Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Egipto recurre a la libertad condicional para extender un control "humillante" sobre los opositores

'El Estado se ha convertido en una ballena que se traga todo lo que encuentra y nunca está satisfecha'
Guardias frente a una prisión en Egipto el 27 de diciembre de 2020 [KHALED DESOUKI/AFP/Getty Images]

En el verano del año pasado, el hermano de Nourhan Moustafa salió de casa para asistir a una reunión con un colega pero, en su lugar, fue detenido por agentes de la Agencia de Seguridad Nacional que le robaron el dinero, las llaves y el teléfono móvil.

En la sede de seguridad de la NSA, Kareem fue torturado con descargas eléctricas y golpeado, a pesar de que tiene una tiroides hiperactiva que lo hace vulnerable y corre el riesgo de caer en coma.

Kareem se enteró más tarde de que había sido encarcelado por un post que supuestamente compartió en Facebook en 2014, solo que en el momento de la supuesta infracción no tenía cuenta. Su padre es un disidente político que vive exiliado en Turquía y es probable que por eso lo hayan detenido.

Finalmente, Kareem fue puesto en libertad, pero con condiciones. Le pusieron en libertad condicional, un método de control cada vez más utilizado por el régimen egipcio para prolongar el tiempo que sus opositores están privados de libertad, afirma el director del Comité por la Justicia, Ahmed Mefreh.

LEER: ¡Márchate, Sisi!

Como parte de los términos de su libertad condicional, cada jueves Kareem debe ir a la comisaría local y firmar. Lo que debería ser un simple procedimiento en el que Kareem entra y sale se ha convertido en algo mucho más siniestro. Se le retiene regularmente durante varios días seguidos en una habitación, que se mantiene a una temperatura muy fría.

Para intimidarle, los funcionarios de la prisión le cuentan lo que Kareem y sus amigos han hecho en la última semana, para que sepa que le vigilan. Nadie puede salir sin el permiso del funcionario superior, conocido entre los presos como el Pachá.

Incluyendo a Kareem, hay unas 12 personas que se registran el mismo día. Cada semana, cinco son elegidos para que se presenten nuevos cargos contra ellos y son devueltos a la prisión. A otros se les interroga sobre su familia y sus vecinos y se les dice que deben dar nombres de cualquier persona con opiniones políticas que no se alineen con el régimen.

"El Estado egipcio pretende convertir a toda la gente en informadores y espiar a los demás, como lo que ocurría en Siria desde la época de Hafez Al-Assad", dice Nourhan, "donde el padre solía hablar a la policía sobre su hijo, el hermano sobre su hermano y la mujer sobre su marido, de lo contrario eran sometidos a las formas más horribles de tortura".

"La persona vigilada por la policía -en libertad condicional- es rehén de los servicios de seguridad, a los que se puede presionar y negociar por la información que tiene", coincide Mefreh, "o para que aflojen el cerco de seguridad sobre él y le permitan dormir en su casa entre sus hijos y su familia". Así que uno de los objetivos del régimen puede ser crear una red de información a través de las personas sometidas a libertad vigilada por la policía, y esto no es sorprendente para un sistema como el egipcio."

A medida que se acerca el jueves, el ambiente es tenso en la casa de Nourhan. La semana pasada, fue peor de lo que imaginaban cuando Kareem fue a su fichaje semanal, pero no volvió a casa desde la comisaría durante una semana. No llevaba su medicación y sólo cuando empezó a perder el conocimiento, la policía llamó al abogado de Kareem y le pidió que lo recogiera.

Los ex presos en libertad condicional tienen más probabilidades de ser detenidos si pertenecen a una familia prominente y pueden permitirse pagar la rashwah, o fianza, que puede llegar a ser de 100.000 libras egipcias y que el régimen utiliza para extorsionar a las familias de los presos.

La familia de Kareem no tiene dinero para pagar la rashwah porque el régimen confiscó todos sus bienes y congeló sus cuentas bancarias, pero aún así le piden entre 2.000 y 100.000 libras egipcias cada vez que va. En cambio, la familia lleva cigarrillos y comida para los guardias de la prisión, con la esperanza de que, a cambio, traten bien a Kareem.

"El Estado se ha convertido en una ballena que se traga todo lo que encuentra y nunca está satisfecho", añade Nourhan.

El año pasado, el tío de Kareem y Nourhan, que tiene 71 años y es ciego, fue citado en la sede de la seguridad nacional e interrogado, simplemente porque su hermana está casada con un disidente político. Las autoridades fueron alertadas cuando uno de los parientes de su esposa solicitó un puesto de alto rango en el gobierno y su nombre apareció durante un control de seguridad rutinario.

LEER: Enero nos recuerda que la antorcha de la libertad sigue ardiendo

"Me pregunto qué ha hecho ese hombre débil para ser convocado semanalmente", dice Nourhan. "Creo que es un intento de presionar a todo el mundo y sembrar el odio y las luchas familiares. Como resultado, algunos miembros de la familia nos boicotean, y otros siempre amenazan a nuestros parientes con denunciarlos a la policía si no cumplen lo que se les pide, etc."

"Mi tío no tiene ningún cargo en su contra. Cada vez que le dicen, tú no tienes ningún problema; tu problema es que tu hermana está casada con su marido".

Aunque no hay cifras oficiales sobre el número de personas que están en libertad condicional, y tampoco hay registros precisos de los grupos de derechos humanos, Mefreh calcula que cientos, si no miles, de presos egipcios están sujetos a libertad condicional al salir de la cárcel.

La libertad condicional no sólo afecta a la reinserción de los ex presos en la sociedad, sino que es más bien un castigo para los opositores, dice Mefreh, y una forma más de humillar y reprimir a los opositores del Estado. Además, se aplica según el capricho de un juez y sus opiniones políticas, en lugar de basarse en un conjunto de condiciones claras para la aplicación de un sistema de vigilancia policial.

"Se les impide utilizar ordenadores y teléfonos o comunicarse con sus familias durante todo el periodo de libertad condicional -que puede extenderse durante varios años-, desde la puesta de sol hasta la mañana siguiente, lo que significa que hay quienes no han permanecido en su casa desde su puesta en libertad, ni siquiera una noche a causa de la sentencia de libertad condicional que están cumpliendo", dice Mefreh.

"Durante la época de Mubarak, rara vez oímos hablar de un opositor político al que se le impusiera la libertad condicional de la policía", continúa, "e incluso si se hacía, la libertad condicional se cumplía en su casa, de modo que una patrulla policial a pie pasaba por delante de él para asegurarse de que estaba en su casa durante todo el periodo de libertad condicional."

"En cuanto a lo que está sucediendo ahora, el régimen de Sisi es adicto a la animosidad política hacia sus oponentes políticos".

Los nombres de Nourhan y Kareem han sido cambiados para proteger sus identidades

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoEgiptoOriente MedioRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines