Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Tendrán los judíos progresistas alineados con los musulmanes realmente una "consecuencia destructiva"?

Manifestantes pro-Palestina marchan el 15 de mayo de 2021 [BRIDGET BENNETT/AFP vía Getty Images].

De vez en cuando, el influyente think tank con sede en Tel Aviv, el Instituto Reut, publica un informe sobre la creciente amenaza al estatus privilegiado de Israel dentro del cuerpo político estadounidense. Aunque sus informes se califican a menudo de conspirativos, rozando la islamofobia, su evaluación de las fuerzas alineadas contra el Estado de ocupación sirve ocasionalmente como indicación de la dirección hacia la que se dirige la cuestión de Israel-Palestina.

Fue el Instituto Reut el que en 2010 predijo que Israel se enfrentaría a una campaña mundial de deslegitimación y advirtió del riesgo que esto supondría a menos que se enfrentara a una poderosa contraofensiva israelí. Desde entonces, los grupos pro-Israel se han empeñado en desacreditar a los grupos de las campañas pro-Palestina afirmando que las críticas a Israel son "antisemitas", incluyendo el movimiento global de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS).

Publicado en el punto álgido de la indignación mundial posterior a la Operación Plomo Fundido en 2009, ese informe particular de Reut predijo el aumento de las manifestaciones antiisraelíes en los campus, las protestas cuando los atletas israelíes compiten en el extranjero, los movimientos en Europa para boicotear los productos israelíes, y las amenazas de órdenes de arresto para los líderes israelíes que visitan Londres. El grupo de expertos enumeró Londres, Bruselas, Madrid, Toronto, San Francisco y la Universidad de California, Berkeley, como principales centros de activismo antiisraelí. Recomendó crear una contra-red con las embajadas de Israel sirviendo como "posiciones de frente", un hecho expuesto sensacionalmente en 2017 por Al Jazeera en El Lobby.

OPINIÓN: El levantamiento del Néguev y la mentira de la coexistencia con la ocupación

Como era de esperar, el instituto fue menos que honesto sobre las razones de lo que llamó la deslegitimación de Israel; ignoró la brutalidad de la ofensiva militar de Israel en 2008-9 contra los civiles palestinos en Gaza, por ejemplo, y su ocupación de Palestina durante décadas. Sin embargo, algunas de sus predicciones han resultado ser ciertas. Diez años después, la estrella de Israel no sólo ha caído en picado, con su estatus de paria cimentado como nunca antes, sino que también ha sido calificado como un Estado de apartheid por los principales grupos de derechos humanos B'Tselem y Human Rights Watch. Esto ha impulsado la solidaridad mundial con los palestinos.

En cierto modo, a modo de Casandra, durante ese periodo Reut ha publicado un informe tras otro advirtiendo de las divisiones sociales y culturales en todo el mundo que se unen contra Israel. Con el auge del movimiento Black Lives Matter, por ejemplo, el think tank llegó a la conclusión de que la alianza de grupos progresistas que luchan contra el racismo suponía una amenaza para Israel -¿qué puede ser más racista que un Estado de apartheid? - y asesoró a los grupos de presión pro-israelíes sobre cómo dividir a la izquierda para debilitar los crecientes lazos de solidaridad con Palestina. La interseccionalidad, que une a los grupos oprimidos y a las minorías, "socava las agendas de las comunidades judías, incluido el apoyo al Estado de Israel", dijo Reut.

El último informe del think tank, The Red Green Alliance is Coming to America, también contiene una serie de reflexiones interesantes. Destaca una vez más las conspiraciones "antisemitas" que existen en la mente de los políticos israelíes y la evaluación sorprendentemente clara de las numerosas fallas históricas en la cuestión Israel-Palestina que ahora están llegando a un punto crítico.

Una de estas conspiraciones, dice el instituto, es que los progresistas "radicales" de la izquierda están aliados con musulmanes asociados a "organizaciones de los Hermanos Musulmanes" que están "impulsados por la visión de establecer un califato islámico". Continúa sugiriendo que esos musulmanes están ganando poder en Estados Unidos y señala con el dedo a las congresistas estadounidenses Rashida Tlaib e Ilhan Omar como si fueran parte de la conspiración.

La representante Ilhan Omar, la representante Alexandria Ocasio-Cortez y la representante Rashida Tlaib llegan antes de participar durante un ayuntamiento organizado por la NAACP el 11 de septiembre de 2019 en Washington, DC. [Zach Gibson/Getty Images]

La toma de posesión clandestina de los Hermanos Musulmanes en Estados Unidos y Occidente es una teoría conspirativa desacreditada y popularizada por los grupos de extrema derecha, y que durante décadas ha sido vendida por la red de islamofobia. Asesinos en masa como Anders Breivik, que mató a 77 personas en Noruega en julio de 2011, y Brenton Tarrant, un supremacista blanco que mató a 51 fieles musulmanes en mezquitas de Nueva Zelanda en 2019, creían que estaban en una batalla civilizatoria con el Islam, y que los musulmanes europeos están conspirando para apoderarse de Occidente. Teniendo en cuenta los orígenes de la conspiración, algunos pueden sorprenderse de que un grupo de expertos que asesora a los establecimientos sionistas venda estos peligrosos tropos sobre los musulmanes. Sin embargo, dadas las recientes revelaciones sobre la colaboración entre Israel y la industria mundial de la islamofobia, muchos dirán que es de esperar.

A pesar de sus espeluznantes paralelismos con los llamados Protocolos de los Sabios de Sión -una publicación que detalla el supuesto complot judío para conseguir la dominación mundial-, otra odiosa y desacreditada teoría de la conspiración, el Instituto Reut lleva la conspiración sobre los musulmanes aún más lejos, al sugerir que están a la cabeza de una alianza con la izquierda que ha influido en la judería y la política exterior estadounidense. Sorprendentemente, Reut sugiere que no es la aparentemente interminable ocupación de Israel o el hecho de que sea ampliamente considerado como un estado de apartheid lo que está causando la división dentro de la comunidad judía estadounidense. En cambio, se dice que esta división se debe a la creciente asertividad de lo que denomina la "alianza rojo-verde" de los musulmanes y los grupos progresistas de la izquierda.

El informe se queja del "borrado judío-israelí" dentro del discurso progresista, pero no menciona que muchos judíos progresistas han abandonado Israel, lo que ha desencadenado lo que algunos han dicho que es una "ruptura desordenada" de los judíos estadounidenses respecto al Estado de ocupación. Reut lamenta la expulsión de la causa sionista de los movimientos progresistas y pide a los grupos pro-Israel que "desafíen" ese "borrado". Con los abusos diarios de los derechos humanos que forman parte de la brutal ocupación militar de Palestina por parte de Israel, así como sus leyes racistas, la deshumanización rutinaria de los no judíos y la discriminación institucionalizada de sus propios ciudadanos palestinos-árabes, esto parece una tarea casi imposible. La capacidad de las redes sociales y del activismo civil para contrarrestar a los medios de comunicación dominantes, normalmente pro-israelíes, se ha encargado de ello.

Al igual que con su predicción de la "deslegitimación" de Israel una década antes, Reut es claro sobre el cisma cada vez más profundo dentro de la comunidad judía estadounidense. "El distanciamiento de la corriente principal judía de Israel" es una amenaza que podría colapsar el "concepto de pueblo" que es central para Israel, predice.

"En los últimos años, el apoyo y la identificación de la corriente principal de los judíos estadounidenses con Israel se ha erosionado", afirma el instituto. Esta erosión, argumenta, se debe a los cambios demográficos en los que la afiliación de la generación más joven de judíos con el judaísmo y las organizaciones comunitarias tradicionalmente pro-Israel se ha debilitado. "Uno de los cambios más destacados es que Israel se ha convertido en una cuestión de cuña en las comunidades judías, debido a la erosión de la imagen de Israel a sus ojos como país que busca la paz, pluralista y democrático".

El informe continúa mencionando que "muchos judíos ven la conducta de Israel como una amenaza a su identidad y posición como ciudadanos estadounidenses, y cada vez más experimentan que Israel pasa de ser un activo a un pasivo. Ante esta realidad, muchas organizaciones están reduciendo su asignación de recursos a Israel y sus actividades relacionadas con este país, y muchas incluso animan a desvincularse por completo del trato con Israel."

La elección de los llamados sionistas liberales entre sus valores universales y su apoyo a Israel también se expuso en un lenguaje contundente. "El borrado judío-israelí en el discurso progresista está acelerando una crisis de identidad entre muchos judíos estadounidenses. Muchos judíos sienten que se ven obligados a elegir entre su lealtad a Israel en las estructuras comunitarias y sus valores liberales." El instituto señaló que esta tensión está desafiando la cohesión comunitaria y "la vitalidad política judía colectiva".

LEER: El post de Emma Watson muestra que las calumnias de antisemitismo de Israel están empezando a romperse

Reconociendo que "uno de los motores clave de la relación especial entre EE.UU. e Israel es la influencia política, el poder y la prosperidad de los judíos estadounidenses", Reut advierte a sus numerosos patrocinadores que la relación con EE.UU. se basa en gran medida en su conexión con los judíos estadounidenses, que corre el peligro de alienarse hasta tal punto que sería costoso para la seguridad y los intereses económicos de Israel.

El principal mensaje del Instituto Reut a la clase dirigente sionista de Estados Unidos y de todo el mundo no podía ser más duro: "La brecha entre Israel y la corriente principal de los judíos estadounidenses socava la legitimidad de Israel como Estado nación del pueblo judío". Advierte de lo que llama la "consecuencia destructiva" del distanciamiento de muchos judíos de Israel y el eventual "colapso del ideal de pueblo judío".

Si esto significa el fin del apartheid de Israel y su ocupación de Palestina, todo bien. Sin embargo, no se habrá debido a que los judíos progresistas se hayan alineado con los musulmanes; se habrá debido a la creciente alianza entre los buscadores de la paz y la justicia de todos los credos y de ninguno en la lucha contra la injusticia, el racismo y la brutalidad del Estado de ocupación.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines