Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Qué puede deparar este año a los palestinos?

Los palestinos realizan una manifestación en solidaridad con los presos palestinos que se enfrentan a la represión en las cárceles israelíes, en la Masjid Al Aqsa, Jerusalén, el 10 de septiembre de 2021. [Mostafa Alkharouf - Agencia Anadolu].

Los resúmenes del Informe Estratégico Palestino para 2020-2021, presentado recientemente por el Centro de Estudios y Consultas Al-Zaytouna, no ofrecen mucho optimismo para 2022. Esto es así a pesar de que la situación interna palestina en los últimos dos años fue testigo del mayor avance en diez años.

Sin embargo, también se produjo la mayor decepción. Se habían depositado grandes esperanzas en el éxito de la reconciliación y en poner la casa palestina en orden desde el verano de 2020, pero todo esto terminó en un gran fracaso el año pasado. Fue acompañado por la mayor crisis de confianza y credibilidad sufrida por los dirigentes de la Autoridad Palestina y de la Organización para la Liberación de Palestina entre el pueblo palestino.

El informe indicaba la continuación de la crisis del proyecto nacional palestino, y el continuo conflicto entre las principales fuerzas palestinas por los acuerdos y la resistencia en ausencia de un programa nacional que controle las constantes y gestione la fase. También señalaba el continuo deterioro de las instituciones oficiales palestinas mientras los actuales dirigentes sigan teniendo el control, lo que significa que no hay ninguna perspectiva real de poner la casa palestina en orden y celebrar elecciones justas y transparentes. Esta dirección seguirá gestionando este expediente dentro de un marco táctico que no es serio, a menos que se garantice que los acuerdos conduzcan a su reelección y que la facción que representa -Fatah- siga dominando la vida política palestina.

La erosión de la AP y la exposición de su papel funcional, así como la reducción de su base de apoyo popular, pueden conducir a una mayor posibilidad de que compense esto con más seguridad y represión política para garantizar su supervivencia. Esto llevará a una mayor oposición popular.

LEER: Los pueblos árabes palestinos "no reconocidos" por Israel

Además, aumentará la presión popular y de las facciones palestinas para que se establezca un liderazgo palestino interino, o la selección de un partido neutral, con poderes plenos y no disruptivos para llevar a cabo las medidas necesarias para reordenar las instituciones palestinas. También existe una oportunidad razonable de formar un frente o alineamiento nacional palestino que apoye la línea de resistencia y presione para reconstruir dichas instituciones. Por el momento, esto está formado principalmente por Hamás, la Yihad Islámica y el Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), con la posibilidad de ampliarse para incluir a otras facciones e individuos palestinos dentro y fuera de la Palestina ocupada que presionen en esta dirección.

En el próximo período, puede haber mejores oportunidades para la acción e iniciativas populares en el país y en el extranjero, que pueden influir en el ámbito palestino si se gestionan bien. Esto se debe al vacío creado por la interrupción del proceso de reconciliación, la actual sensación de impotencia y la pérdida de visión y dirección de la que adolecen los dirigentes palestinos.

Mientras tanto, se espera que se imponga una presión para someter y marginar a las facciones de la resistencia, y para impedir que tomen la iniciativa en los asuntos palestinos. Esta presión incluirá el asedio impuesto a la Franja de Gaza; el agotamiento de las fuentes de apoyo financiero, popular y político; y la publicación de narrativas distorsionadas en los medios de comunicación. Sin embargo, los grupos de resistencia podrán superar esta fase si mantienen su cohesión, su brújula moral y la gestión de sus capacidades, al tiempo que atraen y absorben el apoyo de cada vez más palestinos de a pie.

Cuando la comunidad internacional y la política palestina abandonan a Gaza, ¡pero ésta se levantará! - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

En Israel, los sionistas se mueven en direcciones religiosas y nacionalistas cada vez más extremas; las corrientes derechistas y religiosas dominan la política y el gobierno. La izquierda en Israel ha disminuido notablemente. Con el carácter "judío" del Estado consagrado en la ley, Israel se propone "judaizar" la ciudad ocupada de Jerusalén y la Cisjordania ocupada mediante una intensa actividad de asentamientos ilegales.

La política israelí ha pasado por un grado de inestabilidad con cuatro elecciones generales entre 2019 y 2021, lo que ha afectado a la capacidad del gobierno para tomar decisiones. Los partidos políticos más grandes fueron (y siguen siendo) incapaces de formar gobiernos estables, tal era el deseo de acabar con el papel de Benjamín Netanyahu como el primer ministro más longevo de Israel. Todavía se enfrenta a cargos de corrupción.

Incluso tras la formación de un nuevo gobierno de coalición encabezado por Naftali Bennett y Yair Lapid en junio del año pasado, la oposición a Netanyahu siguió siendo una razón importante para su cohesión, a pesar de su heterogeneidad política, económica e ideológica, y de estar dirigida por el jefe de un partido pequeño. Aunque la coalición podría caer en cualquier momento, parece probable que se mantenga en el poder mientras los partidos teman el regreso de Netanyahu a la primera línea política.

A pesar de su progreso económico y tecnológico, de su superioridad militar cualitativa, de su elevada renta nacional y per cápita, y de la existencia de Estados árabes débiles y fragmentados -algunos de los cuales han normalizado sus relaciones con el Estado de ocupación-, Israel carece de estabilidad. Sigue siendo incapaz de vencer la resistencia palestina a su brutal ocupación militar. También existe -independientemente de los llamados Acuerdos de Abraham- un total rechazo popular al Estado de ocupación en el mundo árabe y musulmán, junto con el apoyo a la resistencia. La inestabilidad regional contribuye a ello, al igual que el aparente deterioro de la calidad de los dirigentes israelíes y la creciente falta de voluntad de los jóvenes israelíes para servir en el ejército en los territorios palestinos ocupados.

En 2020 y 2021, los EAU y Bahréin firmaron acuerdos de normalización con Israel, seguidos por Sudán y Marruecos. Los EAU parecen ser los más entusiastas de la normalización de los vínculos políticos, económicos y turísticos con Israel. El año pasado, los intercambios comerciales entre ambos ascendieron a unos 1.136 millones de dólares, lo que supone unas cinco veces el valor del comercio entre Israel y Egipto, que mantiene relaciones normalizadas con Israel desde hace más de cuatro décadas.

LEER: ¿Habrá una paz duradera entre Israel y Palestina?

Se espera que el mundo árabe siga siendo inestable y vulnerable, desintegrándose lentamente a medida que aparezcan grietas en los países que están en contra de los objetivos de la Primavera Árabe de libertad y democracia para el pueblo. El rechazo popular a la normalización seguirá siendo generalizado, y la inestabilidad derivada del cambio de presidente en Estados Unidos, la disminución de la presión sobre los regímenes árabes, el rechazo palestino unificado al "acuerdo del siglo" y a la normalización, y la victoria de los grupos de la resistencia en la batalla de la Espada de Jerusalén darán lugar a un cierto grado de confusión en la política árabe, con regímenes que no saben si seguir adelante con la normalización o dejarla en segundo plano.

Por tanto, es probable que el impulso de la normalización decaiga, no sólo por las razones expuestas anteriormente, sino también porque los regímenes normalizadores se darán cuenta de que el coste y la carga de la misma son mucho mayores que los beneficios y lo que esperaban conseguir de una relación con Israel. Seguirá existiendo una crisis de desconfianza y credibilidad, ya que el Estado de ocupación actúa con oportunismo y condescendencia, sin la más mínima posibilidad de que se convierta en amigo y aliado.

Los regímenes árabes seguirán apoyando la vía de un acuerdo de paz y a los actuales dirigentes de la AP y la OLP. Los regímenes que se ocupan principalmente de la cuestión palestina seguirán oponiéndose a la opción de la resistencia y a la tendencia islámica, o manteniendo sus reservas al respecto, lo que dificultará cualquier reordenación real de los asuntos palestinos que refleje la voluntad popular sobre el terreno.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines