriados e hirió a otros seis, lo que hizo que los precios del petróleo subieran a su nivel más alto en siete años. Esta fue la primera vez desde 2018 que los hutíes atacan directamente a los EAU, en lo que se considera una escalada significativa en la guerra de siete años contra Yemen.

EAU ya ha declarado que tiene "derecho a tomar represalias", y que el ataque "no quedará impune". De hecho, la coalición liderada por Arabia Saudí y respaldada por Estados Unidos, de la que EAU es uno de los principales socios, no tardó en tomar represalias, llevando a cabo más ataques aéreos mortales en el empobrecido país, incluyendo algunos contra una zona residencial de la capital, Saná, que mataron al menos a 12 civiles.

A primera vista, parece que los Emiratos Árabes Unidos son las víctimas, lo que explica la avalancha de expresiones de solidaridad. Incluso el Gran Mufti del Líbano, el jeque Abdel Latif Derian, se pronunció al respecto, declarando que cualquier ataque a los EAU, o a cualquier otro país del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), era "un ataque a todos los musulmanes y a todos los árabes".

Sin embargo, lo que falta aquí es un contexto muy importante. El ataque a los EAU fue esencialmente una represalia por parte de las fuerzas armadas -la mayoría de las cuales luchan junto a los hutíes- de un país que ha sido asediado y atacado sin descanso durante la mayor parte de una década por la coalición en la que los EAU desempeñan un papel principal. Por lo tanto, es ilógico, si no hipócrita, que los EAU afirmen que van a "tomar represalias" contra un país que ellos mismos han estado bombardeando regularmente en una guerra muy reñida. Sin embargo, la comunidad internacional no reconoce este hecho.

La operación contra Emiratos Árabes Unidos fue bautizada como "Huracán Yemen". Según el portavoz del ejército hutí, el general de brigada Yahya Saree, en ella participaron cinco misiles balísticos y alados, además de varios aviones no tripulados. Entre los objetivos se encontraban tres camiones cisterna de petróleo en la refinería de petróleo de Al-Musaffah y el aeropuerto de Abu Dhabi. Saree también afirmó que el aeropuerto internacional de Dubai fue el objetivo. Cabe señalar que hace apenas un mes, la coalición liderada por Arabia Saudí llevó a cabo ataques aéreos en el aeropuerto internacional de Saná, alegando que era un objetivo militar.

La nueva élite de Al-Sisi: contratistas, exmilitares y empresarios que le apoyan

El ataque en los Emiratos no debería haber sido una sorpresa; Saree lo describió como algo que las fuerzas armadas yemeníes habían "prometido" con la vista puesta en más objetivos contra los "países agresores". Dos días antes, el periódico Al-Masirah, afiliado a los hutíes, publicó un artículo sobre la reciente escalada de los EAU en Yemen, mediante el despliegue de "mercenarios y elementos takfiri" en las provincias disputadas de Marib y Shabwa. Ominosamente, advertía que "las frágiles torres de cristal son fáciles de alcanzar". La incautación de un barco con bandera de Emiratos Árabes Unidos frente a la costa de Hodeidah -que supuestamente transportaba armas por parte de los hutíes- a principios de este mes fue un indicador de la intención del movimiento de subir la apuesta. En ese momento, Saree describió el movimiento como una "operación exitosa y sin precedentes" que es "parte de la lucha contra la agresión [de la coalición]."

El Estado del Golfo ha conseguido eludir las represalias de Yemen, a pesar de ser uno de los principales miembros de la coalición y de ocupar territorio yemení. Aunque ya ha sido amenazado antes por los hutíes, aparte del ataque de 2018, el movimiento ha centrado sus operaciones transfronterizas con drones y misiles exclusivamente contra los saudíes, que la mayoría de las veces contraargumentan que sus sistemas de defensa los interceptaron. Sin embargo, la diferencia clave entre las frecuentes operaciones contra el Reino y el "Huracán Yemen" es la estrategia que hay detrás. Si bien las bases militares saudíes, los aeropuertos y las refinerías de petróleo ya han sido objeto de ataques, lo que la mayoría de los observadores han detectado es el momento en que se producen.

Los hutíes atacaron por primera vez el aeropuerto de Abu Dhabi en julio de 2018, lo que fue negado inicialmente por los EAU. Esto fue en un momento en que los emiratíes y sus apoderados estaban avanzando en la importante ciudad portuaria de Hodeidah en Yemen, que ha estado bajo un bloqueo efectivo desde que comenzó la guerra. Aunque en ese momento no se produjeron daños significativos en el aeropuerto, fue suficiente para detener el avance de los EAU y dar paso al llamado Acuerdo de Estocolmo con la mediación de la ONU. El resultado deseado llegaría al año siguiente, cuando EAU anunció que reducía su participación militar en el conflicto. Sin embargo, siguió participando a través de su continuo apoyo a los separatistas del Consejo de Transición del Sur (STC) y a la milicia Brigada de los Gigantes.

Manifestantes marchan con una pancarta en la que se lee en árabe "los EAU son los líderes de la destrucción y la fragmentación de la región árabe" durante una protesta en la ciudad yemení de Taez, en el suroeste del país, el 30 de agosto de 2019, contra los ataques aéreos llevados a cabo por los EAU en la segunda ciudad de Yemen, Adén. [AHMAD AL-BASHA/AFP vía Getty Images]

Esta milicia está compuesta principalmente por miembros de las tribus del sur altamente entrenados y comandantes salafistas, y es su apoyo al grupo lo que ha vuelto a poner al Estado del Golfo en la línea de fuego en lo que respecta a los hutíes. Una vez más, el cálculo estratégico es obligar a los EAU a limitar o poner fin a su apoyo a la milicia, que ha sido responsable de hacer retroceder a los hutíes de la provincia de Shabwa, rica en petróleo, y de desviar su atención y sus recursos de la toma de control de Marib, el último bastión progubernamental en el norte. El mes pasado, la milicia fue blanco de dos ataques de misiles balísticos hutíes en el aeropuerto de Ataq, en Shabwa, poco después de llegar para sustituir a las fuerzas saudíes que estaban estacionadas allí. Sin embargo, el movimiento contra Abu Dhabi ilustra lo formidable que debe ser el enemigo de la Brigada de los Gigantes, ya que parece estar frustrando el avance de los hutíes.

En efecto, existe una seria amenaza para EAU y sus "torres de cristal" mientras siga siendo un beligerante clave en la guerra contra Yemen. Así lo ha reconocido el primer ministro israelí, Naftali Bennett, que se comprometió a ofrecer apoyo de "seguridad e inteligencia" a su aliado del Golfo ante cualquier nuevo ataque. Abu Dhabi ha expresado anteriormente su interés en adquirir el sistema de defensa israelí Cúpula de Hierro, pero Tel Aviv se ha negado debido al acercamiento de los EAU a Irán. Este dilema de seguridad podría, por tanto, repercutir en las cálidas relaciones de EAU con la República Islámica, que apoya y reconoce al gobierno de facto liderado por los hutíes en Yemen, y llega en un momento en el que Teherán y Riad también se preparan para reabrir embajadas y restablecer sus lazos diplomáticos.

La operación de esta semana podría haber sido aún más mortífera y grave para los EAU -y esto suena duro, pero refleja la realidad racista de los Emiratos- si las víctimas hubieran sido ciudadanos emiratíes en lugar de dos indios y un pakistaní. No cabe duda de que los hutíes tienen tanto la voluntad como la capacidad de atacar los lugares más sensibles y estratégicos del Estado del Golfo y han enviado un mensaje claro. La reacción de EAU en el futuro es lo que influirá en los responsables de Sanaa. Al haber evitado en general cualquier repercusión por su papel en la devastadora guerra contra Yemen, los EAU han sido afortunados. Tal vez los pollos no están volviendo a casa para dormir todavía, pero ciertamente se están acercando.

LEER: Bennett ofrece apoyo en materia de seguridad e inteligencia a los Emiratos Árabes

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEmiratos Árabes UnidosIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall SlidesYemen

Omar tiene un máster en Seguridad Internacional y Gobernanza Global por la Universidad de Londres, Birkbeck. Ha viajado por todo Oriente Próximo, incluso estudiando árabe en Egipto como parte de su licenciatura. Sus intereses incluyen la política, la historia y la religión de la región MENA.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines