Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El fracaso de la iniciativa en Kazajistán

Esta vista general muestra un vehículo frente a un edificio administrativo incendiado en el centro de Almaty el 7 de enero de 2022, después de la violencia que estalló tras las protestas por las subidas de los precios del combustible [ALEXANDR BOGDANOV/AFP vía Getty Images].

Rusia frustró un plan estadounidense-israelí para bombardear Kazajistán del mismo modo que lo hicieron con Afganistán, que fue lo que ocurrió en Irak, Siria, Libia y Yemen, beneficiándose de la experiencia de su tardía intervención en Siria. Respondió rápidamente a la petición del presidente kazajo, Kassym-Jomart Tokayev, y desplazó fuerzas de intervención rápida al amparo de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva formada en 2002 tras la invasión estadounidense de Afganistán. Está formada por seis países que fueron miembros del grupo soviético: Rusia, Kazajstán, Bielorrusia, Armenia, Tayikistán y Kirguistán. Enviaron sus fuerzas para conseguir dos objetivos: en primer lugar, proteger las instalaciones del Estado kazajo y, en segundo lugar, apoyar a las fuerzas kazajas para hacer frente a la invasión e intervención de facciones armadas yihadistas.

Las fronteras de Kazajstán con China se extienden a lo largo de 1.460 km, y con Rusia a lo largo de 6.467 km, con una superficie de más de 2,5 millones de kilómetros cuadrados. Es rico en minerales como petróleo, gas, manganeso, hierro, cromo y carbón, y es el mayor productor de uranio del mundo. Por tanto, constituye una rica palanca productiva para las necesidades minerales de China y Rusia. Tiene menos de 20 millones de habitantes, aunque es el noveno país más grande del mundo, y cuenta con el cosmódromo de Baikonur, que sigue siendo el más importante y grande lanzador de cohetes espaciales del mundo.

Kazajstán es un centro de atención internacional, por ser un lugar estratégico en Asia Central, que afecta a la seguridad de China y Rusia, los dos países rivales de Estados Unidos, que desplazó su atención de la región árabe para centrarse en Asia Oriental y Central. Este cambio estadounidense es lo que ha llevado a Washington a retirarse repentinamente de Afganistán y entregarlo a los talibanes, con el objetivo de crear un círculo de tensión, fricción y choque con China en el este, Irán en el oeste y Tayikistán, Uzbekistán y Turkmenistán en el norte. Esto tiene como objetivo encender la región de Asia Central y drenar a China, Rusia e Irán, con garantías de que los intereses de Estados Unidos no serán expuestos por los talibanes y sus manos.

LEER: El jefe de la misión rusa de "mantenimiento de la paz" en Kazajistán es el mismo general que dirigió las operaciones en Ucrania y Siria

El complot para bombardear Kazajistán tuvo lugar en dos etapas:

La primera fue a través de las protestas populares que estallaron el 2 de enero de 2022, dirigidas por organizaciones de la sociedad civil financiadas por Occidente, motivadas por la ausencia de democracia y pluralismo, el aumento de los precios de los combustibles y productos básicos y las difíciles condiciones económicas.

La segunda etapa es el traspaso de facciones armadas yihadistas pertenecientes al Islam político, a Al Qaeda y a Daesh, dotadas de la experiencia de combate que han acumulado por su participación en las tareas de la yihad en Afganistán, Siria e Irak. Están financiados por un Estado petrolero y cuentan con una planificación estadounidense, israelí y europea.

La rápida intervención rusa del jueves 6 de enero de 2022, con los países de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva, frustró el proyecto de convertir a Kazajstán en el segundo centro de tensión y desgaste después de Afganistán, y de crear un frente fronterizo de retaguardia que agote a los opositores de Estados Unidos y los empuje hacia la inestabilidad en la región de Asia Central. Esto es lo que ocurrió en nuestra región árabe, y lo consiguieron, ya que destruyeron Siria, Irak, Libia y Yemen y debilitaron al resto de los países árabes drenando sus recursos financieros y capacidades, en beneficio de la colonia y la dominación israelí.

La conspiración de Kazajstán fracasó. ¿Presionarán Washington, Tel Aviv, Europa y los financieros para detener sus planes, o pasarán a planear en otros países? ¿Qué países serán esos?

LEER: Siria se une a la nueva Ruta de la Seda de China

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEEUUEuropa y RusiaIsraelKazajistánOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisRusia

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines