Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Puede lograrse el derecho de autodeterminación palestino por medios pacíficos?

Israeli forces stand guard as machinery clean the ruins of the Palestinian Salhiya family's house, in the Sheikh Jarrah neighborhood on January 19, 2022 [AHMAD GHARABLI/AFP via Getty Images]

La Sociedad de Naciones estableció el Mandato Británico para Palestina el 24 de julio de 1922. Su objetivo era administrar partes del Imperio Otomano que había gobernado la región desde el siglo XVI, incluida Palestina, "hasta que ésta [Palestina] adquiera la capacidad de valerse por sí misma". El pueblo de Palestina ha estado esperando para construir su país desde entonces.

A pesar de todos los intentos por aplicar este principio fijo del derecho internacional, utilizando medios pacíficos, y en lugar de cumplir el sueño palestino, las Naciones Unidas -sucesoras de la Sociedad de Naciones- aceptaron a Israel como miembro de la Asamblea General, anulando en el proceso algunos fundamentos del derecho internacional. Aunque Israel nunca ha cumplido las condiciones para su adhesión a la ONU (la aplicación de las Resoluciones 181 y 194), sigue siendo miembro de la organización, mientras que los palestinos siguen esperando la creación de su Estado en su propia tierra, y los refugiados siguen esperando que se cumpla su derecho a regresar a sus hogares.

El derecho de autodeterminación puede considerarse una norma internacional de carácter imperativo, dado que este derecho es un requisito necesario o previo para el ejercicio y la aplicación efectiva de los derechos humanos, así como su estrecha relación con el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales. Además, es la base de las relaciones amistosas entre las naciones, tal y como se recoge en la Carta de la ONU. Por lo tanto, cualquier acuerdo entre cualquiera de los firmantes de tratados o convenios jurídicos internacionales que incluya una negación de este derecho o contenga normas o disposiciones obligatorias que contradigan los principios contenidos en ellos es nulo y sin efecto.

LEER: ¿Un diplomático sin ideología? Las palabras del embajador estadounidense sugieren lo contrario

Hay varios medios para aplicar el derecho de autodeterminación. Se distingue entre los medios políticos y la fuerza de las armas. Entre los primeros destacan el referéndum popular, las decisiones tomadas por un órgano elegido que represente al pueblo y las negociaciones políticas.

Como escribió el Dr. Omar Ismail Saadallah en su libro de 1986 Political Self-Determination of Peoples in Contemporary International Law, un referéndum permite al pueblo tener la libertad de tomar decisiones relativas a su futuro político sin estar sometido a ninguna presión, coacción o influencia de ninguna parte. Se considera que el referéndum es el medio perfecto para otorgar al pueblo el derecho de autodeterminación, ya que es la forma más democrática de que el pueblo exprese su voluntad. Los resultados del referéndum deben obligar a las partes de cualquier conflicto mayor o menor, que están obligadas a aceptarlos y acatarlos.

En diciembre de 1952, la Asamblea General de la ONU afirmó en la Resolución 637 sobre el derecho de los pueblos y las naciones a la autodeterminación que "la voluntad de los pueblos se confirma por sufragio universal o por cualquier otro medio democrático y reconocido, y se ejerce preferentemente bajo la supervisión de las Naciones Unidas".

Dada la gran importancia del proceso de referéndum y sus graves consecuencias, se exige que se proporcionen las bases y las garantías necesarias para asegurar un ambiente propicio a nivel interno y externo para la celebración de dicho referéndum. En este sentido, el referéndum debe estar bajo la supervisión de un comité internacional especializado emanado de instituciones internacionales, cuyos miembros sean personas de conocida integridad y sin interés en la naturaleza de los cambios que se producirán como resultado del proceso de referéndum. El referéndum también debe basarse en fundamentos sólidos, de modo que se proporcione una atmósfera que permita a las masas tener la libertad de participar en el referéndum libre de amenazas internas y externas, o de cualquier tipo de presión.

Además, el referéndum debe incluir la participación de todos los habitantes autóctonos del territorio en cuestión, y debe contar con la presencia de todos los deportados y refugiados de la región, de modo que se les permita regresar a su tierra para ejercer su derecho a participar en el referéndum. También pueden ejercer este derecho en sus lugares de residencia, que es lo que ocurrió con los refugiados argelinos que estaban en Túnez y Marruecos antes del referéndum de autodeterminación. Hoy en día se pueden tomar medidas similares para los refugiados palestinos.

En este contexto, cabe mencionar que en algunos casos un referéndum no es una forma adecuada de lograr la autodeterminación. Esta es la situación cuando la mayoría de la población del territorio en cuestión no procede de sus habitantes autóctonos, y el poder administrativo impide el retorno de los refugiados y de los deportados políticos. Así ocurrió en Gibraltar en 1969 en el referéndum que benefició a Gran Bretaña, dado que la mayoría de los que participaron eran británicos. Esto sucede en la Palestina ocupada, donde Israel se ha asegurado de que la mayoría de la población esté formada por inmigrantes judíos que no tienen ninguna conexión o afiliación con la Palestina árabe. Los judíos han emigrado de todo el mundo, especialmente después de la introducción de la Ley del Retorno en 1950, que concedió a todo judío el derecho a "regresar" a Israel, seguida de la Ley de Nacionalidad en 1952, según la cual todo judío se convierte en ciudadano israelí en cuanto llega a Israel.

Como resultado, a finales de 2020, la población del Estado de ocupación de Israel era de 9,327 millones de personas, incluidos 6,894 millones de judíos, que representan casi el 74% del total. El número de árabes autóctonos era de 1,966 millones, lo que representa alrededor del 21%, cifra que incluye a los palestinos de la Jerusalén ocupada y a los sirios de los Altos del Golán ocupados por Israel. Hay 467.000 -el 5%- de los llamados "otros"; son inmigrantes de la antigua Unión Soviética que no son judíos, según los datos publicados por la Oficina Central de Estadística israelí.

El número de colonos judíos ilegales en la Cisjordania ocupada a finales de 2020 era de 465.906, lo que supone un aumento del 42% en comparación con el comienzo de la década. El número de colonos en la Jerusalén ocupada se estima en 246.909 personas.

Esto ocurre en un momento en que el número total de palestinos en todo el mundo a finales de 2020 era, según la Oficina Central de Estadística de Palestina, de unos 13,7 millones. Alrededor del 37,7% de ellos -5,2 millones- se encontraban en los territorios palestinos ocupados, y otros 1,6 millones de palestinos vivían como ciudadanos en los territorios ocupados de 1948, Israel, lo que suponía el 12% del total. Hay 6,2 millones de palestinos en los países árabes, algo menos de la mitad de todos los palestinos, y 738.000 repartidos por el resto del mundo.

Basándose en estas estadísticas, los cambios demográficos impuestos por Israel hacen que el referéndum sea un medio inútil para la autodeterminación en lo que respecta a los palestinos, porque no expresaría la auténtica voluntad de la población de determinar su propio destino. Para que sea honestamente expresivo, debe tener elementos, fundamentos y garantías claras para alcanzar el objetivo principal deseado.

El segundo método pacífico para ejercer el derecho de autodeterminación es la decisión de un órgano elegido que represente al pueblo. Este fue el medio seguido en Sudán, Mauritania, India y Nigeria. Lo que se supone en este método es expresar de forma realmente realista la voluntad del pueblo, siempre y cuando este órgano haya sido elegido democráticamente por el pueblo sobre bases claras y sólidas y de forma que exprese la voluntad de los pueblos indígenas de la región.

Sin embargo, los obstáculos y advertencias a la hora de recurrir a este método son inevitables antes de lograr el objetivo previsto. Un ejemplo sería la negativa del Estado administrativo -a saber, Israel en el caso de la Palestina ocupada- a seguir tal decisión si ésta contradice sus propios intereses, lo que conduciría inevitablemente a conflictos. El Estado administrativo también podría interferir en el proceso de elección de forma que pudiera dar lugar a la representación de elementos no nacionales en ese órgano o de aquellos que no expresan la verdadera voluntad de la población de la región y son leales a las fuerzas que facilitaron su elección. En ese caso, dicho órgano sería incapaz de tomar una decisión justa y equitativa para la que ha sido elegido.

Además, incluso si el marco del órgano elegido se construyera únicamente sobre la tierra palestina ocupada en 1967, sin la participación de los refugiados fuera de Palestina, el Estado de ocupación israelí no aceptaría el resultado electoral. Cabe destacar que el Movimiento de Resistencia Islámica Palestina, Hamás, representado en la lista de Reforma y Cambio en las elecciones de 2006, obtuvo la mayoría de los escaños del Consejo Legislativo Palestino. El movimiento obtuvo 74 escaños, a los que se añadieron cuatro diputados independientes que ganaron con el apoyo directo de Hamás, lo que elevó el porcentaje ganador al 60%.

Israel y sus aliados rechazaron el resultado electoral. La victoria de Hamás supuso una gran conmoción para el Estado de ocupación. "Israel está en shock", anunció la Radio del Ejército de Israel. "Cayó en una gran confusión porque no se preparó adecuadamente y no cristalizó sus pasos futuros... La urgencia de Olmert de convocar a los ministros de Defensa y Asuntos Exteriores, a los jefes de inteligencia y a los comandantes del ejército a una sesión de consulta, refleja la confusión causada por el temblor de grueso calibre provocado por la victoria de Hamás. Este gobierno no tiene una política clara, ni a nivel táctico ni estratégico".

LEER: ¿Qué puede deparar este año a los palestinos?

Desde entonces, Israel ha hecho todo lo posible por derrocar al gobierno de Hamás y obstaculizar la actuación del parlamento palestino. El 14 de febrero de 2006, el New York Times publicó un informe sobre un plan israelí-estadounidense para aislar a la Autoridad Palestina dirigida por Hamás y así hacer sufrir al pueblo palestino y obligarlo a derrocar al gobierno de Hamás y restaurar a Al Fatah en el poder. Esto se consiguió, con el resultado de que la AP controlada por Fatah en Ramallah está respaldada por Israel y sus aliados, mientras que una administración dirigida por Hamás dirige la Franja de Gaza, la principal base de poder del movimiento, que está asediada por Israel y sus aliados.

En cuanto a las negociaciones, la Conferencia de Paz de Madrid de noviembre de 1991 partió de la base de que las negociaciones políticas entre los árabes y la potencia ocupante debían basarse en el principio de tierra por paz. Madrid preparó el terreno para los Acuerdos de Oslo, que se firmaron en Washington el 13 de septiembre de 1993. Fue la primera reunión pública entre los representantes de la Organización para la Liberación de Palestina y los de la potencia ocupante.

"La Organización para la Liberación de Palestina reconoce el derecho de Israel a existir en paz y seguridad", proclamó Yasser Arafat. El primer ministro israelí Yitzhak Rabin dijo que "el gobierno de Israel decidió reconocer a la OLP como representante del pueblo palestino". Arafat y Rabin se estrecharon debidamente la mano.

Los Acuerdos de Oslo estipulaban una retirada gradual de las fuerzas israelíes de Cisjordania y la Franja de Gaza y el establecimiento de una "autoridad palestina autónoma provisional" durante una fase de transición de cinco años que finalizaría en 1998. Culminaría con un acuerdo permanente basado en las Resoluciones 242 y 338 de la ONU, que finalizaría tres años después del acuerdo, con el inicio de "negociaciones sobre el estatuto permanente" para determinar el estatuto de Jerusalén, las fronteras y la cuestión de los refugiados.

Acuerdos de Oslo, el 25º aniversario - Caricatura [Sabaaneh/MonitordeOriente]

A este acuerdo le siguieron otros, como el Acuerdo Gaza-Jericó de 1994 y el Acuerdo de Taba o Segundo Acuerdo de Oslo de 1995. Éste dividió Cisjordania ocupada en las zonas A, B y C para definir las zonas bajo el dominio de la Autoridad Palestina y las que estaban bajo el control de las autoridades de ocupación israelíes. El acuerdo estipulaba la retirada de las fuerzas de ocupación de seis grandes ciudades palestinas y 400 pueblos a principios de 1996; la elección de 82 miembros del Consejo Legislativo; y la liberación de los detenidos palestinos en las cárceles israelíes. El segundo Acuerdo de Wye River llegó en 1999.

Cuando palestinos e israelíes firmaron los Acuerdos de Oslo en 1993, el número de colonos ilegales en los territorios palestinos ocupados en 1967 era de 253.000. Casi treinta años después esta cifra ha aumentado a 712.000 que viven en más de 196 asentamientos ilegales y 232 de los llamados puestos de avanzada que dominan casi el 42% de Cisjordania.

OPINIÓN: ¿Habrá una paz duradera entre Israel y Palestina?

Este dramático aumento del número de colonos y asentamientos ha convertido los sueños de los negociadores palestinos de establecer un Estado independiente en lo que quedaba de la tierra histórica de Palestina -Cisjordania y la Franja de Gaza- en una pesadilla. Los asentamientos se han construido en tierra palestina, al igual que el tristemente célebre "Muro de Separación" y las carreteras y otras infraestructuras de los colonos, lo que significa que los "hechos sobre el terreno" hacen imposible que exista un "Estado de Palestina" en un territorio contiguo y que sea viable. En su lugar, dicho Estado será una serie de "bantustanes" desprovistos de conexiones físicas entre sus ciudades, pueblos y aldeas.

Dado que Israel ha insistido en que los palestinos cumplan todas sus obligaciones en virtud de Oslo, mientras que no ha implementado ninguna de las suyas de manera significativa; y ha presionado a los palestinos para que hagan todas las concesiones posibles mientras que nunca ha hecho ninguna, está claro que los Acuerdos de Oslo han fallado al pueblo de Palestina. Basándose en lo anterior, es difícil concluir otra cosa que no sea que el pueblo palestino no puede ejercer su derecho a la autodeterminación si confía únicamente en los medios pacíficos expuestos en este artículo.

Este artículo se publicó por primera vez en árabe en Arabi21 el 17 de diciembre de 2021

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOrganizaciones InternacionalesOriente MedioPalestinaSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines